14 de mayo de 2019
14.05.2019

José Ignacio Latorre: "Solo nos dedicaremos a entretenernos"

José Ignacio Latorre, catedrático de Física Teórica de la Universidad de Barcelona y prestigioso físico cuántico

14.05.2019 | 05:50
José Ignacio Latorre.

Los robots harán prácticamente todo nuestro trabajo de ahora mientras nosotros tendremos que reinventarnos aprendiendo a dedicar nuestro tiempo a entretenernos, vaticina José Ignacio Latorre, catedrático de Física Teórica de la Universidad de Barcelona y prestigioso físico cuántico que acaba de publicar Ética para las máquinas (Ariel). Esas máquinas superinteligentes nos mirarán como a hormigas porque nosotros no somos más que un eslabón en la cadena evolutiva. Sobre este inquietante futuro que nos sitúa entre la insignificancia y el paraíso ha dialogado Epipress con el profesor Latorre.

Llegamos adonde estamos gracias a máquinas sin alma que nos han aportado bienestar y la bomba atómica. ¿Es para estar orgullosos de esos instrumentos que hemos creado?

Todos los instrumentos creados por los humanos han tenido como primera aplicación ir contra otros hombres. Desde el fuego a la catapulta y, cómo no, el descubrimiento del corazón del átomo que sirvió para elaborar la bomba atómica. Está en la naturaleza humana usar los instrumentos contra nosotros.

Los científicos crearon la bomba atómica Little Boy y los políticos decidieron lanzarla sobre la población indefensa de Hiroshima. ¿Cómo se reparten la responsabilidad ética y moral unos y otros?

En los comités de decisión para lanzar esa bomba no participó ningún científico pero eso no les exime de responsabilidad y muchos de ellos se quedaron en shock y marcados de por vida cuando conocieron el uso que se le dio a su trabajo. Este es un ejemplo de falta de reflexión. Hay que investigar pero son necesarios mecanismos severos de cómo utilizar progreso.

¿Eliminarán ese dilema las máquinas superinteligentes?

Las máquinas están programadas por humanos así que no eliminan dilema alguno. Ya hay ideas para estudiar la propia ética con inteligencia artificial y eso abre todo un universo de exploración.

O sea que cuando la naciente inteligencia de un mono descubre un fémur en la película de Kubrick y lo utiliza para golpear a sus congéneres quiere decir que todos nuestros avances tecnológicos acabarán teniendo parecida finalidad.

Creo que no. Hemos descubierto el láser o la resonancia nuclear magnética y no los hemos usado para hacer el mal. La especie humana se está pacificando a pesar de lo que pueda parecer. Las inteligencias artificiales se usarán bondadosamente.

¿Seremos capaces de simular un alma artificialmente?

Sí. Simular el alma es una de las tareas que corresponde a los científicos que podrán simular el comportamiento artificial de forma que no sea diferente a la del alma humana.

Dice usted que la ética sigue en manos de los humanos, de momento. Entiendo que le preocupa que pueda caer todavía en peores manos que las nuestras.

La ética sigue siendo humana e irreflexiva. No existe una ética supranacional aceptable por todos los humanos. El camino a recorrer es largo pero estoy seguro de que la segunda mitad del siglo XXI será el siglo de la ética.

¿Cómo será nuestra relación con las máquinas inteligentes?

Muy íntima y de amistad profunda. Las investigaciones ya analizan todo lo relacionado con la generación de emociones.

¿Podremos llegar a enamorarnos de una pareja virtual tan hermosa y cautivadora que nos haga perder la cabeza?

Sin duda. La gente se enamora de mitos, de artistas que no conoce y hasta del gato. Nos enamoramos de todo tipo de objetos y seres a los que damos nuestro afecto y por qué no de una voz artificial sedosa, sensual y cariñosa.

Una sofisticada generación de algoritmos invadirá nuestra intimidad. ¿Cómo será eso?

De momento como está siendo ahora, un tanto violento porque vemos como cuatro multinacionales poco éticas acaparan nuestros datos. Con el paso del tiempo, cuando legislemos eso, esa relación será más amigable y más acorde con los intereses humanos.

¿Cómo cuestiona nuestra superioridad intelectual la inteligencia artificial avanzada?

Lo que hay que tener claro es que la inteligencia artificial avanzada nos superará en la toma de decisiones y en otras tareas para las que los humanos seremos muy inferiores y tendremos que aceptarlo.

Veo que lo tiene muy claro.

Sí. Nos superará y al principio sobre todo en ámbitos especializados.

Entonces seremos gobernados por ella.

Más que gobernados, asistidos porque delegaremos todo en ellas.

Y no harán falta los políticos.

¡Ojalá los políticos fuesen máquinas inteligentes! La mayor parte de las decisiones que tienen que tomar no son políticas sino de carácter tecnológico.

Las máquinas tomarán decisiones por nosotros...

Sí y acabaremos votando por ellas, por lo que nos recomienden. La mejor gestión de la sociedad va a ser muy técnica.

Si perdemos la capacidad de tomar nuestras propias decisiones, ¿qué queda en nosotros de humano?

Esa es la gran pregunta pero quizá lo que vivimos ahora es un sinsentido. Los humanos somos tan solo un eslabón en la historia de la evolución.

Al menos podremos pensar una nueva ética para los robots.

Ya se está estableciendo a través de muchas iniciativas, cada cual más caótica para dotar de ética a los robots, incluida una en el Parlamento Europeo. Se habla mucho pero se hace poco.

Quizá no nos hagan el menor caso y la crearán ellas a su manera sin contar con nosotros.

A largo plazo, los robots no tendrán ningún interés en los humanos porque no encuentran ningún placer en atender a un humano. Seremos para ellos como hormigas y se despreocuparán de nosotros.

¿Hasta dónde nos puede llevar esa convivencia con seres superiores creados por nosotros mismos?

¿Qué es un humano aumentado en extremo? Eso es lo que nos deberíamos preguntar y qué puede llegar a hacer. Se trata de explorar los límites más allá del sustrato biológico.

La energía, imprescindible para todos estos avances tecnológicos, no será un problema, según usted, porque la conseguiremos en abundancia, pero entonces nos plantearemos el sentido de nuestras vidas. ¿Donde encontraremos la respuesta?

No lo sé, la religión es el último bastión del ser humano, el último rincón de irracionalidad.

¿Qué falta para controlar la energía de fusión, muchísimo más potente que la de fisión que originó la bomba lanzada sobre Hiroshima?

El gran progreso pasa por el ahorro de energía y ahí vemos el irracional uso que hacemos los humanos de la energía. El sol tiene un recorrido enorme para compensar cualquier problema energético. Eventualmente podríamos necesitar fusión pero creo que no hará falta si apostamos por el raciocinio.

¿Qué nos han descubierto las leyes cuánticas y qué les queda por descubrir?

La mecánica cuántica nos da la mejor comprensión del mundo de lo más pequeño. Solo hemos vivido un siglo cuántico y hemos logrado controlar a la materia a un nivel tosco. Entramos ahora en la segunda revolución cuántica que se basa en un control fino de la materia y ahí tenemos el control de átomos individualizados. Nos espera un futuro cuántico.

¿Seremos seres aumentados física e intelectualmente?

Sí y quiero vivirlo. Seremos físicamente más frágiles pero capaces de hacer más cosas.

¿Cómo será esa realidad aumentada que nos tocará vivir?

Estará orientada al entretenimiento. Los humanos solo tendrán que preocuparse por entretenerse.

¿Qué pasará con el que no consiga entretenerse?

Podrá ser asistido por una inteligencia artificial que le dirá qué es lo que debe hacer para entretenerse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook