10 de octubre de 2019
10.10.2019
Quiebra de Thomas Cook / Duras consecuencias en Canarias

Los hoteles suman a la crisis el verano menos rentable desde 2016

Los ingresos por habitación acumulan 17 meses de caídas frente a las cifras positivas en los otros grandes destinos

10.10.2019 | 04:27
Un grupo de turistas aguardan un embarque en el aeropuerto de Tenerife Sur.

Solo cuatro hoteles han cambiado de manos a lo largo de este año

Los hoteles de Canarias atraviesan una delicada coyuntura. Por un lado afrontan la temporada alta sin tiempo para digerir la quiebra de Thomas Cook y la consecuente pérdida de plazas aéreas y turistas. Y, por otro, acaban de despedir la peor temporada veraniega desde 2016. La rentabilidad de los establecimientos de las Islas en los meses de junio, julio y agosto fue la más baja de los últimos tres veranos. Aunque sigue siendo sensiblemente superior a la de los años de la crisis económica, es igualmente cierto que la pérdida de rentabilidad no se produce en ningún otro de los principales destinos españoles. De hecho, la tónica general no solo indica que los hoteles del resto del país siguen generando cada vez más ingresos por habitación disponible ?el llamado RevPAR, el principal indicador de la industria hotelera para calcular el rendimiento financiero de un establecimiento o una cadena?, sino que incluso continúan batiendo récords.

Según los últimos datos oficiales, los hoteles de la Comunidad Autónoma ingresaron una media de 77,5 euros por habitación en cada uno de los principales meses del verano (junio-agosto). Es un 2,1% menos que en el mismo período de 2018 y casi un 3% menos de lo ingresado en 2017. Por tanto, hay que remontarse al verano de 2016, tres años atrás, para dar con la última temporada estival en que la rentabilidad media de los establecimientos del Archipiélago quedó por debajo de las cifras del pasado verano. ¿Quiere esto decir que los hoteles de Canarias no son rentables? Ni muchísimo menos. Basta con recordar que en el primer verano de la década, el de 2011, los ingresos medios por habitación en junio, julio y agosto apenas superaron los 53 euros mensuales, con lo que se han disparado desde entonces un 45,5%. Sin embargo, el RevPAR?sí pone de manifiesto que la rentabilidad hotelera tocó techo en Canarias antes que en los restantes destinos del país. Tan es así, que los hoteles de los otros cinco grandes destinos españoles ?Cataluña, Baleares, Comunidad Valenciana, Madrid y Andalucía? no solamente ganaron rentabilidad en la temporada alta, sino que incluso están en máximos históricos.

Pese a que la temporada alta en el caso de las Islas no es la veraniega, sino la de invierno ?empezó el pasado día 1?, y a que podría pensarse que la caída de ingresos por habitación es meramente puntual, en realidad no es así. Viene de lejos. En concreto de abril del año pasado. En el cuarto mes de 2018, los hoteles del Archipiélago ingresaron una media de 77,72 euros por cada una de sus habitaciones disponibles ?no se incluyen aquellas estancias que están en obras, por ejemplo?, es decir, un 4,83% menos que en abril de 2017. Desde entonces y hasta el pasado agosto, que es hasta donde abarcan las estadísticas oficiales, han transcurrido 17 meses, de los cuales 15 registraron caídas de la rentabilidad hotelera que han sido cada vez mayores con el paso de los meses. No ha ocurrido en ninguna otra región.

Y tampoco será 2019 el mejor ejercicio para la inversión hotelera. Ayer se confirmó que Atom Hoteles, la socimi de Bankinter, pagará 67,7 millones a Labranda Hotels & Resorts, subsidiaria del turoperador alemán FTI, por los hoteles Isla Bonita, en Tenerife, y Riviera Marina, en Gran Canaria. Con estos dos establecimientos ?que seguirá gestionando Labranda Hotels & Resorts?, son cuatro los que han cambiado de manos en lo que va de año. A estas alturas de 2018 eran ya 27 los hoteles que se habían traspasado, si bien en la cifra se incluyen los de las grandes operaciones que protagonizaron Blackstone, que compró los hoteles de Hispania, y la propia Atom. Laura Vidal, de la consultora Christie & Co, avanzó así que casi con toda seguridad la inversión a final de año será, por tanto, sensiblemente inferior a los 1.438 millones que sumó en 2018.

Ryanair no recula y cierra sus bases canarias

La quiebra de Thomas Cook no cambiará los planes de Ryanair en el Archipiélago, donde seguirá adelante con el cierre de sus bases de Tenerife Sur, Gran Canaria y Lanzarote, mientras que aún no tiene decidido la clausura del de Gerona. El retraso en la entrega del Boeing 737 MAX ha llevado a Ryanair a hacer ajustes en una serie de bases que asegura que no son rentables no sólo en España, sino en Europa en general.

El director general de Marketing de la compañía low cost, Kenny Jacobs, asegura que la aerolínea irlandesa seguirá volando a Canarias, aunque sostiene que inevitablemente habrá menos rutas y frecuencias, si bien esgrime que intentará continuar con el máximo número posible con aviones de otras bases.

Jacobs matizó que el cierre de las bases canarias no es definitivo, por lo que la compañía analizará la situación cada seis meses y no descarta volver al Archipiélago a lo largo de los próximos cinco años. Aunque la quiebra de Thomas Cook no cambia sus planes, Ryanair podrá beneficiarse de alguna manera porque parte de sus clientes volarán con otras compañías el año que viene.

El directivo de Ryanair ha señalado que Thomas Cook no era una gran aerolínea, en contra de lo que se piensa, y que de sus 100 aviones dejarán de volar 35 -menos que la flota que tiene Ryanair en España-, mientras que el resto -50 de Cóndor y de Thomas Cook Escandinavia- seguirá operando.

En su opinión, el Gobierno español "ha hecho lo que debía hacer", invirtiendo en turismo y mejorando la competitividad de los aeropuertos, por lo que se ha mostrado convencido de que el sector volverá a crecer y también Ryanair en España.

Tras las huelgas de pilotos y tripulantes de cabina (TCP) en protesta por el cierre de bases, Ryanair mantiene reuniones con ambos colectivos para la negociación del convenio colectivo. A su juicio, la negociación va a ser lenta, pero Jacobs confía en que llegue a buen puerto.

Ingresos en verano

77,5 euros por habitación. Los hoteles de Canarias ingresaron una media de 77,5 euros por habitación en cada uno de los tres meses de verano. Fueron 85,82 euros de media en agosto, 78,29 en julio y 68,53 en junio. En la temporada veraniega de 2018, la media mensual fue de 79,14 euros, y en la de 2017 llegó a 79,8 euros. Este último ha sido, por tanto, el verano menos rentable para la industria hotelera del Archipiélago desde el de 2016.

Caída continuada

17 meses. Entre abril del año pasado y agosto de este año, es decir, en un total de 17 meses consecutivos, la rentabilidad media de los hoteles de la Comunidad Autónoma no hizo más que caer con la única excepción de junio de 2018 y julio de 2019, dos meses en los que las subidas no llegaron ni a un 1%. Por el contrario, la merma en los ingresos medios se ha ido acrecentando con el paso de los meses hasta llegar a registrar en varios de ellos caídas superiores al 5%, como, por ejemplo, en febrero (-8,8%) y marzo (-6,6%) de este año.

Agosto

Peor que la media. Los hoteles españoles ingresaron por cada una de sus habitaciones una media de 87,32 euros en agosto. Es decir, 1,5 euros más que los establecimientos de las Islas. En otras palabras: la rentabilidad de los hoteles de las Islas fue inferior a la media nacional. La última vez que los ingresos por habitación de los establecimientos del Archipiélago quedaron en el principal mes del verano por debajo de la media nacional fue en agosto de 2010. Habían transcurrido nueve años, y ese, el de agosto de 2010, es, además, el único precedente que puede encontrarse en la base de datos del Instituto Nacional de Estadística.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook