eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aritz López Garai Entrenador

«La decisión de Ramis fue bien meditada y no me sorprende»

«No diría que está triunfando el fútbol especulativo; sin ir más lejos, han subido Las Palmas y el Granada», afirma

Aritz López Garai, a la derecha, junto a su ayudante Christian Bustos, en el Nouadhibou mauritano. E. D.

Con Ramis coincidió en televisión -ambos eran comentaristas- mientras que a Garitano lo conoce por evidente proximidad geográfica. Apenas unos kilómetros separan sus localidades de procedencia, Barakaldo y Bergara. Más distancia hay entre sus estilos.

Los problemas de cobertura en su Nouadhibou, ciudad fundada a mediados del siglo XX por los franceses con el nombre de Port Étienne, aconsejan y casi obligan a que la entrevista se realice a través de un intercambio de preguntas y respuestas por una aplicación de mensajería. Aritz López Garai no es solo una buena fuente para obtener respuestas sobre el banquillo del Tenerife por su pasado blanquiazul reciente, también porque nació a apenas unos kilómetros de donde lo hizo Asier Garitano. 45 minutos separan en coche su Barakaldo natal de la Bergara donde vio la luz el nuevo timonel del representativo.

Se ha ido usted tan lejos como a Mauritania, como entrenador del FC Nouadhibou. ¿Cómo está siendo la experiencia hasta el momento?

La experiencia está siendo enriquecedora en todos los sentidos porque ha supuesto salir de la zona de confort, abrir un nuevo mercado, conocer una nueva cultura, conocer una distinta manera de convivencia... y además en cuanto a resultados no puede irnos mejor. Hemos ganado la liga y eso nos da acceso a la previa de la Champions africana, estamos inmersos en la Copa del Presidente y tenemos posibilidades de disputar próximamente un gran campeonato en Arabia Saudí que reúne a los mejores equipos islámicos. Es un reto muy grande y veremos si llegamos. Pero te diría que hasta el momento presente está siendo una experiencia profesional y de vida muy importante, en todos los sentidos.

¿Cómo decidió hacer las maletas y marcharse tan lejos?

Al final salí porque necesitaba seguir entrenando, buscaba un cambio de aires y también abrir un nuevo mercado. En España sumé más de 120 partidos en Segunda División, ya se me conocía y no se produjo ninguna oferta interesante como para seguir en los banquillos. Así que surgió la posibilidad de venir y no me lo pensé. Me vine con Christian Bustos, que también estuvo conmigo en Tenerife. Es un reto apasionante porque supone ganar títulos y competir a nivel internacional. Tiene sus alicientes y estamos contentos con la decisión.

Ya me ha dicho que sigue al Tenerife en la distancia. ¿Qué le sugiere esta última campaña que han hecho con Ramis?

Al Tenerife lo sigo siempre y aquí donde vivimos tenemos BeIN Sports, así que hemos podido verlo todas las semanas. También sigo la actualidad día a día por Twitter. Las expectativas estaban altas y ha sido una temporada difícil. Lo que el año pasado salía cara, este año salía cruz. Y quitando el Albacete, el invitado que nadie esperaba, no ha habido más sorpresas en la clasificación para la promoción. Ha sido una pena que por un cúmulo de circunstancias adversas el Tenerife no lograra meterse. Y eso que en muchas ocasiones incluso ha generado más que en la temporada previa.

Para el próximo curso han elegido a alguien que usted conocerá bien: Asier Garitano.

Sé cómo se comportan sus equipos y evidentemente tiene similitudes con el estilo y el fútbol de Ramis. Yo no sé quién ha tomado la decisión, si ha sido Mauro Pérez o la propiedad, que en este caso también toma parte de las determinaciones deportivas; pero por supuesto le deseo a Asier la mayor de las suertes. Si le va bien a él, irá bien al Tenerife.

¿Qué consejos y recomendaciones le daría antes de asumir el cargo?

Pocos. No estoy para dar consejos pero sí que se impregne de la cultura de la Isla, que entienda lo que le gusta a la afición del Heliodoro y que les haga disfrutar de un fútbol atractivo. Por suerte o por desgracia, le juzgarán los resultados. Confío en que el tiempo dé la razón a quienes han apostado por él. Deseo obviamente que sean resultados exitosos.

Él ha dicho que hay dos formas y estilos en Segunda: proponer o esperar, y que su conclusión fundamental es que hay que ser solventes en todo.

Cada entrenador cree en una forma de ver el fútbol y tiene un estilo que intenta aplicar en sus equipos. Esperar o proponer va en el ADN de cada uno. Este año ha habido equipos protagonistas que están arriba; y otros que no proponen ninguna cosa del otro mundo, que tan solo han esperado el error del rival y se han metido con los mejores. Mi mayor preocupación es que el equipo sepa a qué juega. Vamos a ver qué Tenerife nos encontramos con Asier Garitano y a ver si se ajusta a lo que él quiere. Pero para opinar hace falta saber los recursos que va a tener en plantilla.

Desconozco si la decisión de fichar a Asier ha sido de Mauro Pérez o de la propiedad, pero deseo que triunfe

decoration

¿Cree que se están imponiendo estilos como el de Ramis o Asier Garitano en la categoría de plata? Es decir, que cotizan al alza los entrenadores que priman el trabajo defensivo y encajar pocos goles.

No diría que se están imponiendo unos estilos u otros. El fútbol va por momentos y por temporadas. De hecho, dos equipos han subido proponiendo mucho, sobre todo Las Palmas, que ha dado gusto verle jugar. Y ha ascendido con solvencia, más allá del final agónico con ese 0-0. El Granada tampoco es un equipo que espere a ver qué hace el rival. Y mira el Albacete, que ha sido la revelación. Esta categoría es muy larga y todos los equipos pasan por rachas, por situaciones... Lo importante es que si firmas a un entrenador le des la confianza y no pierdas la paciencia. Las ideas son todas respetables si se trabajan, pero no diría que se esté imponiendo un fútbol especulativo.

¿Están de moda los entrenadores vascos?

Hay muchos entrenadores vascos y de muy diferentes estilos. Por ejemplo a Asier, en el caso que nos ocupa, le gusta trabajar con mucha gente detrás del balón, que sus equipos estén ordenados y equilibrados; y con balón sus equipos siempre transmiten desde la sencillez una clara voluntad de alcanzar resultados y éxito. Sus últimas experiencias no han sido positivas en Real, Alavés o Leganés, pero tiene un ascenso a Primera y eso le da cartel para que el Tenerife se fije en él. Pero no podemos hablar de un único estilo vasco, porque vascos hay muchos: Mendilibar, Emery... Te pongo un ejemplo. La idea de Asier es distinta a la mía y ambos somos del mismo sitio.

Es verdad que otros técnicos han seguido idéntico camino al de Ramis –el de no aceptar una propuesta de renovación de sus equipos y esperar por otros pretendientes, como Etxeberria, Calero o Carrión– pero, ¿a usted le sorprendió la decisión del míster?

La decisión de Ramis no me sorprendió, o me sorprendió a medias. Cuando cambió la propiedad y entró la gente de ahora, además accedió también Mauro... En Albacete creo que hubo un desgaste que Ramis quizá no quería seguir sobrellevando en Tenerife. Él ha encontrado el momento de decir adiós, ha entendido que ha exprimido a la plantilla todo lo que ha podido y que su ciclo se ha acabado. Creo que ha sido una decisión meditada, no tomada a la ligera. Y no sé dónde entrenará el año que viene, pero seguro que tendrá trabajo y ofertas porque hizo gran trabajo en Albacete, y lo ha hecho también en Tenerife. Estuvimos trabajando juntos en televisión y tengo una buena relación con él. Le deseo lo mejor.

Compartir el artículo

stats