28 de diciembre de 2019
28.12.2019

La falta de Gobierno en Madrid frena el ascenso de la energía renovable en Canarias

Tres proyectos en el mar y la 2ª subasta con fondos Feder aguardan la normalización de la política

27.12.2019 | 23:15
Prototipo de aerogenerador marino con doble turbina que Enerocean probó en la bahía de la capital grancanaria este mismo año.

La entrada en funcionamiento de los parques eólicos del penúltimo cupo canario al final del pasado año permitió triplicar la presencia de energía renovable en el mix energético del Archipiélago. Desde entonces, varios proyectos eólicos marinos -tecnología que carece de marco legal- y la segunda subasta para las Islas con fondos Feder -incluye fotovoltaica- aguardan la posibilidad de hacerse realidad. La velocidad de crucero que se alcanzó en los últimos días de 2018 se ha perdido por la inexistencia de un Gobierno central.

"En Canarias, gracias a los nuevos parques eólicos instalados en 2017 y 2018, la generación eólica se ha triplicado respecto a 2017", señaló esta misma semana la Asociación Empresarial Eólica (AEE). En tres años y medio, el departamento que entonces dirigía Pedro Ortega consiguió deshacer un enredo de muchos años y permitir al Archipiélago tomar el tren del presente en la batalla por reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases nocivos a la atmósfera. La misma asociación detalló que este año se ha logrado atender el 13% de la demanda eléctrica del Archipiélago con renovables. Un salto de gigante si se tiene en cuenta que hace dos años ese porcentaje era del 4,4%.

El día de Navidad del pasado año se publicó la primera de las subastas -íntegramente de potencia eólica (183,95 megavatios)- que incluía fondos europeos (57,8 millones de euros) para cofinanciar por vez primera la inversión de los promotores. El último día de 2022, los proyectos presentados por los adjudicatarios tienen que estar en funcionamiento.

A partir de ahí, el desierto. La situación de la política nacional no va a prolongarse eternamente, pero el parón atenta directamente contra los objetivos que la propia salud del planeta exige cumplir en el menor plazo de tiempo posible. Entre otros, el 45% de presencia renovable en el mix canario en 2025 que marcó el anterior Ejecutivo regional. La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se comprometió, antes de quedar en funciones el pasado mes de abril -primeras elecciones generales del año-, a que Canarias contara este mismo año con una nueva subasta de potencia renovable. Una convocatoria que está llamada a sacar del cajón del olvido a la energía fotovoltaica, denostada por su contribución al crecimiento del déficit de tarifa, pero que ha logrado mejorar su competitividad a pasos agigantados en los últimos años.

La realidad es otra. La segunda subasta habrá de esperar. También han de hacerlo los dos proyectos que el multinacional Grupo Enzen ha diseñado para Lanzarote, ambos en el mar, uno para el aprovechamiento de la energía que produce el movimiento de las olas (undimotriz) y el otro, eólico marino flotante. Hay más. También está a la espera la noruega Equinor (filial de la petrolera Statoil) para empezar a hacer realidad su gran parque eólico off shore -en el mar- de 200 megavatios, que tendrá por ubicación la costa de Juan Grande, en Gran Canaria. También en este último caso flotante. El rápido crecimiento de la profundidad marina por su origen volcánico, y la consiguiente ausencia de plataforma continental, convierte a las Islas en un lugar ideal para investigar y explotar estas estructuras de las que ya hay experiencia en Escocia y, en breve, en Portugal.

Todas estas ideas se expusieron en la Cumbre del Clima celebrada recientemente en Madrid. Recibieron el aplauso unánime del público y merecieron la atención de los medios de comunicación internacionales. La directora general de Energía del Gobierno de Canarias, Rosa Melián, sostiene que en su departamento no están de brazos cruzados. "Tenemos la firme intención de impulsar las renovables off shore", asegura, lo que no le impide reconocer que es imposible lograr que los proyectos cristalicen sin un Gobierno de España.

Las conversaciones entre las administraciones estatal y canaria existen. "Se ha adelantado todo lo posible", confirma Melián. De esa manera, en el momento en que se constituya el nuevo Ejecutivo, generar un marco regulatorio para las renovables en el mar estará entre las prioridades.

Además de los 200 megavatios previstos por Equinor, aguardan ese momento dos megavatios en el norte de Lanzarote que permitirán comprobar el aprovechamiento de la undimotriz y entre tres y cinco megavatios más en Puerto Mármoles, para reducir el actual consumo de combustible de la planta desaladora Díaz Rijo

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook