30 de abril de 2019
30.04.2019

Canarias sale diez años después de la lista negra del paro en Europa

Bruselas distingue a las Islas como la Comunidad Autónoma en que más baja el desempleo.

30.04.2019 | 08:57
Una mujer sale de la oficina de empleo de la calle Tomé Cano

Le ha costado diez años, pero Canarias al fin ha conseguido escapar del grupo de las regiones europeas con mayores tasas de paro. Las Islas han logrado salir de la lista negra que cada año elabora la oficina estadística de la Comisión Europea, Eurostat, gracias a que fueron en 2018 la Comunidad Autónoma en que más se redujo el desempleo. La tasa de paro cayó en el Archipiélago en 3,4 puntos, una notable disminución que contrasta con la experimentada en los restantes territorios del país. Aunque todas las comunidades españolas consiguieron reducir el desempleo en el último ejercicio (la única excepción es la Ciudad Autónoma de Ceuta, donde subió en 6,6 puntos), ninguna logró disminuirlo tanto como Canarias. La que más cerca estuvo fue Cantabria, pero se quedó a medio punto de las Islas. Además, el Archipiélago figura también entre las regiones en que más cayó el paro juvenil. El único lunar sigue siendo el desempleo de larga duración, que se estanca (de hecho sube dos décimas) y continúa afectando a casi la mitad de los parados canarios.

Eurostat actualizó ayer, como viene haciendo cada abril de los últimos años, la lista negra de territorios europeos que más sufren la lacra del desempleo. Canarias ocupó para su desgracia el octavo lugar de este particular ranking en 2017. Un año antes fue la séptima región con la mayor tasa de paro de todo el Viejo Continente, y en 2015 había sido la cuarta empatada con otra comunidad española: Extremadura. Es más, en 2014 habían sonado las alarmas como nunca antes. No en vano, la oficina estadística comunitaria colocaba a las Islas en el segundo lugar del lamentable podio, solo por detrás de Andalucía. Eran las consecuencias de la crisis, que hacía estragos en el mercado laboral del Archipiélago. De hecho, Canarias llevaba entre las regiones europeas con mayores tasas de desempleo prácticamente desde el estallido mismo de la crisis. La tasa de paro osciló en el período 2009-2017 entre el 23,5% de 2017 y el 33,7% de 2013. Pero Eurostat confirmó ayer que la tendencia negativa ha terminado. Las Islas ya no están en una lista negra que encabeza el departamento francés de Mayotte (con un 35,1% de parados) y cierra la región italiana de Calabria (21,6%). Entre Mayotte y Calabria aparecen Ceuta, Macedonia Occidental, Melilla, Reunión (otro departamento francés), Grecia Occidental, Extremadura, Guadalupe (una región francesa más), Andalucía y las Islas Egeas del Norte, cuya soberanía comparten Grecia y Turquía. Es decir, este año no hay un top ten, sino un top eleven (la lista negra la integran 11 territorios y no diez, como en años anteriores), y en este aparecen hasta cuatro regiones españolas. Por primera vez en prácticamente diez años, Canarias no es una de ellas.

En el otro extremo, el de la lista de oro, figuran otras 11 regiones en las que el paro no supera el 2%. Encabezan este afortunado grupo los territorios de Praga, el Suroeste de Chequia (dos zonas de la república centroeuropea lideran la lista), Franconia Media, Tubinga y el Alto Palatinado, estos tres últimos en Alemania. La tasa de paro en todos estos casos oscila entre el 1,3 y el 1,9%, de modo que en la práctica no hay desempleo. Canarias sigue así muy lejos de estas zonas, pero su nombre al menos no está ya entre los marcados en rojo en Bruselas.

Con todo, acaso sea incluso más positivo el hecho de que el desempleo juvenil está ya por debajo del 40% (exactamente en el 38,6%) tras haber experimentado en 2018 una caída de 6,7 puntos. Solo en Madrid, Castilla y León y la Comunidad Valenciana se redujo aún más. Eso sí, el paro de larga duración no mejora. Solo subió en las Islas (hasta el 47,7%, la mayor tasa de todas las comunidades autónomas) y Navarra.

