Día del Periodista 50% DTO. eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kilómetros de solidaridad

Carrera por una vida digna

El fondista canario Juan Manuel Viera creó hace ocho años en India una carrera solidaria para lograr fondos con los que ayudar a familias pobres y construir viviendas y hospitales

Una niña con problemas de visión beneficiada por los proyectos de la Fundación Vicente Ferrer y la Anantapur Ultramarathon en India.

«

La sensibilidad de un grupo de canarios, con el corredor Juan Manuel Viera a la cabeza, da aliento desde hace ocho años a los y las habitantes que, sumidos en la pobreza, viven en la región india de Andhra Pradesh gracias a la iniciativa solidaria Anantapur Ultramarathon que se celebra cada 24 de enero

«Si el mundo no se cansa

de sufrir, nosotros no podemos

cansarnos de ayudar» Vicente Ferrer

Al runner grancanario Juan Manuel Viera la realidad le dio una cachetada cuando, junto a un pequeño grupo de personas, visitó por primera vez en 2015 las instalaciones de la Fundación Vicente Ferrer en la región india de Anantapur. Allí pudieron descubrir sobre el terreno y de primera mano las diferentes y extensas áreas en las que se basa su modelo de desarrollo en la India rural, que va desde la educación a la sanidad pasando por la sanidad, el apoyo a las mujeres, la mejora de su hábitat, la ayuda a personas con discapacidad o, entre otros, el comercio justo. De aquella experiencia surgió la iniciativa Acompáñales en la carrera más importante de sus vidas, con la que Juan Manuel se comprometió a correr en la India un kilómetro por cada niño que se lograra apadrinar. La acogida fue tan grande que lo que pensó que iba a ser una carrera de pocos kilómetros acabó convirtiéndose en una prueba de ultradistancia, surgiendo así la primera edición de la Anantapur Ultramarathon (AUM), recorriendo en solitario más de 170 kilómetros.

La prueba recauda desde 2015 más de 800.000 euros que se han destinado a mejorar las condiciones de vida de miles de familias

decoration

Ocho años después y coincidiendo siempre con el 24 de enero, fecha en la que Vicente y Anna Ferrer llegaron a la India, el sur del país se prepara para celebrar la octava edición de la carrera, con la iniciativa 1km 1vida, que, gracias al dinero recaudado entre 2015 y 2021, ha permitido apadrinar a 1.025 menores; adquirir 196 bicicletas para que chicas y chicos accedan a los centros educativos de Secundaria y puedan terminar sus estudios; apoyar a 50 grupos de mujeres que están siendo acompañadas por agentes de la Fundación en su empoderamiento y su lucha por la igualdad; mejorar 153 viviendas que cambian la pobreza por dignidad a muchas familias; construir dos escuelas que garantizan el derecho a la educación de niños y niñas; apotar 25.000 euros para el proyecto de ortopedia, con soluciones para que mil personas accedan a la igualdad de oportunidades; otros 140.000 euros para la reconstrucción completa de la aldea de Yarragunta, donde residen 36 familias, y 155.000 euros más destinados a la reconstrucción de la aldea de Sundaraiah para 45 familias.

Juan Manuel Viera y Tere Linares corren junto a participantes indios en la Anantapur Ultramarathon.

Asimismo, gracias a la iniciativa de Juan Manuel Viera, que tiene un apoyo imprescindible en los tinerfeños Jorge Davó, Jaime Ramos Friend y Rosa Barrera, entre otros colaboradores, el proyecto de Anantapur Ultramarathon ha conseguido 185.000 euros para la reconstrucción completa de las aldeas de Daddanala y Billagondhipenta para 39 familias; 205.000 euros destinados a paliar el impacto de la Covid-19 y proteger a las personas más vulnerables en el sur de la India; 235.000 euros para la construcción de un centro de ortopedia y rehabilitación en Dornala y apoyar la construcción de 21 viviendas más en la región de Madakasira.

«La iniciativa crece, generando más lazos solidarios para eliminar las desigualdades en el sur de la India», dice Juan Manuel Viera

decoration

Estos hitos en un país donde más de 296 millones de personas siguen viviendo en la pobreza, lo que representa un tercio de los pobres de todo el mundo, no habrían sido posibles sin la colaboración desinteresada de hombres y mujeres que cada año se suman a esta iniciativa, más de mil en la última edición, corredores de todo el mundo que participan tanto de manera presencial como virtual (información en la web https://1km1vida.org)

«La iniciativa solidaria 1km1vida sigue creciendo, generando más y más lazos solidarios a favor de la eliminación de las desigualdades en el sur de la India», asegura Juan Manuel Viera. «Una carrera cuyo dorsal adquiere el mayor de los significados; un dorsal que literalmente cambia y salva vidas», añade el fondista.

Un grupo de corredores locales de la Anantapur Ultramarathon lucen el dorsal de la prueba deportiva.

Otro logro de la Anantapur Ultramarathon a través de 1km 1vida es haber conseguido que en cada edición participen como corredores niños, niñas, jóvenes y mujeres en situación de pobreza de la región de Prakasam, distrito de India en el estado de Andhra Pradesh, un aspecto importante en un país clasista donde a las personas que viven en la indigencia se las desprecia, convirtiendo en una tarea casi imposible sus opciones de prosperar.

En ese sentido, Moncho Ferrer, director de proyectos de FVF, reconoce que «la Anantapur Ultramarathon, después de siete ediciones, no solo ha logrado cambiar y mejorar la vida de miles de personas a través de las diferentes iniciativas impulsadas por las áreas de desarrollo de la Fundación en cada edición, sino que además ha supuesto algo que va más allá: la movilización, sensibilización y participación anual, a diferentes niveles, de miles de residentes, sobre todo en Anantapur, donde trabajamos».

«La Anantapur Ultramarathon ha logrado movilizar y sensibilizar a miles de residentes de la zona», destaca Moncho Ferrer

decoration

El testimonio de Supritha, una adolescente de Papampalli beneficiada por estas iniciativas, refleja la importancia que como herramienta transformadora tienen los planes deportivos para muchos hombres y mujeres de esa región. «Mis padres son agricultores y cuando yo era pequeña no sabía qué significaba la autoestima ni me planteaba cómo me trataban las otras personas. En casa», dice, «somos cuatro hermanos y después de ir a la escuela todos trabajábamos en el campo, aunque mis padres no querían para nosotros el mismo futuro que ellos habían tenido».

Viera, con camiseta negra a la derecha de la imagen, fotografiado en una aldea de la India que apoya su proyecto.

La chica continúa explicando que «los vecinos del poblado» le insistían a sus progenitores para que casaran a sus hijos lo antes posible pero la existencia en su localidad de una academia de hockey, impulsada por la Fundación Vicente Ferrer con apoyo de la Anantapur Ultramarathon, permitió a Supritha esquivar un previsible matrimonio de conveniencia. «Cuando la gente ve a chicas jugando al hockey se pregunta por qué no estamos en casa; dicen que el deporte no es para las niñas, pero nosotras hemos descubierto que cada persona es estupenda y todas tienen su propio talento», añade antes de recordar que «todo cambió» cuando en el centro deportivo «nos hablaron de la igualdad de género y del empoderamiento de la mujer», reconoce la chiquilla cuya experiencia comparten otras tantas jóvenes indias beneficiadas por esta iniciativa.

«Nuestras vidas cambiaron cuando nos hablaron de la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer», asegura Supritha

decoration

Desde la Anantapur Ultramarathon destacan, asimismo, «el trabajo desinteresado que realiza el equipo de comprometidos voluntarios y voluntarias que la Fundación Vicente Ferrer tiene en las Islas», canarias y canarios que esta semana —y a lo largo de la próxima— ya han comenzado a llegar al sur de la India dipuestos a sudar la gota gorda para proporcionarles un futuro próspero a quienes más lo necesitan.

El grancanario Andrés Alonso, en la inauguración de un centro costeado con fondos de la Anantapur Ultramarathon.

