La consejera de Turismo del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, aseguró ayer que no hay que temer una caída "drástica" del empleo turístico en 2020 pese a amenazas como el brexit o la reciente caída del turoperador Thomas Cook, entre otros.

Así lo sostuvo durante el Pleno del Parlamento de Canarias, destacando el impacto del sector en el empleo de las Islas, con hasta 36 puestos de empleo indirectos creados por cada cien directos. Además, destacó "la línea ascendente imparable" que dibuja el empleo turístico desde 2010, aunque consideró que eso no debe derivar en conformidad. "Las actuales cifras de empleo no son las deseables, ni tampoco la temporalidad, aunque también evoluciona favorablemente", señaló.

El diputado de Podemos Francisco Déniz interpeló a la consejera dibujando un turismo canario "a su libre albedrío", incumpliendo convenios laborales, favoreciendo empleos y trabajadores de "baja cualificación" para pagarles menos.

Por su parte, el diputado del PP Carlos Esther afirmó que el sector "lo está pasando mal", por lo que solicitó al cuatripartito una rebaja del IGIC turístico al 5%. por ciento. Para los populares, lo que el Ejecutivo canario hace es "engañar a los canarios" escondiendo un "sablazo fiscal" bajo la pretensión de mejorar los servicios públicos.

Desde CC, José Alberto Díaz-Estébanez León defendió evitar la "caricatura" que supone abrazar "la turismofobia" porque "se tarda poco en destruir" lo logrado y "mucho" en recuperarlo.