24 de septiembre de 2019
24.09.2019
Quiebra del tercer operador turístico

La ceguera acabó con el negocio

Thomas Cook inventó el paquete vacacional hace 178 años, una opción que está cada vez más en desuso debido a las compañías de bajo coste y la venta por internet

24.09.2019 | 00:41
Un avión de Thomas Cook, en la maniobra de aterrizaje en el aeropuerto Tenerife Sur.

A Thomas Cook se le considera el padre del viaje organizado.?La historia de este empresario inglés es novelesca. Se remonta a 1841 cuando Cook, ebanista carpintero y pastor baptista, fletó un tren para llevar a un grupo de pasajeros a un congreso contra el consumo del alcohol, inventando con ello el paquete vacacional, algo que ya no está de moda y lo que, probablemente, según distintos analistas, ha sido un factor clave para la caída del turoperador. La irrupción de las compañías de bajo coste, de intermediarios como Booking o el temor al brexit se suman a los motivos del derrumbe de este gigante.

La quiebra de Thomas Cook va a ser un duro golpe para la actividad turística en las Islas, pero, como en todas las crisis, pasará en unos meses porque otros intermediarios absorberán el mercado. En este diagnóstico coinciden distintos expertos en turismo consultados, que también consideran que esta compañía - cuya novelesca historia se remonta a 1841 cuando el empresario Thomas Cook fletó un tren para llevar a un grupo de pasajeros a un congreso contra el consumo de alcohol, inventando con ello el viaje organizado - ha quebrado por distintos factores pero, sobre todo, porque el servicio del paquete vacacional que inventó ha sido, probablemente, uno de los motivos de su caída. El paquete turístico ya no está de moda.

La irrupción de las compañías low cost, así como los intermediarios en internet como Booking y Airbnb han ido mellando este tipo de vacaciones todo en uno. Aunque Thomas Cook se ha ido acomodando a los nuevos tiempos, ha generado una pesada estructura física. "Lleva 10 años con dificultades. El paquete turístico es muy competitivo", indica Raúl Hernández, director de la Cátedra de Turismo Fundación CajaCanarias-Ashotel de la Universidad de La Laguna. En los últimos 25 años han desaparecido una veintena de grandes turoperadores y la situación se tuerce más con el brexit, el cierre de la bases de Ryanair y la recesión en Alemania.

La hoja de ruta a tomar

"La situación para Canarias es complicada, especialmente en Tenerife y Lanzarote, con más turismo británico, pero la experiencia demuestra que el mercado suele absorber estos servicios y puede normalizarse en dos o tres meses", apunta . Como medidas indica que desde el Gobierno canario se ha de promover descuentos con las empresas hoteleras y negociar con otras compañías aéreas para que cubran el hueco que deja este gigante en el transporte aéreo. Recuerda que cuando Monarch echó el cierre hace dos años se cubrió con compañías como Ryanair o Norwegian.

A su juicio, el paquete turístico "no termina de morir" aunque no se haga a través de turoperadores tradicionales sino por internet. El brexit puede generar más miedo a este tipo de viajes con turoperadores por el temor a que pueda volver a producirse una situación de este tipo y los turistas se queden atrapados en los destinos. "Por eso hay que intentar evitar el alarmismo, pues tenemos una industria turística bastante sólida; es un momento para la reflexión sobre si este tipo de turismo es sostenible a medio y largo plazo", expone el experto universitario.

Aunque la prioridad de Peter Fankhauser, director ejecutivo de Thomas Cook, desde que asumió las riendas de la empresa, en 2014, era conectar con los viajeros jóvenes, atentos a las nuevas tecnologías y las redes sociales, la sociedad se ha ido endeudando y financieramente no ha podido superarlo.

Thomas Cook fue un ebanista carpintero, empresario inglés y pastor baptista nacido en 1808 que ha pasado a la historia por ser el primero en organizar un viaje. En 1841 fletó un tren para un grupo de personas que iba a un congreso de alcohólicos anónimos. Cook quería ofrecer a la clase trabajadora algún tipo de entretenimiento que le alejase del exceso de la bebida en los tiempos victorianos. Vendió un recorrido de 19 kilómetros desde la ciudad de Leicester hasta la localidad de Loughborough, a un coste de un chelín por persona (equivalente a poco más de tres euros actuales). Vio el potencial del sector y creó la que se considera la primera agencia de viajes de la historia, Thomas Cook and Son. Entre otras innovaciones, se atribuye a los Cook el haber creado los abonos individuales, ya que a los billetes de tren se les acompañó de unos cupones para pagar las habitaciones de hotel, evitando así los inconvenientes de tener que pagar en moneda extranjera. En 1872, Thomas Cook organizó y participó él mismo en la primera vuelta al mundo en grupo, realizada en 222 días.

Amplia red de agencias

El éxito de la empresa le motivó a crear una amplia red de agencias de viajes con la central en Londres. La empresa ha pasado por distintas manos. A finales de 1920, los nietos de su fundador vendieron el negocio a los propietarios belgas del Orient Express, pero con el estallido de la II Guerra Mundial fue nacionalizado por el Gobierno británico para salvarlo de una eventual ocupación nazi. En la posguerra, volvió a florecer y ofrecer paquetes vacacionales al extranjero aunque con el tiempo tuvo que hacer frente a una creciente competencia y fue privatizada en los años 70. En 1992 fue comprada por el banco alemán Westdeutsche Landesbank y, en 1999, se estableció la aerolínea Thomas Cook.

En el año 2001 pasó a manos de otra compañía alemana, C&N Touristic AG y se procedió a la apertura de tiendas para la venta de paquetes turísticos y se amplió el negocio en el extranjero, informa Efe. Sin embargo, el siglo XXI fue el momento más difícil para la compañía por la revolución digital y el auge de las compras de vacaciones y billetes de avión por internet, así como el aumento del número de compañías de billetes baratos.

En junio de 2007 se formó el grupo Thomas Cook de la fusión de Thomas Cook AG (sucesor de Thomas Cook&Son) y el grupo MyTravel, y empezó a cotizar en las bolsas de Londres y Frankfurt. En los últimos años, Thomas Cook acumuló deuda, a lo que se sumaron problemas como las fluctuaciones de las divisas, desastres naturales como huracanes o la incertidumbre que ha generado el brexit ya que mucha gente ha evitado viajar al extranjero.

19 millones de personas

Hasta su quiebra, Thomas Cook vendía paquetes turísticos a 19 millones de personas en el Reino Unido y en el mundo en más de 16 países, cuenta con 105 aviones y 200 hoteles, 20 de los cuales están en Canarias, y 560 sucursales. En las Islas empezó a operar en los años 20 del siglo pasado con el denominado turismo de salud y con la amplia colonia británica en la Islas. Tras las guerras mundiales y española volvió a trabajar con el Archipiélago.

Para Carmelo León, director del Instituto Universitario de Turismo y Desarrollo Económico Sostenible de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la caída de esta empresa se debe a la alta competitividad del sector. Es también minorista, con una red de oficinas lo que conlleva una mayor debilidad en costes, y el descenso de la libra por miedo al brexit ha hecho mucho daño a la compañía. En su opinión, el turismo británico se recuperará aunque tardará "un año" y otros operadores se harán cargo de traer a estos visitantes. Como medidas cree que se ha de realizar una mayor promoción fortaleciendo la imagen de las Islas. Considera que la venta tradicional a pie de calle tiende a desaparecer aunque a un sector de la población más mayor le guste el trato personalizado. Por ahora, "Canarias es un destino de edad avanzada y la demanda va a seguir existiendo", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook