Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Resumen 2021 | Canarias

El año de la recuperación

La actualidad de las Islas se ha visto marcada en materia política por un aumento de la pobreza, desacuerdos con el Estado y algunos trasteos económicos que han acabado siendo investigados

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres (izquierda), y el consejero Julio Pérez, en un pleno del Parlamento. Andrés Gutiérrez

«Canarias comienza a salir de la crisis», decía el 24 de marzo pasado, en el transcurso del debate del estado de la Nacionalidad, Ángel Víctor Torres, pero la situación durante los meses posteriores es que las islas, efectivamente, han mejorado con respecto a 2020 (algo relativamente sencillo tras el cero turístico y el frenazo de la economía), pero parece que recuperación es una palabra demasiado larga para que se escribiese en tan sólo los nueve meses posteriores.

Y así estamos desde enero, con un paso hacia adelante y, de repente, dos para atrás. El 23 de ese mes se decide el aplazamiento de impuestos a empresas y particulares por el plan contra los efectos de la Covid 19, aunque las cifras reflejan que el virus destruye más empleo en Canarias que durante la crisis financiera de 2010, dejando datos tan dramáticos como el publicado el 9 de febrero: El Archipiélago cuenta con 51.000 pobres más a consecuencia de la pandemia (en julio se anuncia que el total de personas a las cuales la crisis sanitaria ha llevado a la pobreza extrema en Canarias son 149.000). Sin embargo, las fortunas de las Islas resisten el golpe de la pandemia mientras que los fondos buitre se lanzan a cobrar las deudas de los canarios menos afortunados.

Enero fue también el mes en el que la familia Del Castillo deja Binter y el resto de los socios se reparten sus acciones. Pedro Agustín del Castillo vendía en el mes de diciembre su participación, un 19,44% que controlaba Casticapital, el family office a través del que una de las mayores fortunas del Archipiélago vehiculizaba su presencia en la compañía aérea canaria.

Dos días antes, el 5 de enero, acababa en los tribunales el Plan Parcial de El Mojón, en Tenerife, la mayor bolsa de suelo turístico de Canarias, después de que la Junta de Compensación, que representa a los propietarios de las parcelas de este gigantesco espacio de expansión urbana de un millón de metros cuadrados, hubiese abierto el procedimiento para recurrir la negativa del alcalde, José Julián Mena, a dar el visto bueno al entramado de calles, parques y servicios —saneamiento, agua, luz, telecomunicaciones, mobiliario urbano— que los dueños de los terrenos habían dado por acabado. Ese nuevo embrollo en el urbanismo de Arona afecta a las dos únicas licencias en vigor concedidas a proyectos privados en El Mojón, en ambos casos para hoteles de lujo.

El 8 febrero se publica, asimismo, que cabildos y ayuntamientos de Canarias han realizado pagos opacos por valor de 17 millones de euros. Sólo trece días después, el Gobierno de Canarias, con la imprescindible ayuda del diputado por Gran Canaria, Pedro Quevedo, logra que se consolide el descuento aéreo del 75% para las islas, tal y como había prometido en un primer momento el Estado.

En esa tesitura de colaboraciones, inesperadas o no, el 26 de febrero dimite el presidente del Cabildo de Fuerteventura Blas Acosta, alentando la formación de nuevos pactos insulares. PSOE, CC y PP abrían entonces contactos para darles un giro a a los gobiernos de cabildos y ayuntamientos en Fuerteventura, Lanzarote, La Palma y Tenerife.

La banca, que también se ha visto afectada por la crisis de la Covid 19, encara un ajuste de 800 empleos en las islas. La fusión de Caixa Bank y Bankia, por ejemplo, obliga a reestructurar las plantillas y las oficinas de ambas entidades bancarias en las islas.

Con el titular El 'baby boom' envejece se informaba en marzo de que las islas afrontan uno de sus mayores desafíos demográficos ante el dato de que uno de cada cuatro canarios tendrá más de 65 años en 2035. Además, la natalidad no solo no aumenta sino que disminuye en Canarias.

Lo que no para de crecer en las islas son los casos de blanqueo de capitales, con un nuevo caso descubierto al día por los registradores. El 12 mayo asume su cargo el nuevo presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), Juan Luis Lorenzo Bragado, quien, en su toma de posesión, anunció una especial atención a los ayuntamientos «más colapsados» de las islas como son Granadilla de Abona (Tenerife), Puerto del Rosario (Fuerteventura), Arona (Tenerife) y San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), en este último caso abordando la problemática derivada de la inmigración irregular.

El sector vitivinícola del Archipiélago, una de las joyas agrícolas y culturales de canarias, ha perdido durante la última década 2.400 hectáreas de viñedos, se anunciaba el 7 de junio, aunque más dramática resultó la crisis a la que se debió enfrentar el Gobierno de Torres y su pacto de las flores ante la decisión unilateral del Estado para imponer una reforma sin negociación del Régimen Económico Fiscal (REF).

La periodista Vidina Espino abandona Ciudadanos en junio y abre una batalla frontal con los líderes nacionales de la formación. Mientras que otra política, María Australia Navarro, anunciaba a finales de noviembre su renuncia a volver a liderar el PP de Canarias.

En julio se supo que las islas dejaban de ingresar 840 millones de euros por un mal cálculo del PIB, al no haber tenido en cuenta que los impuestos son más bajos en el Archipiélago que en el resto del país, y aunque el 28 de octubre se festejaba que el mayor presupuesto de la historia de las islas animaba la recuperación, el 7 de diciembre el Gobierno regional recelaba de la financiación autonómica por parte del Estado.

Compartir el artículo

stats