Única autonomía por debajo de la riqueza media de 2007

La riqueza media de los canarios creció el año pasado por quinto ejercicio consecutivo. El PIB per cápita supera los 21.000 euros por primera vez en diez años (la última vez fue en 2008, cuando aún había quienes negaban la crisis económica), pero todavía está por debajo de las cifras de 2007. De hecho, el Archipiélago es la única comunidad autónoma que aún no ha conseguido superar la renta media por habitante que disfrutaba cuando la crisis de las hipotecas basura en Estados Unidos escribía el primer capítulo de la recesión económica mundial. Es más, los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística corroboran las conclusiones del reciente estudio de la consultoría Corporación 5 y la Fundación DISA: la renta media de los canarios no solo sigue por debajo de la media nacional, sino que se aleja cada vez más.

Los primeros cálculos del INE cifran el Producto Interior Bruto (PIB) de España (en términos per cápita) en 25.854 euros. En el máximo están los 34.916 euros de la Comunidad de Madrid; en el mínimo, los 18.174 de Extremadura. Canarias, con una riqueza media por habitante de, exactamente, 21.031 euros, sigue mucho más cerca de la cola que de la cabeza del país. Tan es así, que es la cuarta por la cola, superando solo a Castilla-La Mancha (20.645 euros) Andalucía (19.132) y Extremadura (18.174). Y ello a pesar de que el PIB per cápita regional ha pasado de los 21.000 euros por primera vez en diez años tras crecer en 2018 un 2,2%. Un incremento que, no obstante, es el segundo más bajo de todo el país, solo por delante del 1,8% que creció la renta media en el otro archipiélago español: Baleares.

Las Islas están así a 4.823 euros de la riqueza media per cápita nacional. Pero lo más preocupante, con todo, no es esto, sino que la brecha crece un poco más cada año. Así lleva sucediendo sin remedio desde 2010.

La renta por habitante equivale en Canarias al 81,3% de la cifra nacional, cuando en el año 2000 representaba prácticamente un 98%. Ese año la riqueza media del isleño (15.570 euros) era casi la misma que la del español medio (15.935 euros). Y ¿por qué el canario es cada ejercicio más pobre en relación con el conjunto de los españoles? Por un lado por el aumento de la población, lo que no ha ocurrido en otros territorios. Pero, más allá, la única respuesta a esta pregunta la ha dado hasta el momento la patronal. A su juicio, este proceso de empobrecimiento relativo tiene su origen en la moratoria turística, que frenó la actividad en el principal sector económico del Archipiélago. Sea como sea, las Islas están también aquí en el furgón de cola.

En cuanto al PIB en términos cuantitativos (el que refleja el rendimiento económico sin ponerlo en relación con la población), este creció en 2018 en Canarias un 2,4%, dos décimas por debajo de la media nacional pero cuatro por encima de la europea. En total llega ya a más de 46.000 millones, aquí sí el techo histórico.

las cifras

20,1% Tasa de paro. Eurostat, la oficina estadística de la Comisión Europea, calcula que Canarias cerró 2018 con una tasa de paro del 20,1%. Es la ratio de desempleo más baja desde 2008, cuando la crisis económica recién empezaba, lo que le permite a la Comunidad Autónoma salir de las regiones europeas con más paro por primera vez en el último decenio.

-3,4 puntos La mayor caída en España. Según los datos que maneja Bruselas, el Archipiélago fue el año pasado la región española en que más cayó el desempleo. Del 23,5% a 31 de diciembre de 2017 al 20,1% del cierre de 2018, 3,4 puntos menos. Ninguna otra autonomía logró reducir el paro ni siquiera un 3%. La que más se acercó fue Cantabria, donde disminuyó en 2,9 puntos.

-6,7 puntos Paro juvenil. Otra de las buenas noticias que dejó ayer Eurostat es la relacionada con el paro juvenil, es decir, el que sufren los trabajadores de entre 15 y 24 años. El año pasado se redujo en 6,7 puntos, hasta el 38,6%, una de las mayores caídas del país.

+0,2 puntos Paro de larga duración. Incluye a las personas que llevan más de un año desempleadas. Subió dos décimas, hasta un 47,7%.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook