Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego Ibáñez, Clara Sans & Ana Telenti | Protagonistas de ‘Cardo’

«La trama es muy cruda, no hay medias tintas»

(L) | ATRESPLAYER

Eva (Ana Telenti) y Bego (Clara Sans) son dos de los personajes secundarios de la serie de Atresplayer Premium Cardo, pero que sirven de gran apoyo a María, la protagonista. No lo es tanto Gabriel (Diego Ibáñez, el cantante del grupo Carolina Durante, que debuta aquí como actor), el chico al que la joven decide acercarse y que, por razones ajenas a ellos, la lleva a hundirse más si cabe en el pozo. Los tres actores explican su experiencia trabajando en una serie tan poco convencional.

Presenten a sus personajes.

Diego Ibáñez (D. I.): Gabriel es un chico bastante normal, pijito, nervioso, tímido y con un peculiar sentido del humor. Un tipo familiar.

Ana Telenti (A. T.): Eva es la mejor amiga de María de toda la vida, se han criado juntas en Carabanchel. Es una mujer hecha a sí misma que trabaja en una clínica de estética y es la fiel escudera de María, que está ahí siempre pase lo que pase.

Clara Sans (C. S.): Bego es la amiga de la vida adulta de María. Trabaja en publicidad y ahora comparten piso. Es muy segura de sí misma, sabe siempre lo que tiene que hacer todo el mundo, pero luego para ella tampoco tiene las cosas tan claras.

¿Están de acuerdo en que la serie retrata a su generación? Algunos padres se van a asustar.

A. T.: No deja de ser una ficción y todo está concentrado. En seis capítulos ocurren muchas cosas. Pero sí que es un retrato generacional en cuanto a lo perdidos que nos hemos sentido todos en algún momento, en que creo que, en general, nos queremos mal, nos han enseñado mal en este sentido. Y hacerte adulto tiene que ver con esto, en hacerte cargo de las decisiones que tomas y de lo que te pasa. María está en un punto muy extremo de su vida, y entiendo que eso puede estar más alejado de la gente. Pero sí que nos sentimos identificados con ella en el hecho de sentirnos perdidos, en pensar en algún momento que no somos lo suficientemente buenos. Eso es algo común a cualquier generación.

C. S.: Los padres deberían estar contentos de que por fin se hable del vacío, se muestre para poder seguir adelante, porque todo el mundo ha estado mal en algún momento. Sí que hay una parte más extrema porque es ficción, pero es que Cardo es honesta y el vacío está retratado tal cual.

Cardo es una serie muy cruda, realista. También en las escenas de sexo. ¿Cómo las afrontaron?

C. S.: Cardo era mi primer proyecto y las creadoras fueron increíbles. Yo tenía mi momento sexo en el segundo capítulo y el director me dijo que haríamos hasta donde yo quisiera. Al final fue la escena que menos me costó, porque me cuidaron muchísimo y estuve muy a gusto.

D. I.: Yo casi lo he pasado peor viendo esas escenas en la premiere que haciéndolas. Recuerdo estar en casa y pensar: ¡Uf, mañana tengo que rodar eso! Estaba bastante rallado con esas secuencias pero el equipo fue muy cercano. Al final, tienes que pensar que es la vida.

A. T.: Que no se hable de ello no implica que no esté ocurriendo. Y aquí se habla de ello.

Cardo muestra una realidad incómoda.

D. I.: Más que incómoda, es como muy cruda. Estamos acostumbrados a que todo sea un poco a medias tintas y aquí es todo tal y como es. Y eso impacta.

A. T.: No ofrece una visión condescendiente, porque la realidad es cruda. La vida es eso, tiene momentos maravillosos y otros que no lo son, así como los lugares intermedios. Y Cardo habla de todo eso.

Compartir el artículo

stats