21 de octubre de 2019
21.10.2019

Canarias pugnará por tener el 12% de la cuota nacional de atún rojo

El Gobierno recurre el real decreto que regula el reparto, al tiempo que negocia con el Estado reabrir la pesquería para las 147 toneladas que se quedaron sin capturar en la campaña de este año

21.10.2019 | 03:00
Descarga de ejemplares de atún, el pasado junio en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Canarias aspira a que su flota pesquera tenga derecho a elevar su participación en la pesca del atún rojo y, para ello, peleará ante los tribunales con la intención de que el reparto que establece el Ministerio tenga en cuenta factores sociales y medioambientales, además de históricos, que sustentan su reclamación. El objetivo es que la parte que toca a los pescadores del Archipiélago crezca desde el actual 8% a un 12% de las capturas de todo el país.

Ya el anterior Gobierno regional presentó ante el Tribunal Supremo un recurso contencioso-administrativo contra el real decreto de 2018 que regula la distribución de los cupos. El actual ha acordado recientemente proseguir con esta acción judicial y "reforzarla", explica el director general de Pesca del Ejecutivo, Carmelo Dorta. Aunque la reivindicación tradicional de Canarias ha sido una cuota del 10%, Dorta sostiene que hay razones que permiten ir más allá y plantear ese 12%.

El recurso se mantiene pese a la teórica sintonía entre las administraciones autonómica y central -ambas gobernadas por el PSOE-, con la intención de que un pronunciamiento favorable de la Justicia aporte un aval para acordar nuevas cuotas, ya no solo para el patudo -atún rojo-, sino también para otras especies de atún, como el barrilote y la tuna. "Esto nos dará fuerza a la hora de negociar", afirma Dorta.

De hecho, la estrategia judicial se desarrolla en paralelo al diálogo con el Estado, en este caso para intentar que se vuelva a abrir la pesquería para que los profesionales de las Islas puedan capturar las 147 toneladas de atún rojo -de un total de 438,5- que quedaron sin pescarse en la campaña de este año, producto del cambio de criterio de distribución entre la flota canaria, que pasó de la pesca olímpica -se pesca hasta que se agota la cuota- a una asignación de cupos por barcos. La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca ve predisposición en el Ministerio y considera que "hay muchas posibilidades" de que acceda a la reivindicación planteada por Canarias.

De conseguirse, esta medida estará dirigida a poner las bases para permitir que la campaña se inicie antes en el Archipiélago. La pesquería comienza habitualmente en los primeros días de marzo -aunque este año lo hizo con dos semanas de retraso sobre las fechas previstas-, pero en Canarias el patudo está presente desde meses antes. Según Dorta -que ha ejercido como pescador profesional e investigador universitario en biología marina-, la demora supone que los ejemplares se alejen cada vez más de la costa, con lo que solo pueden acceder a ellos "los barcos más grandes". Eso es lo que ocurrió entre los pasados meses de marzo y junio: las embarcaciones de mayores dimensiones completaron el cupo que se les había adjudicado y la cuota total no se agotó.

"Si se nos permite la reapertura en estas fechas, marcamos un precedente para tener la pesquería abierta más tiempo", explica el director general, que revela que la intención del Gobierno autonómico es que el próximo año la campaña pueda empezar en enero. Este adelanto de la pesca permitiría "tener atún rojo fresco en el mercado en un momento en que en Europa prácticamente no hay" y, de esta manera, contar en las Islas con un producto "muy cotizado".

La idea de la Consejería es que la nueva apertura de la pesquería para poder hacerse con el remanente de 2019 se haga de nuevo mediante la modalidad de pesca olímpica, dado que en este caso no parece previsible que las embarcaciones de más tamaño salgan por una cantidad tan pequeña. De esta forma se dará una oportunidad a la flota polivalente, que en estos momentos se dedica al bonito listado y podrá "completarlo con algo de atún rojo".

En cuanto al recurso interpuesto contra el real decreto del Ministerio, Canarias argumenta que los datos históricos de capturas en los que se basa la asignación de las cuotas a las diferentes flotas contienen errores. "Había unos años que no estaban bien datados". En concreto, el Gobierno autonómico considera que debe tomarse como referencia las cantidades pescadas durante el periodo 1971-1981 -y no 1965-1981-, puesto que ofrece datos más contrastados. "También se han producido algunas confusiones con las especies", añade Carmelo Dorta.

Desde el punto de vista medioambiental y social -unos criterios por los que aboga la Unión Europea-, Canarias hará valer el carácter artesanal de su flota pesquera, que repercute en un mayor respeto a la biodiversidad, puesto que, al no emplear barcos cerqueros ni objetos flotantes para que se acumulen los peces, captura tallas más grandes. Además, las aspiraciones del sector isleño se fundamentan en estudios que avalan que la "huella energética" que generan sus embarcaciones es "mucho menor que la de un cerquero".

La vía de la negociación también será usada por el Ejecutivo canario para recabar el apoyo del Ministerio en su intención de obtener de las instituciones comunitarias un tratamiento especial para su flota, precisamente en virtud de sus características artesanales y sostenibles. En esta tarea, además, el Archipiélago baraja ir de la mano con los sectores de Madeira y Azores, cuyas flotas son comparables a la de Canarias en este aspecto. "No queremos que nos metan en el mismo saco que los cerqueros", comenta el director general de Pesca, que aporta un dato como prueba de las diferencias: mientras que la talla media de la tuna que capturan las embarcaciones canarias se cifra en 20 kilos, los cerqueros pescan ejemplares con un peso medio de 3,3 kilos.

Las cifras

  • 8% Es la cuota que el real decreto aprobado en 2018 asigna a la flota canaria para la pesca del atún rojo o patudo. El Gobierno autonómico cree que puede elevarse hasta el 12%.
  • 483,5 toneladas. Es el cupo del que dispusieron los barcos de las Islas en la última campaña. Algo menos de un tercio -147 toneladas- quedaron sin pescarse.
  • 20 kilos. Es el peso medio de los ejemplares de la especie tuna (thunnus obesus) que captura la flota canaria, de carácter artesanal, frente a los 3,3 de los barcos cerqueros.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook