Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ovidio Ceñera González Jefe del departamento de sastrería y caracterización del Teatro Real

Ovidio Ceñera: «Entregarnos a lo desconocido hace más interesante nuestra profesión»

Ovidio Ceñera González

Ovidio Ceñera González (Sama de Langreo, Asturias) es toda una institución de la sastrería en el panorama nacional e internacional de las artes escénicas. A su amplia y exitosa trayectoria en el madrileño Teatro Real se suma ahora la confección del vestuario del montaje operístico El Abrecartas, ideado por la figurinista Silvia Delagneau, cuyo estreno mundial tendrá lugar el próximo miércoles en Madrid con el tenor canario Airam Hernández como protagonista en el rol de Federico García Lorca.

¿Cómo se enfrentan usted y su equipo al proyecto de El Abrecartas?

Con la ilusión y la incertidumbre con la que se empieza un proyecto desde cero. La historia, la época, el equipo artístico... Todo influye a la hora de empezar a trabajar. Desde luego, para nosotros lo más importante e interesante es conocer a la figurinista, los bocetos, sus ideas y saber cuál es su punto de partida para empezar a realizar lo que nosotros llamamos su sueño.

¿Y enfrentarse a vestir a un elenco durante una historia que transcurre a lo largo de tanto tiempo está siendo sencillo?

Sí. No está siendo difícil porque Silvia Delagneau, la figurinista [algunos de sus bocetos se reproducen en estas páginas], tiene las ideas muy claras y sabe a dónde quiere llegar. Nos ha dado tanta información y tan clara que solo tenemos que dejarnos llevar y en eso también consiste nuestro trabajo: en entregarnos a lo desconocido y, en este caso, con un poco de cultura general y los años de experiencia en nuestra profesión, hace que lo desconocido sea aún más interesante. Como ve, nosotros no solo cosemos y caracterizamos sino que nos implicamos en la parte artística y eso los figurinistas lo agradecen enormemente.

¿Cuántas personas están trabajando junto a usted en la confección del vestuario y de cuántas piezas de ropa hablamos? Tengo entendido que tienen un especial interés los tocados...

En la sastrería hay trece personas dedicadas a la producción de El Abrecartas y en caracterización son catorce las que participan en el espectáculo. Es importante aclarar que tanto en sastrería como en caracterización los equipos se forman para bajar al escenario, pero en los talleres todos participan no solo de la producción que se está preparando sino, también, en la que en ese momento está en escena, como es ahora Gotterdammerung, y eso lo hace todo más difícil y a la vez más interesante. Aún no sabemos cuántas prendas tenemos porque cada día hay algo nuevo; en los ensayos siguen creando y eso forma parte de la formación del espectáculo. En estos momentos yo creo que hay alrededor de 100 trajes. Parte de ellos se han hecho en talleres externos y otros aquí, en los talleres del Teatro Real. En cuanto a los tocados, tienen el mismo interés que el resto de prendas pero lo importante en este caso es que por primera vez se han hecho en nuestros talleres y sin haber tenido conocimientos previos. Son tocados muy bonitos y muy difíciles de elaborar. Han quedado espectaculares y nos abre un nuevo campo de trabajo. Se realizaron en la unidad de caracterización y para nosotros supone un reto que tenemos que completar con nuevas producciones.

¿Qué destacaría de importante de este proceso a la hora de enfrentarse a él y en qué se ha inspirado?

Bueno, es un estreno mundial. Se trata de una generación de poetas, escritores y artistas que marcaron un época en España y que incluye a figuras irrepetibles como Lorca, Vicente Aleixandre, Miguel Hernández, etcétera. Y la inspiración me la da Silvia Delagneau que, como figurinista, es quien nos transmite las ideas. Por supuesto, todas estas figuras que antes he mencionado ya por sí mismas sirven de inspiración para las mil cosas que se puede imaginar.

Compartir el artículo

stats