Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MIRADAS SOBRE EL 'GUERNICA'

40 años en España de una obra irrepetible

Creadores y especialistas canarios en arte analizan la influencia del ‘Guernica’ y trasladan al siglo XXI el mensaje del cuadro de Picasso cuando se cumplen cuatro décadas de su llegada a nuestro país

Miradas sobre el 'Guernica'

Miradas sobre el 'Guernica'

En el arte de los siglos XX y XXI todos los caminos, o al menos muchos de ellos, nos llevan al Guernica. Cuando se cumplen 40 años de la llegada a España del cuadro de Pablo Picasso, el 10 de septiembre de 1981, especialistas en arte y creadores canarios coinciden en definir esta obra como «irrepetible» además de considerarla «una fuente de inspiración» para distintas generaciones de artistas a quienes, en el caso de los consultados para elaborar este reportaje, se les invitó no sólo a analizar el impacto actual de esa pintura o abordar una reinterpretación de la misma sino a plantearse qué mensaje o denuncia centraría a día de hoy una pieza tan influyente como esta.

La crisis de Afganistán, el drama de los cayucos, la homofobia, la pobreza o la banalización de la imagen efímera en una sociedad donde prevalece lo bello frente al drama y el dolor son algunos de los asuntos que, según la decena de entrevistados, podrían centrar en 2021 el discurso de una pieza tan influyente como el Guernica. «Pero para poder pintar un cuadro de tanta importancia, por encima de todo, debería surgir un artista de la talla y la genialidad creativa de Picasso», explica Pepe Dámaso, cuya anecdótica relación con la llegada a España del Guernica sirve de hilo conductor para recordar desde Canarias aquel momento histórico.

El consumo inmediato y la banalización de la imagen en el siglo XXI

«Picasso realiza el Guernica entre mayo y junio de 1937, entre uno y dos meses después de los bombardeos sobre la ciudad vasca. Hoy, en pleno 2021, la respuesta a un hecho así no hubiera sido resuelta con un cuadro; la hubiésemos consumido a base de publicaciones en redes sociales y estaríamos consternados e indignados durante 24 o 48 horas, justo lo que dura una story de Instagram», explica el artista grancanario Rancho Rocket —@ranchorocket— sobre su aproximación a la pieza de Picasso. «Crearíamos un hashtag para canalizar la solidaridad instantánea y miles de post se compartirían y se harían vírales. En pocos días ya estaríamos a otra cosa, porque las reflexiones en el siglo XXI no pueden tener más de 280 caracteres y las imágenes no sobreviven más de 15 segundos. Hoy el Guernica», prosigue este creador, «lo hubiéramos consumido rápido porque las pantallas de nuestros móviles necesitan imágenes nuevas, de lo que sea. Nos vale una catástrofe natural, una agresión homófoba, las vacaciones en la playa o unas fotos en el gimnasio. Nos da igual con tal de que podamos deslizar el dedo y pasemos a la siguiente imagen. La respuesta de Picasso fue rapidísima: pintó el cuadro entre uno y dos meses después del bombardeo. Hoy la respuesta hubiera sido instantánea pero el cuadro, por la rapidez en su elaboración, sería el preámbulo de lo que es un post en redes, un ejemplo de la banalización en el consumo de imágenes gracias a los móviles»

«En la Casona del Retiro de Madrid nos reuníamos muchos estudiantes de Bellas Artes, como Cristino de Vera o Antoñito López, para dibujar a mediados de los años 50 del siglo XX reproducciones de esculturas clásicas», rememora Dámaso sobre un lugar que acabaría albergando al Guernica tras sus 44 años colgado en las paredes del MOMA de Nueva York. Cuando en 1981 el cuadro de Picasso aterriza en nuestro país, el pintor de Agaete ya se había convertido en un artista reconocido «rendido» a la obra del genio malagueño. «Más allá de la importancia e influencia de esa pintura me unía a ella que se exhibiera en un espacio tan vinculado a mi trayectoria, cuenta quien en los años 40 del siglo XX ya firmaba la pieza Niño con caballo, de inspiración picassiana.

«Es un cuadro de valor incontestable, que sigue funcionando a día de hoy, y nos confirma que Pablo Picasso era un fuera de serie», dice Ángeles Alemán

decoration

«Recuerdo la enorme impresión que me produjo el Guernica la primera vez que lo vi expuesto en la Casona del Retiro de Madrid», reconoce Ángeles Alemán, profesora titular de Historia del Arte en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, doctora en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid y académica numeraria de la Real Academia Canaria de Bellas Artes. «Es un cuadro extraordinario, de valor incontestable, que sigue funcionando a día de hoy y nos confirma que Pablo Picasso era un fuera de serie», añade esta especialista antes de admitir que, según su opinión, «Guernica es la obra de arte más importante e influyente del siglo XX junto a La Fuente, de Marcel Duchamp».

Guernica fue pintado por Pablo Picasso en París, en 1937, y su título alude al bombardeo de la localidad vasca de Guernica, el 26 de abril de dicho año, por la aviación alemana en el que supuso el primer ataque aéreo contra civiles de la Historia.

Fue realizado por encargo del director general de Bellas Artes, Josep Renau, a petición del Gobierno de la Segunda República española para ser expuesto en el pabellón español durante la Exposición Internacional de 1937 en París, con el fin de atraer la atención del público hacia la causa republicana en plena Guerra Civil española. En la década de 1940, puesto que en España se había instaurado la dictadura militar del general Francisco Franco, Picasso optó por dejar que el cuadro fuese custodiado por el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA), donde permaneció durante 44 años colgado en una de sus salas, aunque expresó su voluntad de que fuera devuelto a nuestro país cuando se reinstaurara la democracia.

La crisis de Afganistán, el drama de los cayucos, la homofobia o la banalización de la imagen centrarían en 2021 el discurso de una pieza como el ‘Guernica’

decoration

Bajo autorización de Franco, en 1968 se iniciaron las negociaciones del traslado del Guernica a España y para convencer al pintor malagueño el dictador prometió al artista que la obra se colgaría en el Museo del Prado. Pablo Picasso no accedió y, como sucede con las grandes historias, esta anécdota pasó a alimentar el legado del cuadro.

En ese sentido, un crítico de arte vinculado durante años a La Provincia y EL DÍA/LA OPINIÓN DE TENERIFE recordaba otro mítico momento relacionado con la obra Guernica. Al parecer, durante la ocupación de Francia por el ejército alemán en la II Guerra Mundial, un soldado nazi visitó el estudio de Picasso en el país vecino y frente a unos bocetos del Guernica le dijo al artista: «¿Esto lo ha hecho usted?». El malagueño entonces le respondió: «No, esto lo hicieron ustedes».

Tras años de negociaciones, en septiembre de 1981 la obra llegó a España y se expuso al público primero en el Casón del Buen Retiro de Madrid y luego, desde el año 1992, se trasladó al Museo Reina Sofía, donde se encuentra actualmente en exhibición permanente.

Neones en la estancia americana de la obra

El diseñador gráfico de Gran Canaria Adae Santana —@adaesan— opta en su acercamiento actual al Guernica por homenajear las cuatro décadas que la pintura de Pablo Picasso permaneció expuesta en el MOMA de Nueva York. «Después de investigar sobre la historia de la obra me decidí a convertir los trazos del cuadro en los neones que caracterizaron la modernidad de la noche neoyorquina durante los años que el Guernica estuvo colgado en el museo estadounidense hasta su retorno a España» hace ahora 40 años.

La belleza de un ‘post’ frente al drama bélico

«Quería alejarme del drama que impera en esta obra de Picasso y traerla a esa tendencia actual, con el escaparate de las redes sociales, de sólo poner la lupa sobre detalles en los que mostramos lo bueno, enseñamos la perfección y lo ideal y no exhibimos los dramas para hacer como que no existen», explica el artista tinerfeño Cristóbal Tabares —@cristobaltabares— sobre su acercamiento al Guernica planteado como un post de Instagram. «Ese concepto, que no es el sufrimiento de la guerra, es otra batalla que libramos hoy en día».

Compartir el artículo

stats