El futuro turístico de la ciudad marroquí de Agadir está en manos del estudio grancanario CGMH Arquitectos que, en colaboración con el equipo de paisajistas y expertos en vegetación DN Facility, también grancanario, construye ya en la localidad alauí un ambicioso complejo de uso hotelero, ocio y deportivo que está llamado a convertirse en el más importante negocio de este tipo en el norte de África, con una extensión de 620.000 metros cuadrados y 70 millones de euros de inversión.

>> | CGMH ARQUITECTOS

El empresario marroquí Abdelaaziz Houays, promotor del Souss Camp Aqua Park y el resto de intervenciones que engloba este proyecto, entre ellas un resort con 500 villas prefabricadas, dos líneas de teleféricos y el parque de atracciones Dania Land, tuvo claro desde el primer momento que Canarias y su industria turística eran el mejor ejemplo del cual nutrirse en busca de inspiración debido a la experiencia de las Islas, la cercanía geográfica entre el Archipiélago y la ciudad balneario alauí y, sobre todo, a la estrecha relación personal del promotor con nuestra región, factores que le llevaron a decantarse por un estudio canario que le aportara excelencia y solvencia en el diseño de los desarrollos del proyecto. Abdelaaziz Houays puso como requisito imprescindible la experiencia internacional del despacho de arquitectos al que finalmente se le adjudicara el planteamiento y la construcción de todas las instalaciones.

Vista aérea del Souss Camp Aqusa Park en Agadir. | CGMH ARQUITECTOS

El encargo de la primera de las seis fases que completan el proyecto, que engloba el diseño de todos los exteriores e interiores del Aqua Park y el aparcamiento asociado, se le adjudica a CGMH Arquitectos tras una preselección de tres estudios de arquitectura canarios. «Nuestra experiencia en hoteles y resorts de lujo en el sudeste asiático, así como la calidad de los trabajos residenciales y hoteleros que hemos desarrollado en el ámbito nacional y regional, nos posicionó en primer lugar de aquella selección», explican Caco Cabrera Gil y Alejandro Morán Hurtado, socios fundadores del estudio, y Juan Carlos Cabrera, la tercera cabeza pensante de CGMH. «Fue necesaria la elaboración de una serie de primeros esbozos e ideas hasta que finalmente se nos adjudica el proyecto», un encargo que firman en noviembre del pasado año en Agadir «tras un exitoso viaje de trabajo», admiten con orgullo pero sin olvidar, dicen, que «fue fundamental» para que su propuesta resultase al promotor como la más atractiva «la colaboración con DN Facility, el experimentado equipo de paisajistas y expertos en vegetación de Gran Canaria, responsable del mantenimiento de jardines de grandes hoteles de dentro y fuera de las islas, cuyo socio fundador es Nacho Rivero».

(L) | CGMH ARQUITECTOS

El proyecto que ya ejecutan las dos empresas canarias se sitúa al norte de Agadir, en una parcela de 62 hectáreas, localizada justo por encima de la antigua Kasbah que se encuentra en estos momentos rehabilitándose para convertirse en una parada obligatoria de la localidad, previa a la inauguración del Souss Camp Aqua Park y el resto de instalaciones, una iniciativa empresarial que goza de gran popularidad en el país y ha ocupado ya titulares en prensa en numerosas ocasiones. «Posiblemente es una de las más importantes en la ciudad turística en estos momentos», añaden los profesionales canarios responsables de esta intervención que se localiza en una parcela a 200 metros sobre el nivel del mar y tiene vistas espectaculares al océano Atlántico. «Actualmente nos encontramos desarrollando la primera fase de este gran proyecto, con la idea de continuar con las siguientes hasta poder completar la totalidad del desarrollo».

Inspiración bereber

El punto de partida del Souss Camp Aqua Park, en Agadir, se sitúa en el deseo del cliente de basar el diseño del parque acuático en una clara temática bereber. «Ante tal reto y después de pasar varios días esbozando ideas sin mucho sentido, finalmente vimos que los exteriores debían claramente convertirse en una gran alfombra bereber que aunara los conceptos esenciales de su cultura: geometría, color, textura, tradición… La conexión eran, sin duda, los tapices tradicionales de dicha etnia», cuenta Alejandro Morán.

«Vimos que estos telares aúnan no solo tradición e identidad, sino que aportan un cromatismo y geometrías que los relacionan directamente con conceptos arquitectónicos y paisajísticos. Estos patrones geométricos, encuadrados en franjas longitudinales, sirven de base para desarrollar el jardín que discurrirá a lo largo del parque acuático, elaborado con distintas especies vegetales que se dan fácilmente en este clima y cuya seleccion y ubicación atienden a conceptos escenográficos de diseño y a la idoneidad de las condiciones en las que se plantan como presencia o no de sol, vientos dominantes, etcétera», añade.

En ese sentido, «las palmeras reales enmarcan la entrada principal y el bulevar central, que sirve como punto de referencia, así como en sitios puntuales a lo largo del parque. Para este bulevar peatonal se diseñan unos super-trees a modo de pérgolas en los que su estructura y subestructura forman un entramado geométrico que se asemeja al símbolo bereber que significa palmera», cuenta el tándem CGMH Arquitectos - DN Facility. Estas pérgolas proporcionarán una gran sombra que servirá de cobijo y descanso a determinadas horas del día en los calurosos veranos de Marruecos, además de ser una referencia visual en el recorrido del parque.

Las sterlitzias augusta enmarcarán los puentes de madera que cruzan el río lento. Los agapanthus, plumbagos, durantas, ruselias, canna indica y lavanda inundarán, asimismo, el parque de colores inspirados en la cultura marroquí-bereber, como si se tratase de un tajin pintado y elaborado de manera artesanal.

El jardín bereber contará con más de 39 especies vegetales que se alternarán a lo largo del parque ya sea enmarcando vistas y zonas de toboganes, o como ayuda para envolver zonas de descanso tal y como pasa alrededor de la gran piscina que se plantea como un gran oasis en medio del parque. «Las palmeras washingtonias se plantarán alrededor de los grandes toboganes generando un efecto interesante pues sus pilares estructurales, que ascienden hasta los 15m de altura, se pintarán en tonos marrones oscuros fundiéndose así con los troncos de las palmeras a su alrededor, garantizando además la integración de esas grandes estructuras en el paisaje», explica Morán.

Debido a la escala de la intervención del proyecto, éste se desarrollará en seis fases que se prevé estén concluidas en seis o siete años. Además del Souss Camp Aqua Park, fase que ya está en construcción y se estima concluya en 2022, el proyecto prosigue con el parking en la zona baja, al norte de la ciudad de Agadir, más un edificio administrativo y la primera línea de teleférico, con una extensión de 30 hectáreas; luego toca el turno al camping-resort de cuatro estrellas con 500 villas prefabricadas y zonas comunes de piscina y jardines, en las cuales se pretende dar alojamiento a casi 2.000 personas.

La cuarta fase es también de las más vistosas: el Parque de Atracciones Dania Land y una segunda línea de teleférico, que ocupa una extensión total de 28 hectáreas. Finalmente, la quinta y sexta fase se corresponden a la construcción de la zona deportiva y el área dedicada a negocios de restauración.