18 de mayo de 2019
18.05.2019

Canarias es la cuarta región que más ha elevado su renta en 60 años

La mejora se ha atenuado con el cambio de siglo pero saca al Archipiélago del grupo de cola

18.05.2019 | 06:26
La renta per cápita creció con fuerza en las Islas hasta inicios de este siglo.

La brecha entre comunidades tardará alrededor de ochenta años en reducirse a la mitad

La renta de las regiones españolas ha experimentado una evolución desigual durante los últimos 60 años. Canarias se encuentra en el grupo de territorios que más ha crecido, lo que le ha servido para abandonar el "grupo de cola", los últimos cinco puestos del país. En concreto, el Archipiélago ha registrado desde 1955 el cuarto mayor incremento de la renta per cápita -solo superado por los de Ceuta y Melilla, Galicia y Extremadura-, aunque se sitúa como la sexta comunidad autónoma con una riqueza por habitante más baja. Si Canarias no ha escalado más posiciones se debe, en parte, a que, con el nuevo siglo, su renta ha comenzado a disminuir y a alejarse, de nuevo, del promedio nacional.

El economista Ángel de la Fuente ha realizado para la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) el estudio La dinámica territorial de la renta en España, 1955-2016, que constituye una primera aproximación al comportamiento del Producto Interior Bruto (PIB) por persona de las regiones del país. De esta investigación se concluye que las últimas seis décadas han sido "un periodo de rápido crecimiento de la renta y moderado aumento de la población y el empleo". Desde mediados del siglo XX se ha dado "una cierta tendencia a la convergencia entre comunidades autónomas, aunque a un ritmo descendente", constata el experto.

Según De la Fuente -uno de los principales especialistas en financiación autonómica-, la "geografía económica de España ha experimentado una profunda transformación desde los años cincuenta del siglo pasado". El periodo estudiado ha estado marcado por la "gradual reducción de las disparidades de renta por habitante entre regiones y por la creciente concentración de la población y de la actividad económica en ciertos territorios". En estas décadas, el PIB nacional -medido en precios medios- se ha multiplicado por 8,6 entre 1955 y 2016, en tanto que la renta real por habitante lo ha hecho por 5,4 -un crecimiento anual del 2,76%-. La población del país ha aumentado un 59% y el volumen de empleo se ha ampliado en un 63%.

Aunque las regiones que ocupan los extremos de la tabla son aproximadamente las mismas que en 1955, se han producido algunas variaciones. Así, Canarias y Galicia han conseguido abandonar los cinco últimos puestos, donde han sido reemplazadas por Andalucía y Murcia, que ahora acompañan a Extremadura -la comunidad con la renta más reducida-, Ceuta y Melilla y Castilla-La Mancha como los territorios más pobres. En la parte alta del ranking, Madrid y País Vasco se sitúan como las regiones con un mayor PIB per cápita, aunque en el transcurso de estos sesenta años la primera sustituye a la segunda como la comunidad más próspera.

El proceso de relativa convergencia entre territorios que ha tenido lugar en este periodo responde a la trayectoria opuesta que han vivido las regiones de más y menos renta. En el grupo de las cinco primeras hay cuatro que han disminuido sus niveles de PIB por habitante -Madrid, País Vasco, Cataluña y Cantabria-, mientras que solo Navarra los ha elevado. Por el contrario, las nueve comunidades autónomas con menor renta per cápita han mejorado sus registros desde 1955. En total, diez territorios han mejorado en estos 60 años y ocho se han empobrecido.

Sin embargo, esta convergencia es aún insuficiente. Tanto, que, según los cálculos del economista, si el ritmo de aproximación no varía "serían necesarios unos ochenta años para reducir a la mitad la brecha inicial de renta entre cada región y el promedio español". En el caso de Canarias -al igual que en el de Baleares-, la entrada en el nuevo siglo ha supuesto un nuevo alejamiento de la media nacional. De esta realidad ya han alertado algunas voces en las Islas. El presidente de CEOE-Tenerife, José Carlos Francisco, en calidad de presidente de la consultora Corporación 5, ha promovido un estudio que revela que el PIB canario ha pasado de representar el 97% del promedio español en el año 2000 a suponer tan solo el 82% en 2016. Canarias ha sido la única región pobre del país cuya renta media ha retrocedido en el siglo XXI.

las claves

Sexta por la cola. Canarias registraba en 1955 el quinto PIB per cápita más bajo del país. En 2016 ocupaba el sexto lugar. La mejora de las Islas y de Galicia les ha permitido salir del grupo de cinco regiones más pobres, en el que han sido sustituidas por Andalucía y Murcia, según el informe del economista de Fedea Ángel de la Fuente La dinámica territorial de la renta en España, 1955-2016: una primera aproximación.

Ruptura de la convergencia. La progresiva convergencia de la renta por habitante de Canarias con la media nacional se rompe en el año 2000, cuando empieza a alejarse de nuevo del promedio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook