12 de noviembre de 2019
12.11.2019

Enrique Marazuela: "No necesariamente una desaceleración tiene que terminar en una recesión"

Marazuela, director de inversiones BBVA Banca Privada, destaca que "Canarias siempre está al frente del ciclo. Empieza a caer y a acelerarse antes"

12.11.2019 | 01:22
Enrique Marazuela

Enrique Marazuela (Madrid, 1962), director de Inversiones BBVA Banca Privada y presidente de CFA Society Spain, expone que la indefinición política afecta a largo plazo y no a corto a menos que se tomen "medidas drásticas equivocadas".?A la hora de invertir, asegura, "no hay que volverse loco" en buscar el mejor momento.

¿Hay que preocuparse con la desaceleración de las economías?

La previsión del banco para este año es de un crecimiento global del 3,2% y del 3,1% para el año que viene. Esta década, menos en 2011 porque hubo un efecto rebote de la gran crisis, el crecimiento mundial se situó entre el 3,2% y 3,4%. Es verdad que se aceleró en el 2017 hasta el 3,8% y que desde entonces no ha hecho más que desacelerarse, pero eso no es una recesión, es una simple desaceleración que hasta ahora ha sido suave.

Pero hay factores determinantes como el brexit, la guerra comercial entre EEUU y China o el freno de la economía alemana que infunden temor.

Los dos shocks más grandes que hemos tenido a nivel global han sido las tensiones comerciales entre China y EEUU y el brexit. Lo primero ya ha tenido efectos en el crecimiento global, pero ahora estamos en un momento dulce. Va a ser un conflicto largo, pero va a tener solución. Lo digo porque en las guerras comerciales solo hay perdedores y es un triste consuelo que uno pierda más que otro. En economía, en general, te planteas lo siguiente. ¿Está todo cogido con alfileres? Sí, pero no se estropea porque hay interés en que continúe. Esa es, quizás, la razón del optimismo que muchas veces tenemos.

¿Y qué pasa con el brexit?

Ya hay un acuerdo entre la UE y Boris Johnson, aunque está pendiente de ratificar por parte del Parlamento británico. Evidentemente el brexit no nos gusta. Creemos mucho más en la libre circulación de personas, bienes, servicios y capitales entre los países de Europa porque eso fomenta la eficiencia económica y la productividad. Pero más allá de eso, había muchas posibilidades de brexit y tenemos un punto medio. Al menos se reduce la incertidumbre.

Bruselas ha rebajado en cuatro décimas el crecimiento del PIB de España para este año y prevé una ralentización durante los dos próximos. ¿Ve síntomas de recesión?

La previsión de crecimiento que teníamos para este año era del 2,3% y estamos en el 1,9%. El año que viene era del 1,9% y ahora estamos en el 1,6%. Es crecimiento positivo.

¿Pero esa desaceleración va a parar en algún momento?

Tenemos la idea de que los ciclos económicos son crecientes y que empiezan a decrecer cuando llegan a un máximo.?Y que no empiezas a recuperarte hasta que acabas en una recesión. No es así. Dentro del ciclo hay oscilaciones constantes. Entonces, no necesariamente una desaceleración tiene que terminar en una recesión. No hay que olvidar tampoco que España es un país muy abierto al exterior. Las exportaciones representan el 34% de su PIB. España es, además, el segundo mayor productor de automóviles de Europa, solo precedido por Alemania. Y el sector del automóvil está en proceso de indefinición.

¿Qué incidencia tiene la incertidumbre política?

Afecta a la economía a largo plazo. Cuando no se toman medidas para adaptar la economía a las nuevas circunstancias y mantenerla en su punto de competitividad, le afecta. Pero no es de un día para otro, a menos que tomes medidas drásticas equivocadas, que normalmente no se toman.

¿Y no ahuyenta a la inversión extranjera?

No, para nada. Observamos desaceleración de la inversión muy en línea de cómo está siendo en Europa. No hay que olvidarse tampoco de que España crece más que Europa. También es absurdo pensar que somos capaces de acelerar una economía cuando nuestros socios de referencia están desacelerándose.

Las expectativas en Canarias también se enfrían. Crisis turística, ligero repunte del paro... ¿Existe una tormenta perfecta?

Canarias siempre está un poco en el frente del ciclo. Empieza a caer antes que el resto del país y también se acelera antes. La capacidad del mercado británico influye muchísimo en España, pero sobre todo en Canarias. Evidentemente habrá consecuencias negativas, pero parece ya que el gran bocado lo hemos sufrido.

¿Cuándo estará la economía preparada para la retirada de estímulos?

Nos hemos metido en una política de tipos de interés cero e incluso negativos con incrementos de tamaño de balance brutales. Las compañías están preparadas siempre y cuando los cambios no sean drásticos. El problema puede ser el sector público. Ahora mismo con unos niveles tan bajos de coste de la deuda pública, unas subidas le suponen aumento del déficit público.

¿Ahora es el mejor momento para invertir? ¿Por dónde debe empezar el pequeño inversor?

No hay que volverse loco en buscar el mejor momento. El momento es ya. ¿Que puede tener sinsabores? De acuerdo. Pero las decisiones hay que tomarlas en función de riesgos y no en función de rentabilidades. Si se toman en función de rentabilidades, siempre habrá algún momento que va a decepcionar.

¿La inversión sostenible despega?

La sostenibilidad ha venido para incorporarse al proceso de inversión. Los consumidores son muy sensibles a compañías que no cumplen los criterios de sostenibilidad. Con lo cual, lo peor que le puede ocurrir a una compañía es perder a su clientela.

La revolución digital parece imparable. ¿Todo pasará por las criptomonedas o el blockchain o será una nueva burbuja?

No estamos hablando todavía de burbujas. El blockchain va a afectar a todo y es difícil aún vislumbrar cómo. Las criptomonedas han tenido su momento de oro y ahora muchas han caído. Pero claro que habrá criptomonedas en un futuro, pero no va a ser algo drástico ni necesariamente tiene que estar al margen de los bancos centrales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook