15 de marzo de 2020
15.03.2020

Tampoco Cataluña se desplomó

La realidad es que la economía, el tejido social, la estructura productiva y el impulso de la iniciativa privada son capaces de resistir muchos más embates institucionales, factores adversos y desgracias endógenas o exógenas de lo que la creencia general admite

14.03.2020 | 19:13
Tampoco Cataluña se desplomó

La tensión secesionista catalana, la fractura social, el conflicto político que suscitó el proceso judicial, los disturbios y la salida aparentemente masiva de empresas y bancos de la comunidad hacia otros territorios generó una percepción de hundimiento y desplome económico en Cataluña. La realidad es que la economía, el tejido social, la estructura productiva y el impulso de la iniciativa privada son capaces de resistir muchos más embates institucionales, factores adversos y desgracias endógenas o exógenas de lo que la creencia general admite.

Desde 2014 (cuando se produjo la primera consulta soberanista en Cataluña) hasta fines de 2019 el censo empresarial catalán aumentó en 35.662 sociedades. El incremento (6,10%) superó al de conjunto del país (5,53%). Cataluña, que en 2014 reunía el 18,33% de las compañías españolas, hoy suma una décima más: el 18,43%. Sí hubo una pérdida de sociedades desde la declaración de independencia de octubre de 2017 (-6,22%), pero apenas fue 15 centésimas mayor que la caída en el mismo periodo (-6,07%) del censo empresarial español, por lo que en modo alguno se justifica el dramatismo con que se narró el traslado de sedes sociales a otras regiones. Cataluña sigue siendo la región con más empresas del país.

El empleo también aumentó desde el inicio de la deriva soberanista. A fines de 2014 Cataluña aportaba el 17,34% del empleo español y al cierre de 2019, el 17,41%. En España los ocupados crecieron en ese lustro el 13,64%, y en Cataluña, el 14,10%. En 2019 fue la tercera comunidad en la que más aumentó la ocupación. Así que en el ámbito laboral tampoco hubo el desplome económico pronosticado. Cataluña fue la quinta región que más creció en 2019 pese a su alta exposición al mercado internacional (en desaceleración) y a la economía alemana (en estancamiento). El independentismo, los altercados callejeros tras la sentencia del procés y la campaña organizada contra los turistas tampoco frenó su afluencia: creció el 0,8% en 2019 y Cataluña volvió a ser la región con más visitantes extranjeros: el 23,1%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook