07 de marzo de 2020
07.03.2020

Canarias no creará empleo este año y las empresas buscan "al menos" mantenerlo

La Cámara de Comercio no descarta que la economía regional crezca en 2020 por debajo del 1% v La institución pide nuevas medidas en favor del sector turístico

06.03.2020 | 18:26
Lola Pérez, Santiago Sesé (c.) y Juan Ramón Fuentes, ayer en un instante de la rueda de prensa.

La desaceleración que experimenta la economía canaria no es pasajera. El frenazo del tejido productivo no solo continuará este año, sino que incluso será más perceptible. Y en este contexto es imposible crear empleo. Es más, los esfuerzos deben centrarse en "al menos" evitar que se destruyan los actuales puestos de trabajo. Para ello, según el empresariado, hace falta que los gobiernos pongan en práctica las "políticas" adecuadas para superar la coyuntura sin que crezca la cola del paro.

Así lo explicó ayer el presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, Santiago Sesé, en la presentación del último Boletín de situación económica que la institución elabora en colaboración con los analistas de CaixaBank. Con los rescoldos de la desaceleración de la economía alemana y de la quiebra del turoperador Thomas Cook aún sin limpiar, la inminencia del brexit y sobre todo el brote de coronavirus son los dos factores que amenazan el futuro inmediato de las Islas. Aunque el comportamiento del sector turístico fue notable el año pasado, capeando la tormenta que se desató a finales de septiembre con la bancarrota de Thomas Cook (que traía cada año al Archipiélago a más de dos millones de visitantes) y la pérdida de turistas alemanes, el nuevo escenario exige facilitar las cosas a las empresas. ¿Cómo? Con medidas de auxilio fiscal y abriendo líneas de créditos blandos.

La directora general de la Cámara, Lola Pérez, que junto al director de CaixaBank en Canarias, Juan Ramón Fuentes, acompañó a Sesé en la presentación del boletín, explicó que una posibilidad es tramitar esos préstamos blandos a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), institución adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital. Y entre las posibles medidas fiscales citó, por ejemplo, el aplazamiento del pago de impuestos, para que las empresas no pierdan liquidez en el corto plazo, y de las cotizaciones sociales. Por tanto, son ayudas muy similares a las que los gobiernos aprobaron hace apenas unos meses para contribuir a superar la crisis de Thomas Cook. Esto para paliar los efectos del coronavirus, y luego está por ver en qué medida las Regiones Ultraperiféricas (RUP), entre ellas Canarias, pueden valerse de sus circunstancias excepcionales (básicamente la lejanía respecto del territorio continental) para mantener el statu quo en las relaciones comerciales con el Reino Unido. Y, por si fuera poco, otro factor que enturbia el escenario, recordó Pérez, es el reparto de los fondos europeos para el período 2021-2027, ya que cada vez parece más difícil que España pueda conseguir que los dineros de la Política Agraria Común, del Posei en el caso del Archipiélago, no sufran recortes.

De todo lo anterior dependerá que 2020 no sea un año malo o incluso muy malo. El objetivo que planteó Sesé es lograr que el ejercicio no cause males mayores, sobre todo en el empleo. Sin embargo, y al margen de esas medidas para suavizar la crisis en el turismo por el coronavirus, el representante empresarial hizo hincapié en que la política no está contribuyendo como debería a superar la coyuntura. En esta línea, tanto el presidente como la directora general de la Cámara de Comercio ven necesario "relajar" cuanto antes la regla de gasto, algo que está en manos del Ministerio de Hacienda. Eso sí, puntualizaron que si finalmente el Gobierno central abre la mano y permite gastar el superávit que la Comunidad Autónoma y los ayuntamientos tienen bloqueado en los bancos, el destino de ese dinero debe ser la inversión, y no la Administración pública en sí misma. En otras palabras: que se emplee para ejecutar obras y proyectos y generar así puestos de trabajo, no para incrementar los sueldos públicos o aumentar el gasto corriente. En relación con esto, Juan Ramón Fuentes puso énfasis en la "excesiva complejidad" que implica obtener una licencia de obra, una de las eternas quejas del empresariado canario.

'No' a la subida de impuestos


Además, los representantes empresariales creen que no es este el momento de subir impuestos. Ni desde el Ministerio de Hacienda, que implantará la tasa Tobin, la tasa Google y nuevos impuestos medioambientales (entre ellos un tributo al transporte aéreo que ha levantado ampollas en Canarias), ni desde el Gobierno regional, que sin ir más lejos ha subido en medio punto el tipo general del IGIC. "Hay que posponer las decisiones de subir impuestos o de implantar nuevas tasas", subrayó Sesé.

En este escenario, fuertemente marcado por la incertidumbre, los expertos de la Cámara y de CaixaBank no se atrevieron a aventurar cuánto crecerá la economía en 2020, pero Lola Pérez deslizó que la subida del PIB incluso podría ser inferior al 1%. No obstante, todo dependerá de en qué sentido se resuelva esta incertidumbre, de si la crisis por el coronavirus se ataja o no con rapidez, de si la economía alemana se estabiliza definitivamente o de si el brexit es o no traumático. En todo caso será difícil que la economía llegue a crecer al menos el 1,5% que lo hizo en 2019, según los cálculos de la Cámara.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas