06 de septiembre de 2020
06.09.2020
Entrevista

"Ilusionamos a la gente con la cocina"

"El hecho de que haya una generación de niños que ha normalizado la cocina y reconocen a Ferran Adrià o Joan Roca es un éxito", afirman los chefs Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera

05.09.2020 | 23:38
Los tres miembros del jurado de Masterchef en la grabación de un capítulo de 'Masterchef Celebrity'.

Los chefs Jordi Cruz, dos estrellas Michelin; Pepe Rodriguez, una estrella Michelin y Samantha Vallejo-Nágera forman el jurado de las diferentes versiones del famoso concurso de TV1 MasterChef. Este popular trío se ha convertido en el grupo de personajes más conocidos de la televisión actual a escala nacional gracias a su forma impecable, simpática, armoniosa, divertida, y a veces implacable y cruel, de juzgar a los niños y mayores concursantes de Masterchef, MasterChef Celebrity y MasterChef Kids. Los tres estuvieron en Eivissa recientemente grabando uno de los capítulos de MasterChef Celebrity que se emitirá en otoño en la primera cadena de Televisión Española con imágenes del puerto de Ibiza y Dalt Vila como telón de fondo. En este capítulo se batieron en lid la soprano Ainoha Arteta, el ciclista Perico Delgado, el cómico Florentino Fernández, la presentadora Raquel Sánchez Silva, la exdiputada Celia Villalobos, las modelos Laura Sánchez y Lucía Dominguín, Gonzalo Miró, los actores Raquel Meroño, Melani Olivares, Nicolás Coronado, María José Charro, David Fernández, Juan José Ballesta y Jesús Castro.

La buena sintonía de los tres componentes del jurado quedó patente en esta entrevista a tres bandas que recoge la esencia de este popular concurso televisivo.

¿Ustedes se llevan en realidad tan bien como parece o es parte del 'show'?

Jordi: Nos llevamos muy bien, y eso es algo que no se puede falsear. Tenemos la suerte de que nos caemos bien, de que somos familia y contamos con una gran complicidad y la suerte de que lo que no dice Samantha, lo dice Pepe o lo digo yo. Pensamos que tenemos nuestro criterio, nos gusta nuestro oficio a los tres y a veces discutimos como en todas las buenas familias.

Pepe: Esa es su opinión, yo estoy hasta las narices de estos dos (en referencia a Samantha y Jordi).

Samantha: Así están todo el día, peleándose como dos niños y yo en medio consensuando.

¿Son conscientes del fenómeno mediático que han creado, de lo que significa para la gastronomía y su repercusión social y profesional?

Pepe: Sabemos que algo bueno hemos hecho y algo hemos revolucionado pero tampoco se nos sube a la cabeza ni nos creemos nada. Hacemos lo que nos gusta, cocinamos, nos divertimos, participamos en un programa de televisión, pero tampoco vamos por la vida pensando demasiado en lo que estamos haciendo, sino que hay que vivir con un punto de inconsciencia.

Jordi: Somos trabajadores como cualquier hostelero, restaurador o maitre de este país, si hay algún mérito es haber utilizado una herramienta como es la televisión para hacer algo entretenido. La televisión tiene que ser entretenimiento, y a la vez buscar ese equilibrio en difundir y dignificar nuestro oficio en un país gastronómico como el nuestro. Está bien hecho y nos gusta hacerlo.

Ustedes se meten en las casas e ilusionan a los niños, las madres, las abuelas, unen a las familias y les congregan ante la televisión para ver su programa. ¿Cómo contemplan este aspecto?

Samantha: Les ilusionamos a través de la cocina. Nos ven como personas que saben decir lo que está bien o está mal y guiamos a sus líderes que son los concursantes a evolucionar dentro de la cocina. Es actitud, cocina, respetar el producto. Todo eso va dentro de un pack que es muy llevadero, muy divertido que te pega a la televisión y no te puedes despegar.

Pepe: No nos meta la responsabilidad de lo que pasa en todas las casas de España, bastante tenemos nosotros con organizar las nuestras como podemos. Seguro que hay un punto de responsabilidad pero como lo hacemos desde un punto de vista profesional no puede ser malo.

Jordi: El hecho de que haya una generación de niños que ha normalizado la cocina y que sepan reconocer a Joan Roca o Ferran Adrià, eso sí que pensamos que tiene mucho mérito.

Antes los niños querían ser djs o futbolista, ahora su mayor ilusión es ser chef. ¿Este es un cambio generacional, socio-gastronómico o una evolución de la gastronomía y la sociedad?

Pepe: El mundo evoluciona y cambia se van perdiendo unos valores y surgen otros. Qué bueno que se haya dignificado un oficio como la cocina en el que hay un trasfondo cultural tan grande. 'Somos lo que comemos' y ojalá eso lo podamos llevar a todas las casas y a los niños en general. Sin embrdo creo que los niños siguen queriendo ser Cristiano Ronaldo y Messi, pero ya reconocen a los cocineros y eso es importante.

¿A ustedes les ha cambiado la vida Master Chef como ocurre con los concursantes?

Samantha: Por supuesto, que la gente quiera el catering de Samantha es porque nos quieren, saben que hacemos las cosas bien y cuidamos los detalles. Van al restaurante de Pepe porque quieren verle en persona. Hay veces que los niños nos ven y no se creen que somos de verdad, de carne y hueso. Hay que intentar aprovechar esta época tan bonita.

