Humaniza al futbolista un rato de conversación transparente, directa y llena de verdades como ésta con José León, incuestionable el año pasado y ahora en el centro de las críticas. Habla también de su reciente paternidad y de la necesidad de que éste deje de ser un tema tabú, que por supuesto influye en rendimientos y rutinas.

¿Están por debajo de lo deseado el rendimiento del equipo y el suyo propio a estas alturas de la temporada?

Sí es verdad que las expectativas que había desde el primer momento eran muy altas. Esa presión posiblemente al equipo le ha podido pasar factura, puede ser. Luego el rendimiento individual de cada uno también está siendo más bajo en la comparación con la temporada anterior. No quiere decir que no haya la misma implicación y el mismo trabajo diario, pero esto es fútbol y las cosas se dan de diferentes maneras de un año para otro. Sí te puedo decir que el grupo está muy implicado, con ganas de revertir la situación y sintiéndonos capaces de poder lograrlo. El rendimiento está siendo inferior, pero también te digo que es una situación que se ha dado por muchos detalles. Por ejemplo las lesiones del inicio, los errores individuales que tanto nos han condenado y también esos partidos en los que hemos sido superiores, pero no hemos tenido suerte de cara al gol.

¿Cree que los malos resultados han minado la confianza del plantel?

Sí, también. Al final somos personas y cualquiera que comete un error, le afecta. Es algo natural. Pero somos profesionales, tenemos que saber convivir con el error y salir adelante. La confianza a cada uno se la van a dar los resultados, jugar, ir disponiendo de minutos... y obviamente la recuperaremos a medida que las victorias vayan llegando. Para conseguirlas toca trabajar más aún, si cabe.

¿Y usted cómo lleva estar en el centro de las críticas tantas veces? ¿Tiene la percepción de que se ha incidido demasiado en José León a la hora de establecer comparaciones con el año pasado?

Ni el año pasado era el mejor central del mundo ni ahora soy el peor. Sí es verdad que te llegan las críticas aunque quieras abstraerse de ellas. Es normal que se pueda hablar de mi rendimiento, solo hay que verlo, pero siempre he sido muy profesional y he trabajado en busca del mejor rendimiento posible, siempre centrado en cómo conseguirlo. Ahora han venido rachas malas pero seguro vendrán otras buenas. La crítica puede existir pero no me ha repercutido en mi confianza; yo creo que la confianza al final donde se gana o se pierde es en el campo, en ver que las cosas te salen o no te salen. Pero las críticas las llevo con tranquilidad y desde la convicción de que han sido estrictamente deportivas, nunca destructivas.

¿Le ha dolido algo de lo que se haya podido decir?

No. Se me destacó tanto el año pasado que se esperaba mucho de mí esta temporada. Y para el primero que el rendimiento no ha sido el esperado ha sido para mí; pero han ocurrido una serie de cosas, las lesiones por ejemplo, que al final a título individual sí repercuten. Yo siempre he dicho que me siento muy querido por la gente de la Isla, por la afición del Tenerife;y es una percepción que mantengo. Creo que lo que quieren los que ejercen la crítica no es hacer daño, sino desear que vuelva el JoséLeón de antes. Así me lo tomo, como una motivación.

¿Cómo lleva la suplencia? ¿Ha hablado de ella con Ramis?

Son situaciones que se dan en el fútbol. Hay compañeros que entran, lo hacen bien y el míster los mantiene. Y con respecto a Ramis y a mí, ya nos conocíamos de antes y tenemos la suficiente confianza como para hablar las cosas y en ese sentido no hay ningún tipo de problema. Él me ha trasladado total tranquilidad y a mí me toca seguir trabajando. Esto va de esperar la oportunidad y aprovecharla cuando llegue.

¿Cambiaría su posición en el equipo si llegase otro central en este mercado?

No sé. Eso lo maneja la dirección deportiva. Obviamente todo el que venga, entiendo que es para sumar y lo recibiremos con los brazos abiertos. Mi situación no cambia. Yo estoy centrado con el club en revertir esta situación y en que el equipo salga adelante, sume puntos y crezca en la tabla. Poco más te puedo decir.

En su día hubo equipos interesados en usted, incluso con la opción de cambiar de país. ¿Vuelve a repetirse esta situación ahora que no está jugando?

Ha habido interés de otros equipos pero estoy centrado en el Tenerife, como ya te he dicho. Estamos en una situación complicada y quiero ayudar a resolverla.

Ese interés de otros clubes, ¿lo ha habido antes y se mantiene ahora?

Hubo en verano y hay en invierno, como así ha llegado a mis oídos, pero es cosa de mi representante y todas esas situaciones las lleva él.

En los últimos tiempos le hemos visto compartir a través de las redes su felicidad con la paternidad. Imagino que se asume de forma distinta cuando uno es deportista profesional. Con privilegios pero también con inconvenientes.

A mí me ha cambiado la vida por completo. He tenido que adaptarme, cambiar rutinas, llevar el día a día de otra manera... Tiene su lado bonito, que es ver crecer y sonreír a mi hija. Y luego está también el trabajo que conlleva, el acoplarte a una persona que depende de ti, compatibilizar el descanso y sobrellevar los viajes, que al estar en una Isla tienes que estar alejado mínimo tres días de las personas que quieres. Pero ahí mi mujer tiene el cielo ganado porque se desvive y me lo pone todo fácil. Al principio sí se me hizo duro adaptarme a la nueva rutina, pero cada vez lo llevo mejor.

A veces es un tema tabú y a veces ni se habla de la posible repercusión en un futbolista de un cambio de esta índole.

Es un tema del que no se habla y sería interesante que se tratase más. Sobre todo para el aficionado, que ve el rendimiento en un partido pero muchas veces no a la persona que hay detrás.

LA ENTREVISTA COMPLETA, ESTE VIERNES EN LA EDICIÓN IMPRESA DE EL DÍA