Entrevista | José Luis Hernández Portavoz de ‘Pequeños Accionistas’

José Luis Hernández, portavoz de Pequeños Accionistas del CD Tenerife: «Tenemos el miedo de acabar como el Valencia de Peter Lim»

El colectivo que aglutina a más de 200 accionistas minoritarios blanquiazules ha adoptado un perfil absolutamente crítico con Garrido y la administración del club.

José Luis Hernández

José Luis Hernández / ED

Manoj Daswani

Manoj Daswani

¿Fueron convocados por José Miguel Garrido esta semana como ocurrió con otras peñas y grupos de animación?

Sí, fuimos convocados por el señor Garrido para hablar de la situación deportiva, pero una vez trascendieron determinadas informaciones sobre sus problemas judiciales, no creemos que sea el interlocutor más apropiado en estos momentos. Tampoco las formas parecen las más ortodoxas.

¿Pero han tenido algún contacto con él?

Nosotros reprobamos las acciones de José Miguel Garrido en los términos que se han conocido. Y no solo emitimos un comunicado, sino además se lo hicimos llegar en persona el jueves. Le pedimos que buscara fórmulas para salir del club y le planteamos cuál es nuestro punto de vista.

¿Y cuál es?

Igual que dijimos en la etapa de Miguel Concepción, no queremos que nuestro club esté manchado por nada ni por nadie. Pero también entendemos que la responsabilidad de lo que está ocurriendo corresponde a aquellos accionistas que dejaron todo el poder en sus manos. Ya conocían su historial, que aparecía en los papeles de Panamá y cuál había sido su trayectoria en otros clubes. Y sí, me refiero a responsables con nombres y apellidos. Han sido Amid Achi, Miguel Concepción o Conrado González Bacallado. Le dieron todo el control y todo el poder a una persona de fuera; y lo hicieron por dinero.

"El ánimo de la afición está por los suelos; ni de broma llegaremos a los 15.000 abonados de la temporada pasada"

¿Qué esperan por su parte?

No lo sé. Si ellos hace un año y medio le vendieron parte de sus acciones para que esté pilotando el club, ¿ahora van a volver a comprarle? Dudamos además que Garrido quiera vendérselas de vuelta. Lo que más nos inquieta es en un futuro, si Garrido vende, a quién lo hará. Nos preocupa que podamos acabar como el Valencia de Peter Lim. Podemos entrar en un bucle peligroso y que el club vaya pasando de unas manos a otras, sin que lo gobierne gente que lo siente y lo padece.

¿Qué preocupaciones le suscita la actual situación del representativo?

Como colectivo, no queremos que el CD Tenerife quede manchado de ninguna manera. Lo que nos importa es la institución. No somos de Miguel Concepción, de Paulino Rivero o de los medios de comunicación. Lo que nos importa es el fútbol. Nuestro club es el Tenerife. Esta semana se celebraban 15 años del último ascenso a Primera División. Fíjense cuánto tiempo ha transcurrido desde la última vez... No nos merecemos que de este club se hable tanto de lo extradeportivo; queremos disfrutar en los estadios, no estar pendientes de los tribunales de justicia.

Y ante estas reflexiones, más allá de la intención de verse con ustedes para hablar de la parcela deportiva, ¿han recibido alguna explicación por parte de Garrido?

De ese tema judicial no nos ha dado explicaciones, no ha querido hablar.

¿Y cuándo le han planteado que debe salir? ¿Cuál es su respuesta?

Nada, dice que estamos manipulados por los medios de comunicación. O que la culpa es de la prensa. Tal vez piensa que los que integramos este colectivo no tenemos personalidad, o capacidad para tener una opinión propia.

"Los responsables son los que cedieron todo el poder a una persona de fuera sin tener en cuenta su historial"

¿Qué les sugieren las declaraciones de distintos portavoces políticos que se han desmarcado de Garrido tras aparecer estas informaciones?

A nosotros también nos preocupa que todo el trabajo que se había hecho y se está haciendo en el área social pueda caer en saco roto. Pero como le digo, lo que mayor inquietud nos produce es acabar en una situación de conflicto como la del Valencia, que está gobernado a miles de kilómetros de Mestalla. Mucho tiempo antes ocurrió algo muy desagradable también con el Racing de Piterman. Nos preocupa en qué manos pueda caer el club en un futuro, esa es la verdad. Si la situación no se endereza, tal vez vayamos de fondo de inversión en fondo de inversión. Y esos fondos, a lo que vienen aquí es a hacer negocio con un sentimiento. Ven al Tenerife como una empresa. Pero los que lo sentimos, lo disfrutamos o lo padecemos somos los que estamos aquí. Que no pongamos las cifras que ponen ellos, no significa que no nos importe. Al contrario.

¿Cuántas personas integran su colectivo?

Somos pequeños accionistas. Tenemos una, dos, cinco acciones, no más. En la última Junta General representamos a más de 200. Lo que nos importa es que el club esté arriba pero por supuesto lo esencial es que esté limpio, que la gestión sea decente. No nos importan los tejemanejes de los accionistas; ellos velan solo por su negocio.

Han adoptado ustedes un lenguaje y discurso absolutamente crítico.

Ya lo hicimos en la época de Concepción. Con la cantinela de que hace años todos los empresarios se unieron por salvar al club, miren dónde estamos. Ellos siguen pensando en sus mismos intereses. Y lo mismo hará el señor Garrido. Cuando tenga que vender sus acciones, lo hará a quien le dé dinero a cambio. Y se las dará, nos tememos, al mejor postor, quizá a alguien que tampoco le importe el Tenerife. Eso es lo que realmente nos preocupa.

Y en pocos días, la presentación de la campaña de abonos. ¿Temen la desafección de la que hablaba el alcalde de la capital, José Manuel Bermúdez?

El año pasado fuimos más de 15.500 abonados. ¿Y este año? Yo honestamente creo que no vamos a llegar a esas cifras. Ojalá, pero está el ánimo por los suelos. Está la gente muy disgustada por los últimos acontecimientos y el ambiente que hubo la pasada temporada se ha echado a perder con las decisiones que se han ido tomando. Creo que ni de broma llegaremos a los números de la temporada anterior.