Rivero pide «aislar al Tenerife» de los problemas de Garrido

El presidente sugiere «no perder energías innecesarias» en vincular a la entidad con los episodios judiciales de su máximo accionista

«El club es de la Isla y de la gente», dice

Rivero pide «aislar al Tenerife» de los problemas de Garrido .

Rivero pide «aislar al Tenerife» de los problemas de Garrido . / ARTURO JIMÉNEZ

Manoj Daswani

Manoj Daswani

Paulino Rivero, presidente del CD Tenerife, dio la cara en un momento de extrema debilidad de la institución y en plena crisis reputacional por la situación procesal del máximo accionista, su perfil intervencionista y su indiscutible influencia en la elección del entrenador. El mandatario blanquiazul capeó el temporal como pudo, llegó a decir de José Miguel Garrido que «es una persona ajena»; y abogó por «aislar al club» de los episodios que puedan enturbiar su actividad. Antes, anunció que la venta de abonos se activará a mediados de la próxima semana y sin elevarse el precio para los 15.500 aficionados que se afiliaron al proyecto de la temporada pasada.

Voluntad de separar

«Hay que aislar al Tenerife de las situaciones de los accionistas, por muy accionistas que sean. Muchos inversores compran acciones e intentan rentabilizarlas; entretanto, nosotros [desde el consejo de administración] tenemos el objetivo de hacer las cosas bien. Se beneficiarán los accionistas y pensamos en ellos, pero fundamentalmente en la gente, en la afición... El alma del Tenerife es la afición. Los accionistas están hoy, mañana pueden estar otros si venden y hay quien compre», fue el mensaje del dirigente blanquiazul.

Ruido externo

«Las situaciones que enturbien no nos convienen a nadie: ni a los medios, ni al consejo... Evidentemente el Tenerife tiene que estar por encima de todas estas cuestiones. ¿Me gusta? No, no me gusta en absoluto. Me gustaria que habláramos de un proyecto ilusionante. Lo otro no aporta nada. Mezclar asuntos de índole particular con el Tenerife no aporta nada y además es una pérdida de energías innecesaria», sugirió Rivero.

El papel de la comisión

Uno de los momentos más espinosos de la conferencia de prensa se produjo cuando se le preguntó por el perfil intervencionista de Garrido en el proceso del fichaje del míster. Respondió Rivero que no le consta la participación del inversor madrileño, cuando es vox populi que estuvo presente en las reuniones con los distintos candidatos al cargo que finalmente ocupará Óscar Cano. «Tenemos plena confianza en él», adujo el presidente.

Rivero pide «aislar al Tenerife» de los problemas de Garrido

Santiago Pozas / Arturo Jiménez

Modo de operar

«El Tenerife funciona como el Atlético de Madrid, el Real Madrid o el Barcelona. Tiene un director deportivo, un área deportiva... que hacen la propuesta, y la propuesta normalmente es aceptada y esto no es un debate. Los miembros del consejo no tienen por qué conocer técnicamente la capacidad de un entrenador. Confiamos plenamente en Óscar Cano y por eso no ha habido ninguna disfunción. Es la propuesta de la comisión, y la compartimos todos», aseveró. «No se puede prejuzgar al entrenador hasta que tenga la opción de trabajar. Esperamos lo mejor, por el bien de la entidad», añadió a renglón seguido.

Un sentimiento

Rivero intentó tirar de las emociones para salvar su alocución y alejarse de los episodios delicados que afectan a Garrido y, por consiguiente, también al Tenerife. «Esta empresa es de la gente. Todo lo demás es transitorio. La pasión y el sentimiento son inalterables en el tiempo; y se irá transmitiendo de unos a otros. Quien tiene las acciones, hoy las tiene y a lo mejor mañana no. Eso es pasajero», sugirió. Por otro lado, negó que haya dudas respecto al actual modelo de gestión. «Dudas no hay ninguna, pero las percepciones son subjetivas». No disimuló tampoco que ha habido «mucho debate» en las últimas fechas en torno a la elección de Cano, y verbalizó en voz alta «que salga bien, por el bien de todos».

Niega discrepancias

Durante su alocución ante la prensa, que se prolongó por espacio de una hora de duración, Rivero dijo no tener constancia de que haya divergencias entre accionistas. Igualmente negó que Garrido forme parte de la comisión deportiva. Los deseos que emitió en voz alta fueron en busca de una mejor versión blanquiazul del primer equipo. «Esperemos que la próxima temporada sea más regular, porque al final está claro que los equipos que acaban arriba son los más regulares. No los que tienen arranques fulgurantes como tuvimos nosotros o el Zaragoza», apuntó.

Cifras

Las preguntas de los periodistas y las respuestas de Rivero se produjeron después de una alocución inicial de 27 minutos, en la que el mandatario puso el acento en los logros conseguidos en el área social. En este sentido, subrayó que la media de espectadores a los partidos disputados en casa se ha elevado en torno a unos 3.700 espectadores por jornada, la tasa de ocupación del Rodríguez López figura entre las más altas de la categoría y el curso anterior finalizó con plusmarca de abonados: 15.500. «Este trabajo de llevar a la gente al estadio es fundamental. El futbol sin gente no es nada. Los aficionados son vitales. Si un club quiere crecer, y el Tenerife quiere hacerlo, es importante trabajar en esta línea para que el equipo se vea arropado en el Estadio», sintetizó.

Los nuevos abonos

El club prevé presentar hoy sus nuevas equipaciones para el curso 24/25 y a mediados de la próxima semana su campaña de fidelización. «El abono incluirá los 21 partidos de liga y el precio no se elevará para los 15.500 aficionados que adquirieron su pase en la temporada pasada. Además, se está estudiando bonificar a aquellos que lleven a un amigo o un conocido para abonarse», avanzó Rivero. Por otro lado, certificó que un 30% de los afilidos blanquiazules «se verán beneficiados por el prometido descuento de fidelidad», por cuanto fueron a todos los partidos o faltaron, a lo sumo, a uno o dos. El abono incluirá esta vez los 21 partidos de la Liga Hypermotion, confirmó el presidente.

Decepción

Rivero hizo un balance de temporada que sale deficitario en lo concerniente a los resultados del primer equipo. «En el plano deportivo, sabemos que no hemos cumplido con los objetivos que nos marcamos. Queríamos competir por estar en el cuadro de honor de la Segunda División; yo podemos estar contentos y compartimos esa pequeña decepción con nuestros aficionados», adujo. «Porque el objetivo era otro. Sí hemos conseguido otras cuestiones que son relevantes. Normalmente simplificamos y nos quedamos solo en el ámbito del primer equipo, pero debemos mirarlo todo de una forma más amplia. Ha sido un éxito, también compartido con la afición, el ascenso del Tenerife B a Segunda RFEF, especialmente por lo que significa para nuestra cantera. Y además, hemos desarrollado dos proyectos estrella que tienen un objetivo claro: acercar el Tenerife a la gente», dijo en alusión a los os convenios de cantera y el plan para acercar a los niños al representativo. También destacó los avances en el deporte femenino e inclusión.

Disgusto

Fue con total seguridad la rueda de prensa más dura y difícil que encaró Rivero como presidente blanquiazul. Y dejó un último mensaje: «Las situaciones que enturbien no convienen a nadie: ni a los medios, ni al consejo... Evidentemente el Tenerife tiene que estar por encima de todas estas cuestiones. ¿Me gusta? No, no me gusta en absoluto. Me gustaria que habláramos de un proyecto ilusionante. Lo otro no aporta nada. Es una pérdida de energías innecesaria», resumió.

Paulino Rivero compareció por espacio de una hora en el hotel Silken Atlántida. Lejos del entusiasmo o ilusión que desprendía su mensaje el año pasado, ayer existía un indiscutido afán de cerrar cuanto antes la crisis de reputación y credibilidad que acusa el CD Tenerife. En el lenguaje no verbal, indicios de desasosiego e inquietud, también entre sus acompañantes. Entre ellos, uno de los dos hombres de Garrido en el consejo: Santiago Pozas, director general (imagen de la derecha). |

Preacuerdo con Luismi y voluntad de fichar a Maikel Mesa

Apenas hubo margen para la actualidad estrictamente futbolística, pero sí corroboró Paulino Rivero que existe «un preacuerdo» para la compra de los derechos federativos de Luismi Cruz. En este sentido, remarcó la complejidad de la operación por estar implicados varios actores, uno de ellos su club de procedencia, el Sevilla FC. La intención del club es anunciar el fichaje a lo largo de esta semana. También habló Rivero de la posible contratación de Maikel Mesa, con contrato en vigor con el Real Zaragoza. «Es un jugador que encaja en nuestra intención de canarizar el proyecto. Es de la tierra, pero tenemos que alcanzar un acuerdo con el Zaragoza y es necesario que él quiera venir», apuntó. Por último, no descartó ventas de futbolistas. «Lo mismo nos llega una gran oferta que te permite fichar a tres jugadores», deslizó.