12 de septiembre de 2019
12.09.2019

Los 'baby boomers' dejarán 10.000 empleos libres al año hasta 2025

Las jubilaciones de los nacidos entre 1956 y 1964 darán lugar al mayor relevo generacional de la historia entre los empleados del Archipiélago

12.09.2019 | 01:47
Varios jubilados descansan en los bancos de una calle de las Islas.

El comercio es el sector más afectado

Los baby boomers están tocando la puerta de la Seguridad Social. Los trabajadores nacidos hacia finales de los cincuenta y principios de los sesenta empiezan a llegar a los 65. Para la gran mayoría, es hora de jubilarse. Una retirada masiva que se producirá durante el próximo lustro y que obliga a las empresas e instituciones canarias a buscar sustitutos para una media anual de 10.000 empleados. Aunque los negocios y la Administración pública reemplazan todos los años a miles de trabajadores a los que les llega la edad del retiro, se trata de una cifra inédita en las estadísticas del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) por el gran peso que tiene la generación del baby boom entre la población ocupada. El relevo generacional entre los empleados de las Islas será así histórico por el alto número de jubilaciones que se avecinan, lo que pondrá a prueba tanto la capacidad de muchas empresas para renovar sus plantillas sin mayores traumas como la del mercado de trabajo del Archipiélago para proveer a los negocios de los perfiles profesionales adecuados.

La población ocupada de la región, como en general la del país, ha ido envejeciendo progresivamente. Un fenómeno que se ha manifestado con fuerza desde que en octubre de 2007 estallara la gran crisis con aquel primer capítulo de las hipotecas subprime o basura en los Estados Unidos. Hacia finales de 2008, que fue el primer año sumido de lleno en la recesión, los trabajadores de más de 60 años representaban poco más de un 4% de los afiliados a la Seguridad Social, mientras que hoy ya superan el 6%. Es más, hay subsectores en los que los empleados que están a punto de retirarse suponen más de un 10% del total. Este envejecimiento de la población activa se refleja en los altos niveles de paro que aún hoy soportan los jóvenes por la paralización de las contrataciones durante la crisis y por el hecho de que muchas empresas se vieron obligadas a echar a los trabajadores de menor edad por el menor coste de los despidos. Y aunque es cierto que el desempleo juvenil viene reduciéndose en los últimos años ?lentamente, eso sí?, aún no es suficiente para rejuvenecer la mano de obra en el Archipiélago.

Sin embargo, y más allá de vaivenes económicos, será la naturaleza la que inexorablemente se encargará de rejuvenecer la población activa de las Islas. Los baby boomers se han hecho mayores. Los compañeros de empresa ya les preparan la fiesta de despedida y la dirección del negocio les busca sustitutos. Si antes se retiraban anualmente entre 7.000 y 8.000 canarios, ahora las jubilaciones de quienes se criaron en los años del Escándalo Watergate, los Mundiales de México 70, Alemania 74 y Argentina 78 o la etapa del tardofranquismo disparan esa cantidad más de un 30%. Así será hasta 2025, cuando la población activa habrá concluido su relevo generacional también en Canarias.

Los informes del SEPE, el antiguo INEM, calculan que a fecha del pasado 31 de diciembre había en la Comunidad Autónoma un total de 51.855 afiliados a la Seguridad Social, tanto en el régimen general como en el de los autónomos, mayores de 60. En 2014, hace solo cuatro años, no llegaban a 40.000. De modo que son casi 52.000 asalariados y trabajadores por cuenta propia cuya gran mayoría dejará la actividad laboral de aquí a 2025. Son exactamente 26.790 en la provincia de Las Palmas ("un incremento del 8,83% respecto a 2017 y un 6,21% del total de trabajadores afiliados", apunta el organismo público) y 25.065 en la demarcación de Santa Cruz de Tenerife, un 6,57% del total de afiliados en la provincia y una subida de casi un 5% respecto de 2017.

De hecho, las previsiones sobre oferta y demanda en el mercado laboral del Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional apuntan a que más de un 90% de la demanda de empleo en el próximo lustro, el que coincide con la retirada de los baby boomers, será para cubrir puestos vacantes por jubilaciones. En otras palabras: nueve de cada diez ofertas de trabajo serán para buscar sustituto a trabajadores a los que les ha llegado la edad del retiro. "Trabajadores que accederán al mercado laboral a puestos de trabajo ya existentes sustituyendo a jubilaciones y a otras salidas del mercado laboral debido al fuerte envejecimiento de la población ocupada", reza el informe del organismo dependiente del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

Pese a que en general todos los sectores sufrirán en mayor o menor medida la retirada de los baby boomers, hay algunos que lo notarán especialmente. En el comercio minorista son casi 5.400 los empleados y autónomos que dejarán la actividad de aquí a 2025, sin duda el sector al que más afectará el relevo generacional. También será notable el impacto en la Administración, con 4.730 afiliados a punto de jubilarse, en las actividades sanitarias (sanidad privada), con 4.749, y en los servicios de comida y bebida, donde 4.276 cocineros y camareros ven el retiro a la vuelta de la esquina.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook