Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciclismo y turismo, un tándem de éxito

Con una audiencia potencial de 400 millones de personas en 190 países de todo el mundo y un impacto publicitario estimado en 6.320 euros por segundo, este viernes comienza una Vuelta que excluye de nuevo a Canarias

Perico Delgado se cruza con el pelotón en la etapa de Tenerife de La Vuelta de 1988. En la portada de El Dominical, reproducción del cartel de aquella edición, la 43ª. LA OPINIÓN DE TENERIFE

El próximo viernes arranca una de las competiciones ciclistas más importantes del mundo, La Vuelta, y lo hace por cuarta vez en su historia desde el extranjero. El pelotón comienza su andadura en los Países Bajos, en la ciudad de Utrecht, con una contrarreloj por equipos. La carrera no volverá a territorio nacional hasta la cuarta etapa y se cerrará, tras completar las 21 previstas, en Madrid. 

En sus 3.280 kilómetros y con 22 equipos participantes, la ronda española visita este año diez comunidades autónomas y estrena 23 sedes: 12 salidas y 11 metas inéditas. Canarias vuelve a quedarse fuera del recorrido como ha sucedido en otras 76 ediciones. La de 1988, la edición 43ª, es la única que ha rodado por el Archipiélago pese a que Unipublic, la empresa organizadora, lleva años mostrándose interesada en volver a traer este evento deportivo a las Islas.

El paso de La Vuelta reporta un sinfín de ventajas para el desarrollo de las poblaciones por las que transcurre la ruta; la carrera es un magnífico recurso promocional, un espectáculo deportivo que conlleva una enorme repercusión mediática y una publicidad internacional idónea de los paísaje y entornos naturales que recorren los ciclistas. Durante las emisiones, millones de televidentes son espectadores de un larguísimo spot televisivo.

La web Apuestas Deportivas calculó el año pasado el impacto publicitario en televisión de una carrera que se emite en 190 países a través de distintas plataformas y que alcanza una audiencia de hasta 400 millones de espectadores. El resultado de la estimación es que un segundo de La Vuelta equivale a un impacto publicitario de 6.320 euros. Para calcular esta cifra se tuvo en cuenta que la audiencia media de la competición supera cada día en España el millón de espectadores, por ello se tomó como referencia un valor de 650 euros por un segundo de emisión en una franja horaria con una audiencia similar. Los 5.670 euros restantes equivalen al impacto publicitario de la retransmisión en el resto de países en los que se emite, cada uno con una audiencia media de 90.000 espectadores diarios.

Dos grandes eventos sociales como el deporte y el turismo, que arrastran a millones de personas. Las imágenes televisivas en plena competición y los paisajes al paso de los corredores despiertan la atención tanto de los aficionados al ciclismo como de los amantes de viajar.

Un poco de historia

Thomas Cook fue, en Reindo Unido, el primero que se puso en marcha un viaje organizado: en 1841 fletó un tren para un grupo de personas de Leicester que acudían a un congreso en la localidad de Loughborough. Resultó todo un éxito. A partir de ese momento continuó organizando excursiones y viajes para grupos más numerosos que se sumaban a este fenómeno social. Con el tiempo, los viajes turísticos empezaron a tener destino en el extranjero. Esta nueva actividad tardó unos cuantos años en llegar a España, donde también despertó interés. En 1910 se creó la primera agencia de viajes española. 

El incipiente turismo seguía en auge cuando España ingresó en el FMI (Fondo Monetario Internacional) en septiembre de 1958. Fue por entonces cuando Canarias se apuntó a esta moda de la mano de Alejandro del Castillo y Bravo de Laguna, conde de la Vega Grande, que impulsó la apertura de la economía a través del turismo nórdico en las Islas. Desde ese momento comenzó a promocionarse turísticamente el Archipiélago y empezaron a llegar en vuelos chárter los primeros turistas suecos. El resultado de aquella apuesta es conocido: las Islas se han convertido en una potencia turística mundial. 

La Vuelta Ciclista a España tuvo su origen en 1935 con el Gran Premio de la República, un acto deportivo que reunió en su inicio a unos 50 participantes para recorrer 3.425 kilómetros en catorce etapas. Después de celebrarse la segunda edición, en 1936, la carrera se suspendió por la Guerra Civil española. La carrera volvió en 1941, pero de nuevo sufrió un parón de cuatro años por culpa de la Segunda Guerra Mundial. 

Una vez finalizada la contienda, los responsables del Diario Ya, interesados en recuperar el evento ciclista, se hicieron cargo de su organización en 1945. Sin embargo, en 1950 renunciaron a continuar con la prueba ciclista. En 1955, representantes de otro periódico de tirada nacional, El Correo Español-El Pueblo Vasco, retomaron la organización. Así hasta 1975, cuando Enrique Franco y familia fundaron la empresa Unipublic, que aún está al frente de la competición. Javier Guillén Bedoya es su director desde 2008. En 2014, el grupo ASO (Amaury Sport Organisation), empresa francesa organizadora de grandes eventos deportivos como el Tour de Francia, se hizo con el 100% de sus acciones.

Televisión Española había empezado a emitir resúmenes nocturnos diarios de la carrera a partir de 1960. A mediados de los setenta empezaron a retransmitir completas y en directo algunas etapas (contrarreloj, prólogos, la etapa final...), pero no fue hasta 1982 cuando se emitió en directo la primera etapa en ruta completa de la historia: Logroño-Zaragoza. Desde 1983, TVE ha retransmitido íntegramente todas las etapas de La Vuelta (en La 1, La 2 o, desde 2010, en Teledeporte y La 1).

El turismo es una fuente de ingresos, de puestos de trabajo y levanta la economía de muchos países, por eso su promoción es básica. Unipublic ideó el siglo pasado una vía que unía turismo y deporte: la competición ciclista que muestra, allá por donde transcurre la carrera, paisajes, historia, playa, cultura... Al paso del pelotón, el locutor ofrece detallada información de los lugares que atraviesa, acaparando el interés de muchísimos seguidores deportivos. La Vuelta es una amplia ventana que durante todos los días de competición muestra el fabuloso tándem que hacen turismo y ciclismo televisado, dos actividades que unieron sus fuerzas para convertirse en un excelente recurso promocional.

Los datos

La caravana rodante de La Vuelta moviliza cada año, entre otros, a cerca de 3.000 personas -de las que una buena parte, más de 1.000, son periodistas de hasta 34 nacionalidades distintas-, 900 coches o dos aviones que se encargan de que funcione una de las tres grandes competiciones por etapas del mundo, un espectáculo ambulante que congrega a más de 340 medios de comunicación acreditados. El objetivo del dispositivo que organiza y controla Unipublic es ambicioso. Desde la meta de cada etapa, el furgón de TVE ofrece la señal internacional que reciben cuatro motos y dos helicópteros para mostrar la carrera y el territorio nacional a más de 190 países. 

La Vuelta, cuenta con una audiencia media de 4,4 millones de personas en sus 21 días de competición, razón por la que puede ser considerada como uno de los escaparates publicitarios más grandes del mundo, tanto en lo deportivo como en lo turístico. Las retransmisiones en TVE, Eurosport, la NBC, ESPA, Caracol, Súper Sport, Bein, JSport, SBS o Sky Sports, convierten este evento en una gran ventana abierta al mundo. Es uno de los pocos deportes que se emite por TV en abierto en España durante varios días seguidos, 75 horas de directo en total repartidas de la siguiente forma: 21 horas en La 1 y 54 horas en el canal Teledeporte.

Los beneficios que genera la carrera también son cuantiosos, y según los datos, allá por donde rueda el pelotón, al año siguiente se registra un incremento de visitantes. Por tal motivo, muchas comunidades autónomas solicitan que la Vuelta pase por su territorio y negocian para que la presencia se repita en futuras ediciones. 

Canarias fue una vez testigo de este fenómeno. La repercusión que tuvo el Archipiélago con la salida de la Vuelta Ciclista a España en 1988 favoreció probablemente la llegada de nuevos turistas pero, sobre todo, la de equipos ciclistas o corredores que se animaban a venir por libre para preparar su temporada en las Islas.

Compartir el artículo

stats