20 de septiembre de 2020
20.09.2020
MEMORIA DEMOCRÁTICA

Menos nobles

La nobleza franquista tiene sus días contados con la propuesta de ley que pretende retirar los títulos nobiliarios otorgados por el dictador. El golpista entregó 36 distinciones, dos en Canarias

19.09.2020 | 22:16
Menos nobles

El actual Gobierno de España ha dado este martes un nuevo paso en su promesa de eliminar los últimos resquicios aún presentes en la sociedad española de la dictadura franquista, entre ellos cargarse a la nobleza de Franco o lo que es lo mismo, la lista de títulos nobiliarios que el caudillo otorgó entre personas vinculadas al Ejército, la política, la empresa y el clero.

Y es que el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley de Memoria Democrática, una herramienta que acerca un marco jurídico que pretende suprimir los títulos nobiliarios que se hayan concedido durante el Franquismo, una larga lista que cuenta con 37 nobles, de los cuales 32 casi con seguridad pasarían a ser plebeyos en el caso de que el anteproyecto sea aprobado por el Congreso de los Diputados durante las próximas semanas.

"Anular los títulos nobiliarios concedidos por Franco, tiene un carácter simbólico", explica el especialista en Memoria Histórica de Tenerife Pedro Medina Sanabria. "Enfatiza en el hecho de que Franco sin ser rey, actuó como tal. Se aplicó a si mismo el Fuhrer Prinzip [principio del Fuhrer] y se dio la capacidad y poder para legislar y dictar leyes, sin dar cuenta a las Cortes. Como estas procedían de la democracia orgánica, se limitaban a dar el sí en todo a Franco. Un detalle a tener en cuenta en la concesión de títulos es que en la resolución que dictaba Franco, establecía la exención del pago del tributo hasta la segunda transmisión del título. Con lo cual, en los dos casos que conocemos de Canarias, Pallasar y Escámez, sus herederos no han pagada nada a Hacienda", explica sobre los títulos de Marqués de Somosierra y Conde de Pallasar, otorgados ambos por el Caudillo y ahora en un limbo legal junto a otros 30 .

En la parte superior de esta página se puede observar el decreto publicado en el BOE el 2 de octubre de 1961 donde Franco se lo otorga al teniente general Joaquín García Pallasar. Al estar fallecido el título lo heredaría su descendencia y hoy lo ostenta la actual condesa de Pallasar, Isabel Jaraíz García Pallasar, nieta del coronel general García Pallasar. "Su primer apellido es Jaraíz, como el primer apellido del marido de Pilar Franco Bahamonde", explica Medina Sanabria tratando de explicar otro de los posibles motivos que se ocultan detrás de ese título nobiliario.

Sobre el marquesado de Somosierra el propio Franco describió sus motivos: "El fallecimiento en el año último del que fue heroico Teniente General del Ejército don Francisco García Escámez Iniesta, cuando al frente de la Capitanía General del Archipiélago Canario, bajo su mando militar y económico, había culminado una obra grandiosa de resurgimiento, sacó a la luz los méritos y virtudes de aquel destacadísimo militar que habiendo alcanzado en su juventud el supremo galardón de la Cruz Laureada de San Fernando, su vida militar había formado una cadena ininterrumpida de méritos y grandes servicios, que destacan en los días de la iniciación de nuestra Cruzada en las gloriosas acciones de Somosierra y continúan en aquellas otras que, en tierras de Aragón y Extremadura, fue el principal protagonista y que le llevó a alcanzar, joven aun, los grados superiores del Ejército. Justo es que la Patria agradecida sancione con los galardones que la tradición y la Ley le ofrecen la noble estirpe que el Teniente General García Escámez fundó con sus hechos".

El Caudillo, tras ganar la Guerra Civil, proclamarse Jefe de Estado y atribuirse la facultad de conceder, rehabilitar y transmitir títulos nobiliarios a quien quisiese mediante la 5ª de sus Leyes Fundamentales, se ve frenado por el Gobierno de Pedro Sánchez, que ha mostrado con suficientes gestos su tolerancia cero con lo concerniente a la exaltación de la dictadura y el incumplimiento de la Ley de Memoria Histórica -ahora mejorada-. Es más, la voluntad de sacar adelante la Ley de Memoria Democrática con el fin de "reformar la legislación vigente" no es nueva. Ya en 2018, el Ejecutivo daba respuesta a una petición escrita del entonces diputado de En Comú Podem Jaume Moya y le explicaba que ya tenía en mente "sanear" la aristocracia española.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook