«Tiene que dirigir el Tenerife quien sienta estos colores»

Bermúdez asegura que la decisión de Garrido sería la de buscar una salida «si se pensara en el Tenerife como un sentimiento»

José Manuel Bermúdez, en enero, comprando acciones del club blanquiazul.

José Manuel Bermúdez, en enero, comprando acciones del club blanquiazul. / ED

Manoj Daswani

Manoj Daswani

Nuevo recado a José Miguel Garrido. El alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, apuntó ayer que «si pensara en el club como un sentimiento y no como una sociedad anónima deportiva», probablemente la decisión del máximo accionista blanquiazul «iría en la dirección de marcharse».

«Es difícil ponerme en su piel, pero hay que sentir el club. Si uno siente el club, y lo siente como algo más que una sociedad mercantil, seguramente la determinación iría por ahí. Pero tengo que respetar la posición de cada persona porque al final, él ha invertido ahí y ha arriesgado sus recursos económicos», apostilló el primer edil de la capital. En todo caso, instó al imputado máximo accionista a «pensar en algo más, a mirar al prestigio del CD Tenerife como institución».

Bermúdez no ocultó que el club está en una encrucijada difícil por el modelo de gestión elegido para su gobierno y administración durante los próximos años. «La situación es complicada. Efectivamente parece que el presidente es presidente, pero hay determinadas decisiones que no toma, o no participa en ellas; y eso siempre produce una complicación. Eso de una u otra manera, afecta a la gestión. Y es una pena porque hay cosas que se están haciendo realmente bien, por ejemplo en el fútbol base y en la apuesta por la inclusión, la igualdad y la cantera. El camino es ese, conectar al club con la sociedad y ser un representativo cercano con su entorno», fue otro de sus mensajes.

Bermúdez no ocultó su «sorpresa» por las informaciones publicadas respecto a Garrido y su proceder en sede judicial. «En este caso yo soy accionista también, aparte de alcalde de la ciudad, y me he enterado de este asunto por los medios de comunicación. Desde luego es preocupante. También lo decía la presidenta del Cabildo: estas situaciones pueden dañar la imagen y la reputación del club, que es una institución que no tiene por qué verse afectado por las condiciones procesales en las que está su máximo accionista», reseñó.

Perplejo, Bermúdez denotó desasosiego por su condición de tinerfeñista y simpatizante blanquiazul «de toda la vida». «A mí la noticia me ha cogido totalmente por sorpresa. Evidentemente sabía que estaban imputados los actores Imanol Arias o Ana Duato, porque lo había visto en los medios, pero no sabía que en ese proceso estuviese el accionista mayoritario del CD Tenerife», completó.

Las manifestaciones del alcalde capitalino se producen después de que Rosa Dávila fuese muy contundente en relación al caso Garrido y subrayase con nitidez que «nadie puede manchar la imagen» del representativo, que considera «mucho más que un club de fútbol, también un sentimiento y un símbolo de esta Isla».

En las últimas horas, han sido numerosas las figuras y estamentos del tinerfeñismo que han renegado de José Miguel Garrido como un interlocutor válido. Por ejemplo, la Federación de Peñas, que sí se reunió el miércoles con Paulino Rivero, pero no con él.

Preocupa la desafección

Cree Bermúdez que los últimos acontecimientos relacionados con la figura del máximo accionista blanquiazul pueden «hacer decaer» el ánimo de la feligresía tinerfeñista con vistas al venidero curso 2024/25, que arranca en el mes de agosto.«Lo que más afecta en el estado anímico es la parcela deportiva, pero en este caso coincide la desilusión por los resultados de la última temporada con esta situación desagradable», anotó el alcalde de la ciudad.Subrayó Bermúdez que «el curso pasado, el equipo no respondió a las expectativas». «Y ahora, con noticias como ésta, es normal que el ánimo del aficionado se resienta y puede haber desafección, algo que no nos gusta ni deseamos, por supuesto», cerró el dirigente nacionalista.