¿Cómo compaginan la vida del restaurante, la televisión, los eventos y la familia?

Pepe: Se lleva como se puede, estamos un día en el restaurante, otro día grabando, otro en un evento y así. Se logra trabajando mucho y sabiendo que tienes que dar momentos a la familia, al restaurante, a la tele y los compromisos que surgen. A veces te pega la bronca tu mujer porque no te ve lo suficiente y en otra ocasión el equipo del restaurante porque tienes que estar más. Hablo por mí pero seguramente los demás piensan igual. Cuando haces lo que te gusta, lo sientes y le pones tanta pasión se lleva bien. Si te gusta hacer el programa, no lo haces para trabajar sino para disfrutar.

¿Son ustedes completamente justos a la hora de evaluar a los concursantes?

Samantha: Súper justos y por eso somos tres, todos opinamos sobre todo y solemos coincidir.

Pepe: Lo que pasa es que la palabra 'justo' es tan amplia, intentamos ser justos, pero nos equivocamos y también nos salen las manías. A mí me interesan cosas de la cocina que otro no se fija y no las tiene por qué ver pero a mí me llama más el detalle que me han puesto en el aperitivo y otra persona se fijará más en la puesta de sol o en la decoración. A veces los pequeños detalles te llenan mucho, en ocasiones nos dicen que debería haber ganado otro concursante pero valoramos una serie de cosas desde un punto de vista profesional.

Samantha: Nunca puedes tener contento a todo el mundo. A veces el concursante elegido no es el que público esperaba pero hemos de regirnos por unos criterios justos para poder evaluar.

Jordi: Intentamos serlo siempre los tres, nunca discutimos, suele ser bastante nítido quien ha tenido mejor actitud y trabaja más. En casa mucha gente empatiza con el aspirante, pero nosotros intentamos valorar el trabajo que se está haciendo y la evolución que ha tenido durante el concurso.

¿Tienen ustedes concursantes favoritos con los que sintonizan o empatizan más?

Samantha: No, tenemos gente muy buena que ha pasado por nuestras cocinas como Jorge, o Carlos, este año hemos tenido una edición fantástica. Todos los años se presentan concursantes maravillosos, sin embargo hay gente muy buena que se va por un error. Han pasado más de 200 personas como concursantes por MasterChef, luego están los niños como Lu o Albert que son parte ya de nuestra familia. No tenemos favoritos pero hay algunos que destacan por su empatía, esfuerzo, habilidad o por los conocimientos adquiridos.

Pepe: Como jurado no podemos tener preferencias por ningún participante pero en ocasiones hay alguno que te gusta más por su forma de cocinar o aprender y ello puede conllevar a una mejor sintonía con tu estilo o forma de entender la gastronomía.

Sí, pero en el último programa Jordi se decantó por un cocinero, Pepe por otro y Samantha por todos a la vez.

Pepe: Bueno también es una manera de comprometerlos a ellos porque te gusta algo de ellos como su manera de ser o de pensar. A mí me gustan los concursantes como Iván con temperamento y que no les gusta ir a favor de la corriente, aposté por él y luego quedó el tercero pero no me importó.

Jordi: Parte de la formación y el aprendizaje es saber trasladar a los participantes no solo la técnica y los conocimientos sino también una forma de entender la cocina. y en este punto tenemos las diferencias lógicas que conllevan nuestros estilos de cocinar.

Samantha: En este aspecto soy más aséptica porque mi forma de entender la cocina es más amplia y quizá más diversa porque el catering es más abierto, pero indudablemente como personas tenemos nuestras pequeñas simpatías por uno u otro concursante pero esto no influye en nada.

¿Qué hace falta para ganar Master Chef?

Samantha: Mucha actitud y ganas de trabajar, ser ambicioso y ver que se evoluciona. Premiamos a aquellas personas que saben menos y que se ponen las pilas, se lo curra y evoluciona. Esto vale para todas las ediciones, y también MasterChef Celebrity.

Pepe: Nos gusta la gente que parte de muy abajo, se pone las pilas, trabaja y ves que tiene mano, sensibilidad y apunta algo especial.

Jordi: Los niños siempre son el mayor descubrimiento, nos encantan, además de los mayores y la edición Celebrity. Todos tienen que tener actitud, humildad, ganas de aprender, trabajar y crecer, con eso somos felices.

¿El pique que tienen Pepe y Jordi es real de verdad?

Samantha: El pique que tienen ellos dos es más que real. Se pelean por la cocina y por todo. Cuando uno dice una cosa que nos le gusta al otro están unos días sin hablarse, en esta edición no ha pasado todavía pero debe de estar a punto de pasar, jajaja. Se pican. Quiero recalcar que ha sido una suerte poder grabar en Eivissa, conozco ya la isla y es una maravilla. Quiero comprarme una casa aquí, acepto ofertas.

Pepe: Es verdad, me gusta tocarle las narices y Jordi entra casi siempre al trapo. Tenemos diferentes criterios, distintas maneras de ver la vida y la cocina, a veces coincidimos y otras no. No es nada forzado, ni premeditado, simplemente surge por nuestros caracteres y la forma de entender la gastronomía.

Jordi: No, no tenemos diferentes maneras de ver la cocina, lo que pasa es que él es el hermano mayor resabiado y yo el hermano pequeño medio lelo que le toca las narices.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook