Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Territorio vintage

La impactante salida del armario de Ellen DeGeneres

Ellen DeGeneres aprovechó el final de la cuarta temporada de la serie ‘Ellen’, en 1997, para anunciar que era lesbiana P Hubo rechinar de dientes, pero cambió la ficción para siempre

(L) | ELD

La noche del 30 de abril de 1997, en horario de prime time, 42 millones de telespectadores sintonizaron la cadena ABC para presenciar un hito televisivo: la salida del armario de Ellen Morgan, el personaje que Ellen DeGeneres encarnaba en la exitosa serie Ellen. Entonces, hace 25 años, la presencia del colectivo LGTBI en la pequeña pantalla (sobre todo en lo que respecta a papeles protagonistas) era ínfima, casi anecdótica. Pero gracias a El episodio del cachorro —el título que recibió aquel capítulo— las tornas cambiaron para siempre.

En diciembre de 1996, cuando DeGeneres apareció en The Larry Sanders Show, el actor y humorista Garry Shandling no tuvo reparo en consultarle por qué Morgan no había intimado con ningún hombre. Su respuesta no pudo ser más clara: «Lo habría hecho, si hubiese aparecido alguno lo suficientemente femenino».

La pregunta no le pilló por sorpresa. De hecho, como detalló en Vanity Fair Dava Savel, la que fuera productora ejecutiva de la sitcom, algo antes, en mayo de 1996, la estrella ya se había reunido con parte de su equipo para exponerles una idea: aprovechar el final de la cuarta temporada para desvelar al mundo su orientación sexual. No solo la de su ficticio alter ego, también la suya.

La oscura etapa

«Nadie entendía lo oscura que era esa etapa para mí. Estaba realmente en una profunda depresión. Nunca había estado tan deprimida en mi vida», rememoró ella misma en 2017 a la agencia de noticias Associated Press.

El camino a la exoneración no fue fácil. «En realidad, la razón por la que lo llamamos El episodio del cachorro es porque cuando los guionistas les dijeron a los ejecutivos que querían que saliera del armario, ya que mi personaje necesitaba estar en una relación después de cuatro años de no estar en una, alguien del estudio dijo: 'Bueno, consíganle un cachorro. Ella no va a salir», aclaró hace un lustro en The Ellen DeGeneres Show, el popular talk show que presenta desde 2003.

Pese a ese rechazo inicial, Dean Valentine, el otrora presidente de Walt Disney Television —propietario de la cadena ABC—, sí tuvo una reacción sorprendentemente positiva. Una vez obtenida su aprobación, la maquinaria se puso en marcha. Todo, hasta el más mínimo detalle, se llevó con sumo secretismo. Tal es así que, como explicó en Associated Press, «los guiones estaban escritos en papel rojo para que no se viera la tinta negra. Se destruían al final de cada día y se guardaban en una caja fuerte. Era una locura. Era como si fuésemos espías o algo así».

La portada de la revista ‘Time’.

La portada de la revista ‘Time’.

Punto de inflexión

En cualquier caso, el gran punto de inflexión para DeGeneres ocurrió el 14 de abril de 1997. Ese día los quioscos amanecieron con un nuevo número de la revista Time en cuya portada podía leerse: «Yep, soy gay». «No creo que hubiese podido hacer esto hace mucho tiempo. No creo que la gente lo hubiera aceptado tan fácilmente como ahora. Hoy por hoy, me siento cómoda conmigo misma. Y no tengo que temer que algo así dañe mi carrera porque ahora tengo el control, más o menos. Nadie puede hacerme daño», aseguró en la prestigiosa publicación.

Tras ello, concedió dos entrevistas más. Una a la periodista Diane Sawyer y otra, a Oprah Winfrey. Esta última fue célebre porque junto a ella se sentó la actriz Anne Heche, su pareja en aquel momento. Al verla, el pastor Jerry Falwell la tildó de «Ellen Degenerada».

La grabación en vivo y con público de El episodio del cachorro no estuvo exenta de controversia. ABC recibió un aluvión de cartas homófobas. Incluso hubo dos amenazas de bomba minutos antes de que las cámaras se encendieran.

Castigo a Laura Dern

Aunque si alguien se vio afectada por prestarse a hacer un cameo, sin duda, esa fue la actriz Laura Dern: después de meterse en la piel de Susan, la mujer de la que Ellen Morgan se enamoraba perdidamente, Hollywood prescindió de sus servicios durante casi dos años. Las otras estrellas invitadas que apoyaron a DeGeneres en el histórico capítulo —la propia Winfrey, K. D. Lang, Demi Moore, Gina Gershon, Jenny Shimizu o Billy Bob Thornton— también se enfrentaron a la animadversión de parte de la audiencia.

El episodio del cachorro se alzó con un Premio Peabody y el Emmy a mejor guion de comedia el 14 de septiembre de 1997. Ellen únicamente tuvo una temporada más y se canceló el 22 de julio del año siguiente. Sin embargo, su legado es innegable: abrió las puertas de par en par para que las ficciones estadounidenses, al fin, incluyeran más tramas y personajes de peso LGTBI. Desde entonces la televisión no ha vuelto a ser la misma.

Compartir el artículo

stats