Muñoz, el último en cambiar el blanco y azul por el amarillo

El alicantino, fichado por Las Palmas, se une a una larga lista de futbolistas que vistieron ambas camisetas

Antes lo habían hecho otros como Martín Marrero o Alexis Suárez

Álex Muñoz celebra, junto a Carlos Ruiz, uno de sus goles en el Tenerife.

Álex Muñoz celebra, junto a Carlos Ruiz, uno de sus goles en el Tenerife. / CARSTEN W. LAURITSEN

La UD Las Palmas anunció, esta semana, el fichaje del extinerfeñista Álex Muñoz. El futbolista alicantino arriba al cuadro amarillo para estrenarse en Primera División merced a un acuerdo que le mantendrá ligado a la entidad que preside Miguel Ángel Ramírez durante las dos próximas temporadas. Las mismas que pasó en el Levante, equipo que le valió a Muñoz de puente entre las dos Islas capitalinas.

Desde República Dominicana, Muñoz atendió a los medios oficiales de la Unión Deportiva para ofrecer sus primeras impresiones como jugador del equipo grancanario. «Somos profesionales del fútbol. Al Tenerife le guardo un buen recuerdo. Esta es una oportunidad que se me dio para jugar en Primera. La gente lo tiene que entender porque siempre he dado el cien por cien en todos los clubes donde he estado. Nadie puede achacar nada en este sentido», esgrimió el carrilero izquierdo, que también puede jugar como defensa central, al ser cuestionado por su pasado blanquiazul.

Muñoz, ahora señalado por parte de la afición del representativo que considera su marcha al máximo rival como una traición imperdonable, no es ni el primero, ni seguramente el último (Maikel Mesa podría ser el siguiente) que recorre el estrecho margen oceánico entre Tenerife y Gran Canaria en cualquiera de los dos sentidos.

Antes que él, destacan jugadores históricos como los dos Gilbertos (I y II), Martín Marrero, el inolvidable goleador José Juan Gutiérrez, Manolo López (el Gato de Aurcas y quien fuera, ya retirado, consejero de Deportes del Gobierno de Canarias bajo el reciente mandato de Ángel Víctor Torres), Alexis Trujillo, Julio Durán o Toni Robaina. Todos ellos, de hecho, brillaron más en la Unión Deportiva que en el representativo.

A la inversa, también hay ejemplos de relevancia. Por ejemplo, Eduardo Ramos (héroe de la permanencia en Primera en la temporada 89/90, al anotar un mítico gol de cabeza al Deportivo de la Coruña en Riazor, que supuso el único tanto de la eliminatoria y, por tanto, la victoria en la promoción de permanencia).

El portuense Ayoze García, sin ir más lejos, defendió a préstamo la camiseta de Las Palmas durante una temporada, la 04/05, en Segunda División B. De vuelta a Tenerife, participó activamente en el último ascenso a Primera.

El grancanario Alexis Suárez, por su parte, vivió de todo en la entidad santacrucera. Central reconvertido a lateral izquierdo, jugó la UEFA a las órdenes de Heynckes, sufrió dos descensos y ascendió en la 00/01 bajo la dirección de Rafa Benítez. Disputó 190 partidos oficiales con la camiseta blanquiazul, 10 de ellos en competición europea y compartió vestuario con mitos como Pizzi, Jokanovic, Juanele o Makaay.