Paulino Rivero: "Al Tenerife hay que defenderlo a muerte, por encima de cualquier cosa"

El presidente del Club Deportivo Tenerife ha cumplido año y medio en el cargo y ha tocado todos los temas de actualidad del club blanquiazul

Entrevista a Paulino Rivero

E. D.

¿Es este su momento más difícil desde que es presidente del Tenerife?

No, he tenido tres actos que han sido muy satisfactorios. La respuesta dada el pasado miércoles en La Matanza por el empresario de la Isla de Tenerife y los dos actos de uno de los proyectos estrella de este año [Seña de Identidad], que se han celebrado en Guía de Isora, junto con Santiago del Teide, y en Icod de los Vinos, con los municipios de Buenavista, Los Silos, Garachico, El Tanque, La Guancha y San Juan de la Rambla, han sido muy satisfactorios. Muy satisfactorios porque, en los tres, hemos podido comprobar cómo crece y cómo se afianza la gran familia del Tenerife.

Pero, ¿no lo ha pasado ni un poquito mal estos días?

Bueno, en el fútbol siempre hay revuelo, es así. Ha habido algunas noticias ajenas al club, pero que de alguna manera nos afectan, que no son satisfactorias ni son positivas, pero eso precisamente hay que contrarrestarlo con un trabajo y con acercarnos más a la gente. Abrir más el club, acercarnos más a la gente, que nos conozca más.

¿Tiene la sensación de que recientemente le ha tocado hacer más de político que de presidente del Tenerife?

Bueno, pues... hay una expresión que dice que hay que templar gaitas, ¿no? Cuando se hace una actividad tan compleja, donde intervienen tantos actores: Aficionados, accionistas, medios de comunicación, jugadores, entrenadores... hay una gran diversidad y hay que buscar un punto de equilibrio para atender y modular todas las partes.

¿Y alguna vez, esta última semana, ha pensado que le ha tocado asumir una responsabilidad que no le correspondía? ¿Ha tenido que, como se dice coloquialmente, comerse un marrón?

Comerse un marrón, si es no poder decir exactamente todo lo que uno tendría ganas de decir, a lo mejor sí, alguno me he comido, pero es que la responsabilidad, la prudencia, la sensatez, el trabajo de aunar y no romper, es complejo.

¿Ha hablado usted con Garrido estos últimos días? ¿Cómo está el máximo accionista?

Yo hablo con todos, he hablado con Conrado, he hablado con Amid Achi, he hablado con Miguel Concepción, he hablado con Garrido y he hablado con muchos accionistas que no son mayoritarios

¿Y qué le ha transmitido?

A ninguno, ni a los aficionados, ni a nadie cercano a la entidad, nos gusta que seamos noticias por circunstancias, por cosas ajenas al fútbol, a lo que es la institución. A ninguno nos gusta, pero igual que no le gusta al que hace chocolatinas, ni al que la hace bloques, ni al que hace galletas de arroz, que se hable negativamente, aunque sea colateralmente, de la marca. Eso daña la marca. No nos gusta, pero tenemos que ser realistas y con eso hay que lidiar.

Ha hablado del encuentro con empresarios. ¿Qué tal fue? ¿Alguno le transmitió preocupación?

La verdad es que la frase que más me repitieron al final, después del acto, fue que había gustado la parte final de mi intervención, en la que dejé claro que los accionistas son los propietarios de las acciones, pero el club es de la afición. El club es de la gente, el club es de las instituciones que nos apoyan, el club es de los patrocinadores. Eso caló mucho en una gran parte de los presentes, de las 80 empresas, de las que 40 ya son patrocinadores nuestros.

Hablando de accionistas. Juan Pelayo [uno de los grandes tenedores de títulos], ha dicho, literalmente, que no tenía intención de ser parte de ninguna «guerra». ¿Tiene usted la sensación de que hay una guerra abierta?

No creo que haya una guerra. Pudiera parecer, si uno se lleva por lo que se publica, pues pudiera parecer que hay una guerra, pero nada más lejos de ello. Hay cosas que han sucedido que no han sido positivas para la reputación de la entidad. Y yo estoy totalmente de acuerdo con Pelayo. La expresión más contundente que dijo fue que está con la entidad, no con los dirigentes, y eso es así. Eso le honra. Esperemos que siga siendo así, que el Tenerife siga ganándose su confianza para tener el apoyo de una empresa tan importante como la suya.

La clase política ha sido muy contundente en sus afirmaciones recientes en relación con el máximo accionista. Por ejemplo, la presidenta del Cabildo, Rosa Ávila. Si en su etapa como representante público hubiera sucedido una situación similar, ¿hubiera actuado igual o de una forma más diplomática?

A lo largo de mi vida, y de mi trayectoria, ha habido algo en lo que he sido muy contundente, que es en la defensa del Tenerife. Y no solamente con palabras, sino con hechos. He demostrado, con acciones, que he estado siempre al lado del Tenerife. Para mí el Tenerife es lo más importante. Es una seña de identidad de nuestra Isla y una referencia para todos. Una institución que mueve muchos sentimientos y mucha pasión. Por lo tanto, hay que defenderla siempre a muerte, siempre. La institución por encima de cualquier cosa. Por encima del papel de los accionistas o de cualquier otra cosa. Por lo tanto, si hubiera estado en su lugar, hubiera defendido al Tenerife por encima de cualquier otra cuestión.

¿Y cree que es lo que ha hecho?

Yo creo que todo el mundo habla con buenas intenciones. Lo que pasa es que esto es una sociedad anónima donde hay unos accionistas que compran y venden acciones. Eso no está bajo el control de ninguna nadie. Por otra parte, está lo que es la institución, su Consejo de Administración y el compromiso que tenemos de poner por encima de cualquier cosa la defensa de los intereses del Tenerife. Respetando, insisto, la parte de accionarial, los movimientos que se puedan producir en el mundo accionarial, donde hay un mercado libre. A partir de ahí, creo que esta persona se han expresado en defensa del Tenerife. Yo lo hubiera hecho igual.

¿Tiene la impresión de que, por el componente sentimental que genera el club, a los aficionados les cuesta entender que no deja de ser una sociedad anónima deportiva?

Nos cuesta entenderlo. No se puede ser más contundente que de la siguiente forma: Los accionistas son los dueños de las acciones, pero el club, la entidad, la institución, los 102 años de historia del Tenerife son un patrimonio de la afición, un patrimonio de las instituciones de la Isla, de los patrocinadores que hemos tenido, de los medios de comunicación y, en definitiva, de la sociedad de Tenerife. Esas dos cosas es importante entenderlas. Hoy estarán unos accionistas y mañana otros, pero la institución continúa. Y la institución, insisto, es de la sociedad de Tenerife.

En su discurso del pasado lunes aseguró que había que aislar al Tenerife de todo el ruido exterior. ¿Se puede conseguir, o le preocupa que todas estas circunstancias acaben trascendiendo a lo deportivo?

No nos viene bien que haya ruido en torno al club. Aunque sea lejano, el ruido siempre molesta. Y en este caso, puede molestar a la marca. La manera de pelear contra él son las acciones positivas en torno a la entidad. Por eso, la importancia que le damos al trabajo que estamos haciendo con los clubes, con los colegios, con el área de deporte inclusivo y personas con discapacidad, la igualdad o la cantera.

¿Se puede alcanzar el récord de abonados en Segunda que se marcó el verano pasado? Aparentemente, es casi imposible.

Es ambicioso, pero no renunciamos a ese reto. Vamos a trabajar para intentar, por lo menos, aproximarnos. Yo estoy ilusionado con que haya una respuesta positiva por parte de la gente. Es verdad que hay una decepción en la afición por no haber podido lograr el objetivo. Esa desilusión que afecta a la afición también nos afecta a los que tenemos responsabilidades: Todos estamos decepcionados porque esperábamos estar peleando por el objetivo, que era estar entre los seis primeros, y no lo conseguimos. Dicho esto, insisto, hemos crecido mucho en la masa social. Estamos consiguiendo que los equipos de El Tanque, Charco del Pino o Guargacho lleven, en el pecho el escudo del equipo de su pueblo y también el del Tenerife. Y eso hasta hace poco era impensable. Estamos creciendo en sentimientos.

¿Va a gustar la campaña de abonos?

Va a generar debate, pero el debate es bueno. Y la diversidad de opiniones también. Va a dar qué hablar.

¿A día de hoy, se está más cerca o más lejos de tinerfeñizar al Tenerife?

Estamos acercándonos. Yo creo que el ascenso del B a Segunda Federación es un paso importante en la escala de formación de nuestros jugadores de la base. Creo que la buena campaña del cadete, que ha sido campeón de Canarias, es un buen dato. En el primer equipo de este año recuperamos a David y sigue gente como Teto, Ángel... o Javi Alonso. Vamos a tener alrededor de seis jugadores en la primera plantilla. Está toda la pretemporada, donde van a participar diez jugadores de la cantera, y de esos algunos se quedarán. Si tenemos cinco o seis jugadores canarios en la primera plantilla estaremos avanzando en el objetivo. La gente exige dos cosas: canteranos y subir a Primera División. Poner una plantilla completa de jugadores canteranos no es posible.

Le ha costado nombrar a Javi Alonso. ¿No va a seguir?

No lo sé, esa decisión le corresponde al área deportiva. Javi Alonso ha pasado un tiempo muy difícil y muy complicado por el tema de las lesiones, que no le han respetado. Lo que él necesita es jugar. Habrá que valorar, por él y por el área deportiva, dónde tiene el mejor encaje para que pueda tener actividad y recuperar las condiciones que tiene como futbolista, que son magníficas.

El último fichaje en anunciarse ha sido el de Yanis Senhadji, un jugador joven por el que se hace una apuesta importante. ¿No echa usted en falta que se apueste también por jugadores del segundo equipo, que viene de hacer una gran temporada y ascender?

Yo creo que va a haber alguna sorpresa agradable en ese sentido. Una vez que el entrenador vea las cualidades de los jugadores de la cantera, creo que vamos a tener alguna sorpresa agradable e incorporar a la primera plantilla jugadores formados aquí, en nuestra cantera.

En el staff del primer equipo, eso sí, habrá una mayoritaria presencia tinerfeña: analistas, preparador físico, entrenador de porteros, readaptadores y, además, el nuevo jefe de los servicios médicos.

Ese aspecto es muy importante porque son gente, los que usted ha citado, surgida de la cantera. En la parte técnica, todos han salido fruto del trabajo de la cantera y de las oportunidades que han tenido. Cuando hablamos de canarizar, cuando hablamos de apostar por la gente de la tierra, se abre ese deseo a todos los estamentos del club. Es un paso muy importante.

¿Y ese tanto a quién se lo apuntamos?

Las cosas se consiguen a base de trabajo, de constancia, de perseverancia y de credibilidad. Yo creo que el trabajo que ha hecho Sesé Rivero, tan discutido siempre, está dando sus frutos.

¿Cómo es Cano en las distancias cortas? ¿Qué le transmite a usted?

A mí me causó una buena impresión. La parte técnica, pues tendrá tiempo de demostrarlo a partir del día 8 de julio, pero humanamente, y como persona, me parece que tiene un perfil que encaja con nuestra forma de ser, con la forma de ser de los tinerfeños. Me parece que proyecta humildad y sentido común. Aquí no gusta la soberbia y me parece que Cano reúne ese perfil de persona que es próxima. La parte profesional es muy importante, pero la humana también.

El pasado jueves, en el duelo entre España e Italia, un tinerfeño debutó en la Eurocopa en partido oficial con España. Un tinerfeño, además, formado en el CD Tenerife y que debutó en el fútbol profesional con la camiseta blanquiazul, Ayoze Pérez.

Es un enorme orgullo. Como tinerfeño, y como canario. Cuando Ayoze saltó al campo, y no solamente eso, sino al ver las dos o tres acciones magníficas que protagonizó y que demostraron su calidad. Yo creo que este es un valor con el que debemos darnos cuente de que nuestra cantera también aporta al fútbol español, y que lo hace con jugadores de este nivel.

Hace solo unos días se cumplieron 18 meses, año y medio, desde su llegada al cargo. ¿Qué valoración hace?

Bueno, 18 meses es mucho, pero a la vez se ha hecho corto porque se nos va la vida. Como todas las cosas, depende de lo que uno quiera dedicarle. Si quiere dedicar los 24 horas del día, se se puede. Para mí no son nada sorprendentes todas las cuestiones que me encuentro con el torno al Tenerife porque las he vivido. Las he vivido desde otras posiciones. Siendo consejero del Cabildo durante mucho tiempo, con mi implicación tanto con el equipo de Javier Pérez, como con el de Concepción. No me asustan las responsabilidades, todo lo contrario. Estoy muy ilusionado por dar una vuelta a la situación y que el Tenerife pueda ser lo que ha sido siempre: Una institución de la que todos nos sintamos orgullosos.