13 de octubre de 2019
13.10.2019

Hamilton y Compañía se expande en Canarias con nuevas inversiones

La filial de Transcoma Shipping quiere diversificarse entrando en diversos sectores emergentes de la economía insular que "hagan país", en palabras de su presidente

13.10.2019 | 00:03
Alfonso Cordero, en las oficinas de Hamilton y Compañía en el Puerto de La Luz, esta semana.

Hamilton y Compañía quiere crecer más allá de sus negocios tradicionales de los cruceros y el sector petrolero offshore. La consignataria, que fue creada en 1837 en Canarias por un empresario escocés y que en la actualidad forma parte del grupo Transcoma, se plantea inversiones en el Archipiélago "en empresas o proyectos que sean 'proyecto país' y que mejoren la posición de las Islas", en palabras del presidente y consejero delegado de su matriz, Alfonso Cordero.

La empresa estudia en la actualidad propuestas de inversión en sectores que no tienen una vinculación directa con la compañía, pero que ya están presentes en la economía de Canarias o que cuentan con buenas perspectivas de crecimiento. Cordero menciona al respecto la propuesta de crear unas líneas aéreas en las Islas para aprovechar el hueco generado tras la quiebra del turoperador británico Thomas Cook, aunque aclara que solo es un ejemplo de esas posibilidades de diversificación, sin que por el momento se haya concretado ninguna propuesta al respecto.

Con estas acciones "no todo lo que se busca es el reconocimiento de Hamilton", continúa Cordero. La idea, explica, es "hacer país" para que a partir de ese impulso económico crezca el posicionamiento del Archipiélago y por ende se genere una mejora de la calidad de vida en sus habitantes.

El turismo es uno de los sectores de la economía canaria en los que Hamilton y Compañía espera poder realizar inversiones. La compañía gestiona en la actualidad unas 1.200 camas cada mes, las que necesitan los empleados internacionales de las plataformas petrolíferas que se desplazan a Canarias mientras duran los trabajos de puesto a punto de las unidades y Transcoma -que también cuenta con negocios de agencias de viajes- considera que existen sinergias que pueden ser aprovechadas. "Con una tasa de paro como la que tiene Canarias se podría hacer mucho más, incluso empresas como la nuestra pueden hacer más para dar puestos de trabajo cualificado", subraya el empresario.

La apuesta de Transcoma Shipping por Canarias no solo pasa por las inversiones que prevé acometer en el Archipiélago. El grupo empresarial barcelonés, que ha puesto en marcha una estrategia de especialización de las diferentes compañías bajo su paraguas de modo que cada una se dedique a un sector específico, quiere reforzar la marca Hamilton y Compañía como referente en el negocio petrolero offshore más allá de su mercado habitual, el canario. "No vamos a utilizar el grupo para salir con el negocio offshore fuera de Canarias, sino que vamos a usar nuestra marca Hamilton y Compañía como una de las más importantes a nivel mundial", desvela Cordero.

El objetivo, continúa, pasa por "poder exportar el modelo de negocio que tenemos aquí fuera de nuestras fronteras". En otras palabras, aplicar en las áreas donde está prevista la expansión de Hamilton y Compañía el método de trabajo que ha granjeado a la consignataria una importante cuota de mercado en Canarias. "Queremos llegar a otras áreas que no podríamos cubrir desde Canarias ofreciendo la misma tipología de negocio que damos aquí a los armadores", detalla.

Para Hamilton y Compañía, ese salto supondrá "exportar un producto local fuera de aquí", en palabras de Cordero. Con ello, Transcoma Shipping espera cambiar la inercia histórica de los negocios establecidos en Canarias: "Que no sean las empresas que vienen de fuera siempre a instalarse en Canarias, sino que seamos nosotros los que podamos exportar un modelo de negocio fuera de nuestras fronteras", avanza.

Mientras se consolida la estrategia de inversiones en el Archipiélago, Hamilton y Compañía continúa adelante con su operativa habitual en el Puerto a la vez que pone en marcha sus planes de infraestructuras. Sobre lo primero, Cordero destaca la cuota de mercado que la consignataria tiene en el sector petrolero offshore de las Islas, aunque no olvida los problemas que genera la escasez de línea de atraque en el Puerto de La Luz. "Seguimos apostando con los armadores para que vengan a Canarias a hacer todas sus operaciones de mantenimiento y reparación, pero al realidad es que con la falta de espacio no hay más juego", lamenta.

En relación con las instalaciones que la consignataria tiene en Canarias, el presidente del grupo Transcoma avanza que esta misma semana ya ha recibido la licitación para la construcción de la base de servicios a los barcos de apoyo a las plataformas petroleras que la Autoridad Portuaria de Las Palmas le concedió el año pasado en unión temporal de empresas con Tecnavin. Las obras comenzarán antes de que acabe el año con la previsión de que puedan estar concluidas en unos seis meses.

También están pendientes de conclusión los trabajos en la parcela que Hamilton y Compañía usa desde hace años en la explanada de La Esfinge, junto a la terminal de Naviera Armas, como espacio para el acopio de materiales de las unidades offshore. Una vez otorgada la concesión de suelo público -hasta ahora se trataba de una autorización temporal de uso- la parcela ya se encuentra "operativa y llena", en palabras de Cordero, pero aún quedan pendientes los trabajos de preparación y adecuación del pavimento para las piezas más voluminosas y pesadas.

Este espacio de almacenaje permitirá a Canarias reforzar su papel en la industria offshore de África occidental más allá de la fase de exploración ahora que en este entorno geográfico existen múltiples proyectos petroleros. "Queremos que cuando vayan a hacer perforaciones a la zona siempre tengan como referencia a Canarias como hub para hacer reparaciones o hacer suministros".

Hamilton y Compañía emplea en la actualidad a unos 50 trabajadores en las Islas, además del personal eventual vinculado a los contratos de cada buque. La consignataria también cuenta con instalaciones en Santa Cruz de Tenerife para trabajos en plataformas y en estos momentos está "en vías de hacer más inversiones en otras Islas" que Cordero no desvela por ahora. "Lo que queremos es diversificar el negocio para poder captar otros tráficos, porque el mercado offshore es muy cíclico", explica.

Los planes de expansión de Hamilton y Compañía llegan a la vez que la matriz Transcoma Shipping anuncia la adquisición del 100% de los títulos de TGL, una compañía transitaria que ya perteneció en el pasado al grupo y que ahora se reincorpora al grupo. En Canarias, la incorporación de esta firma supondrá según Cordero una ayuda "a la hora de poder cerrar fletes y de hacer movimientos de mercancía offshore".

La incorporación completa de TGL permitirá a Transcoma Shipping -y por ende, a su participada Hamilton y Compañía- ofertar el servicio de movimiento de mercancías contenerizadas o de proyectos especiales. "Ahora lo empezaremos a manejar, pero no solo entre las Islas y la zona de Estados Unidos y el norte de Europa", comenta Cordero en referencia a los grandes centros -Houston en Texas y Aberdeen en Escocia- donde se concentra la industria offshore: la firma, añade, aspira a "triangular mercancía entre todas las partes del mundo". El nuevo grupo integrará las operaciones de Transcoma Shipping y TGL, lo que permitirá obtener una facturación conjunta de 260 millones de euros anuales, aunque Cordero fija en 320 millones la facturación del grupo a dos años vista.

El nuevo grupo integrará las operaciones de Transcoma Shipping y TGL, lo que permitirá obtener una facturación conjunta de 260 millones de euros anuales, aunque Cordero fija en 320 millones la facturación del grupo a dos años vista. Para ello, la firma potenciará su presencia en lugares como Estados Unidos, donde ya cuenta con dos oficinas: "Hemos mejorado la plantilla en Houston, se ha ampliado el departamento comercial y estamos a la espera de montar un departamento operativo".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook