17 de septiembre de 2019
17.09.2019

La 'fuga' de peninsulares, nórdicos y británicos acentúa la caída del turismo

Canarias pierde 596.807 plazas aéreas para la próxima temporada de invierno

17.09.2019 | 00:38
Imagen de archivo de turistas en un aeropuerto del Archipiélago.

La marcha de Ryanair lleva aparejada una reducción del 8% de sus asientos a partir de enero

La temporada de invierno en Canarias arrancará con un significativo tijeretazo en el número de plazas que las aerolíneas ofertan en sus rutas con la región, una circunstancia que agudiza, aún más, el enfriamiento del turismo. Al desplome de la conectividad aérea con otros países, que anota un descenso del 9% al perder 560.761 asientos, se suma ahora la caída del número de plazas programadas con la Península. El mercado nacional, que ha amortiguado en los últimos meses el bajón del turismo foráneo -hasta julio anotó una subida del 16,6%-, contará con 36.046 plazas menos, lo que supone un descenso cercano al 2%. La crisis de las compañías low cost, la incertidumbre económica que conduce a la búsqueda de destinos más baratos y el brío con el que se han reincorporado al tablero turístico destinos competidores del Archipiélago, como Egipto, Túnez o Turquía, explican en buena medida la pérdida de la conectividad aérea.

La previsión de plazas para este invierno, la temporada alta de las Islas, arroja un recorte general del 7,3%. En otras palabras, con respecto al mismo periodo anterior, la región contará con 596.807 plazas menos. La inmensa mayoría, un 93,96%, responde a una pérdida de asientos con el extranjero. En esa categoría destaca Alemania -segundo mercado emisor de turistas más importantes para las Islas tras Reino Unido-, que acapara un 51,67% del desplome al perder 289.738 plazas.?

Las conexiones con el país germano son las más afectadas por el cierre de numerosos aerolíneas de bajo coste, como Germania, Air Berlin, Niki o Small Planet. La quiebra de Monarch, en cambio, impactó sobre todo en los enlaces con Reino Unido, con quien el Archipiélago no ha vuelto recuperar los niveles de conectividad previos a su declaración de bancarrota. Es más, a medida que se aproxima la temporada invernal, que tiene lugar entre noviembre y abril, las aerolíneas ajustan sus operaciones y lo que antes eran números positivos ahora son negativos. La bajada del número de plazas con este mercado es la segunda más pronunciada en términos absolutos, pues pierde 78.797 asientos (un 3,4% menos).

El enfriamiento del turismo también tiene reflejo en el bajón de plazas con los países nórdicos. Los asientos previstos desde Noruega, Suecia, Finlandia y Dinamarca hacia Canarias presentan caídas del 27,6%; 24,8%; 35,1% y 5,8%, respectivamente.

Reestructuración operativa

Aunque algunas compañías ya han cerrado, otras, como Norwegian o Ryanair, están inmersas en un proceso de reestructuración operativa para encontrar el equilibrio exacto con el que ser rentables a precios bajos.?La aerolínea noruega reconsideró el cierre de sus basas en Canarias después de anunciar su clausura. La irlandesa, por su parte, afronta este mes varias jornadas de huelga por parte de su tripulación de cabina y pilotos por el cierre programado de sus bases en Gran Canaria,?Tenerife Sur, Lanzarote y?Gerona para el próximo 8 de enero. Aunque la compañía ha asegurado que esa decisión no supondrá una desaparición de sus rutas, el Gobierno central no se fía y ya ha anunciado que le solicitará un plan de acción en el que detalle cómo pretende garantizar la conectividad de Canarias. El viceconsejero del Ejecutivo regional,?Sergio Moreno, señala, no obstante, que su marcha ya tiene reflejo en el número de asientos programados. La aerolínea, a partir de la clausura de sus bases canarias, reduce en un 8% sus plazas. Para contrarrestar esta merma, Moreno indica que el Gobierno canario trabaja con otras aerolíneas para mantener y mejorar la conectividad del Archipiélago.?Hoy, por ejemplo, el presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, se reunirá con representantes de Iberia Express y Vueling en la sede de Presidencia de Santa Cruz de Tenerife.

El enfriamiento del turismo se encuadra en un proceso de "normalización" de las cifras, según apunta Moreno, después de cinco años consecutivos de récords en la recepción de visitantes. Este ciclo, en el que se rozó los 16 millones de turistas en 2017, se rompió al final del año pasado, cuando se alcanzó los 15,56 millones -un 2,6% menos-. La tendencia bajista se ha mantenido durante este año y la previsión es que el ejercicio finalice con una reducción similar. Hasta julio, el número de visitantes se contrajo un 1,7%, 150.416 menos que en el mismo periodo del año anterior, hasta situarse en 8,78 millones. La incertidumbre que genera el brexit y la cercanía de una posible recesión de la economía alemana son factores de peso para los turistas británicos y alemanes, que se muestren más precavidos y posponen la toma de decisión sobre sus viajes o escogen destinos más baratos. Es ahí donde entran en juego la reincorporación de destinos competidores, que atraen una parte importante de la demanda vacacional y conduce a las aerolíneas a desviar parte de sus servicios hacia ellos.

Moreno subraya que el Ejecutivo regional realiza "un esfuerzo promocional muy importante" en mercados con fuerte reducción de la demanda, como?Alemania, pero también en?Reino Unido, donde preocupa la devaluación de la libra. La acciones promocionales también se centran en mercados donde el comportamiento, hasta ahora, es positivo, como la Península, Italia o?Francia. La diversificación de los segmentos turísticos, la fidelización de los visitantes y la atracción de turistas con el poder adquisitivo suficiente para sostener y aumentar el gasto turístico son otros de los elementos en los que trabaja el Gobierno para hacer más competitivo al destino canario.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook