Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retrato de una sociedad dividida y aterrada

Los artistas Víctor Ezquerro y Alexis W reflexionan sobre el mensaje actual de la obra de Picasso

Miradas sobre el 'Guernica'

Miradas sobre el 'Guernica'

«El Guernica retrata una época que yo no viví pero que refleja el momento de una sociedad dividida y aterrada, desbocada por el sufrimiento y el dolor, en la cual las herramientas del artista servían para transmitir esa sensación de miedo que en la sociedad actual nada tiene que ver con la realidad de aquella época», explica el artista tinerfeño Víctor Ezquerro cuando se cumplen 40 años de la llegada a España de la obra de Pablo Picasso. «Hay una imagen que se está convirtiendo en icónica de nuestro tiempo y que es la de la llegada de cayucos a Canarias. Esa realidad me traslada al sufrimiento de esos hombres y mujeres», dice el fotógrafo herreño Alexis W. sobre el mensaje reivindicativo de la pintura de referencia de Picasso. «Esas embarcaciones empleadas por las y los migrantes africanos para alcanzar nuestras costas suponen un ejemplo de la supervivencia además de un referente cultural de nuestra época», agrega el artista canario sobre lo que describe como uno de los horrores «de nuestra época». «Ante una situación como la actual cada persona puede elegir su camino pero en los años en los que se pinta el Guernica no había muchas opciones de seleccionar una manera en la cual reivindicar un discurso», añade Ezquerro sobre la influencia de la obra de Picasso en el mensaje actual de los creadores. A día de hoy, el Guernica representa la más clara imagen de una pintura reivindicativa pese a que fue pintada en 1937. Desde entonces nunca ha existido una obra que resumiera el discurso de una época.

Dora Maar a lápiz sobre papel

Las fotografías que del proceso creativo del Guernica realizó la fotógrafa Dora Maar han servido de inspiración al artista grancanario Aythamy Armas —@aythamy_armas— para su acercamiento a la obra de Picasso cuando se cumplen 40 años de su retorno a España. «La idea con la que trabajé ha sido la de centrarme sólo en la línea, que es como trabajo con mis cuadros, teniendo como única referencia las fotos que hizo Dora Maar del proceso de elaboración del cuadro», explica el creativo. Realizado en lápiz conté sobre papel, el pintor canario repite en este personal trabajo la figura casi espectral de una de las cuatro mujeres que Pablo Picasso plasmó en su obra.

Compartir el artículo

stats