Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Cada día se vende algo de Harry Potter»

Los establecimientos especializados de Canarias se preparan para una nueva avalancha de pedidos ante el reestreno de la primera película en cines

«Notamos un aumento de ventas con motivo del 20 aniversario de Harry Potter y la piedra filosofal pero realmente cada día se vende algún artículo relacionado con la saga», explica Carlos Villaplana, responsable de la tienda The Quest Arte Fantástico, en Las Palmas de Gran Canaria, un establecimiento que viene a ser algo así como el nirvana de los amantes del manga y la literatura juvenil en cuyas estanterías conviven un sinfín de artículos relacionados con el universo Potter, desde libros de conjuros y recetas a funkos, capas de invisibilidad o una amplísima gama de varitas mágicas.

La tienda especializada El Árbol Blanco, en La Laguna, es una de las pocas tiendas de Tenerife que vende tal cantidad de productos de la saga de Harry Potter. Aunque los ofrece desde hace años, en los últimos tiempos cuenta con una mayor variedad de artículos puesto que el estreno de la saga cinematográfica Animales fantásticos y la emisión de las películas de Harry Potter en televisión en prime time han dado forma a una nueva generación de seguidores de este universo mágico. «La gente ha vuelto a enamorarse de Harry Potter», resume la propietaria de la tienda, Águeda Ruiz de la Fuente, quien añade que uno de los productos estrella son las varitas.

Existen unos 35 modelos diferentes que corresponden a las varitas que los protagonistas de la saga empleaban en las películas y son las que más se venden, ahora y siempre, aunque últimamente también triunfan mucho los Funko pop. Ahora que se cumplen dos décadas del estreno de la primera de las películas del joven mago, «se ha notado un repunte en las ventas de estos artículos», afirma la empresaria quien recuerda que hace poco tiempo se lanzó un lote de las ocho películas en una edición coleccionista que se vendía dentro del Expreso de Hogwarts, el tren que lleva a los alumnos hasta la Escuela de Magia, y «a pesar de su elevado precio, no tardamos mucho en venderlos».

«La gente tiene ansias de hacerse con todos estos productos», a pesar de que la saga se puede ver a diario en plataformas como Netflix o HBO, «pero los verdaderos seguidores prefieren tener las películas en formato físico», declara Ruiz de la Fuente, quien añade que también el perfil de los compradores ha ido variando con el tiempo.

«Cuando se estrenó la saga en cines, los compradores potenciales eran jóvenes que ahora tienen algo más de 30 años pero en los últimos cinco años el público vuelve a renovarse y vuelve a ser joven», explica la propietaria de El Árbol Blanco quien celebra que jóvenes de unos 8 años estén ahora descubriendo la saga.

Por último, Carlos Villaplana destaca entre los seguidores de las novelas y películas de Harry Potter «su afinidad» con los villanos porque su personalidad está muy humanizada y bien desarrollada en las novelas. Todos tienen un buen argumento que lo justifica», concluye.

Compartir el artículo

stats