Teresa Linares: «Demostramos que deporte y solidaridad pueden y deben ir de la mano»

La tinerfeña Teresa Linares, campeona de España de 20 y 10 kilómetros marcha y 13 veces internacional con la Selección Española, es una de las participantes del proyecto 1km 1vida, una carrera que corrió ya en 2017 y 2018 y que ahora retoma tras el parón provocado por la pandemia. «Siempre hemos ido un equipo mixto procedente de Tenerife formado por Basilio Labrador, Pili Ramos, Kenty Siverio y yo misma y, ante todo, creo que hay que destacar la labor de Juan Manuel Viera, que comenzó él solo a correr en este proyecto que ahora cuenta con miles de participantes.

No oculta la laureada deportista «el orgullo» que le produce «que una cosa tan bonita haya salido de Canarias». «Creo que con esta iniciativa demostramos que deporte y solidaridad pueden y deben ir de la mano», añade la tinerfeña.

«Para mí también ha sido muy importante conocer de primera mano la labor que realiza en la India la Fundación Vicente Ferrer, que te hace volver a creer en las bondades del ser humano», añade Linares antes de comentar que «allí te das cuenta de cómo se pueden tender puentes, por muy lejos que estemos. Te impacta un poco ver las realidades que viven otras personas. Yo llegué allí para poner mi granito de arena y, en las anteriores ediciones, cuando he vuelto a Tenerife regreso cargada con una montaña de ilusiones y sensaciones que nunca podré olvidar».

Como Andrés Alonso cuenta, la prueba 1km 1vida no es una competición sino más bien una herramienta. En ese sentido, Tere Linares explica que más allá del trabajo solidario «está la visibilización del deporte y sobre todo del deporte femenino» en un país donde los derechos de las mujeres que viven en la pobreza son inexistentes. «Es muy difícil transmitir cómo viven ellas allí nuestra labor», añade esta comprometida deportista que tiene apadrinada a una niña a través del proyecto de la Anantapur Ultramarathon. «Gracias a mi aportación ella ha podido estudiar y con ese gesto beneficia a toda su comunidad», argumenta.

Un grupo de corredores locales de la Anantapur Ultramarathon lucen el dorsal de la prueba deportiva. | LA PROVINCIA/DLP

Andrés Alonso: «Es bárbaro comprobar lo que se puede ayudar con solo 21 euros»

De toda la vida el grancanario Andrés Alonso ha sido un apasionado del deporte. «Soy corredor y deportista pero no sabía nada de este proyecto hasta que en una ocasión una amiga, también corredora, Laura Barrera, me habló de él y me animó a viajar a la India», recuerda sobre aquel primer contacto en 2022. Dice que sin contarle nada a nadie se plantó en una agencia de viajes y se sacó el billete de avión: «Pensé que si iba a poder correr y conocer otro país, tampoco perdía nada».

«Siempre he sido muy receloso con las ONG porque he pensado que hay dinero que no llega a ninguna parte, así que también quería saber cómo funcionaba eso», añade antes de reconocer que «no sabía ni adónde iba ni qué me iba a encontrar». Su sorpresa fue enorme «porque comencé a conocer a personas interesantísimas, con mucha vocación solidaria, que hacían maravillas para ayudar a los más desfavorecidos». Fue entonces cuando Alonso se enganchó a la carrera y a la labor de la Fundación Vicente Ferrer. «Es asombroso comprobar lo que se puede hacer en ese país con los 21 euros de cuota que se pagan mensualmente para ayudar a los más necesitados», afirma Andrés, que tampoco olvida los casos de chicos que gracias al proyecto de apadrinamiento acabaron los estudios de Medicina y ahora son médicos que trabajan como voluntarios en los centros hospitalarios de la propia Fundación en India u otros que acabaron Magisterio y hoy son profesores en las escuelas del proyecto, una iniciativa gracias a la cual se construyen también casas, hospitales y escuelas para quienes viven sin medios. Sobre la carrera 1km 1vida, el grancanario destaca «cómo te reciben los habitantes de las aldeas por donde transcurre la prueba, unas 70 en total; aquello es una fiesta, con tambores y todo nos esperan», dice sobre el modo en que los beneficiarios de este proyecto nacido en Canarias tratan de agradecerles a los corredores lo que están haciendo por ellos. «Y al final, ¿sabe qué?: que no se trata solo de correr. ¡Es mucho más que eso!», concluye.

Compartir el artículo

stats