Incrementar el tope salarial para fichajes en el equipo profesional, mejorar la imagen del club en la sociedad isleña, acercarse a los principales estamentos de la vida blanquiazul y reforzar el área de cantera. Son los propósitos principales que se ha fijado el consejo de administración que asumirá las riendas del CD Tenerife a partir del próximo 15 de diciembre y de forma muy particular en el último de los objetivos se implicará personalmente el nuevo máximo mandatario de la institución, Paulino Rivero. Ya en 2017, cuando por vez primera se le planteó la opción de que accediera a la presidencia, el expresidente del Gobierno evidenció una especial predilección por este asunto. Ahora, la urgencia de obtener mejores prestaciones en el área de fútbol base es casi acuciante. A ojos de todos, los resultados de la parcela que en la actualidad dirige Sesé Rivero son manifiestamente mejorables, de ahí que vayan a afanarse en progresar ahí. Tal y como avanzó EL DÍA, el nuevo presidente y su equipo de trabajo lanzarán un Plan Cantera. Será uno de sus proyectos estrella.

Un año de duración. «No hay fórmulas mágicas ni habrá resultados inmediatos», explican fuentes del nuevo consejo. Así que el plan del tándem que conforman Paulino Rivero y José Miguel Garrido, próximo primer accionista de la institución, contempla un año de duración. El diagnóstico que han obtenido tras realizar un minucioso análisis de la situación revela el creciente distanciamiento de los principales clubes de cantera respecto del equipo representativo. Así que el objetivo número uno será estrechar relaciones con todos los equipos de la geografía insular. «No es un proyecto revolucionario», admiten. De hecho, ya el club puso en marcha una estrategia similar durante la etapa de Víctor Pérez Borrego en la dirección general.No es casualidad que ahora vayan a imitarse algunos de sus planes.

En todas las islas. La gran novedad es que Paulino Rivero se implicará personalmente en el proyecto de cantera. El plan contempla que visite –en compañía de los consejeros Juan Guerrero y Santiago Pozas, que hará las veces de director general– a todos los clubes que realicen trabajo de cantera. Y aunque empezarán por los más próximos geográficamente, la intención es llegar a todos los rincones de la provincia y del Archipiélago. Los acuerdos serán bidireccionales. Por un lado, el Tenerife se pondrá a disposición de estos equipos para todo aquello donde pueda ayudarles; por el otro, intentará garantizarse una posición preferente para imantar a su cadena de filiales a todos aquellos jugadores que puedan resultar de su interés.

Más cercanía. Otra de las conclusiones del informe realizado por los nuevos gestores apunta a que el club necesita de mayor calidez en las relaciones con los demás estamentos del deporte y la sociedad insular. Las conexiones están quebradas con muchos clubes, lo cual ha derivado en situaciones tan dolorosas como la marcha de Alberto Moleiro (ahora internacional Sub 21) a la UD Las Palmas, proveniente del Sobradillo, con cuyos dirigentes no hay sintonía alguna. Lo mismo ocurre con otros equipos relevantes en el trabajo de cantera y captación.

Referentes y embajadores. En el club consideran esencial que existan iconos de tinerfeñismo que puedan ayudar en esta labor. Ya hay algunos históricos ilustres en nómina (Ricardo León, Quique Medina, Toño Hernández o Suso), pero podría incorporarse a otros. Se hará lo posible por fomentar el orgullo de pertenencia al Tenerife y fomentar la imagen de una institución «más próxima y que esté siempre a disposición de los clubes de su entorno». Es un plan ambicioso, sostenido en el tiempo y con la intención de revertir una tendencia peligrosa: cada vez son más los jugadores jóvenes que optan por emigrar a la isla vecina. No parece muy probable que este plan pueda ejecutarse desde la permanencia de Sesé, al menos en un cargo relevante, pues entienden los nuevos gestores que suya ha sido buena parte de la responsabilidad en la creciente lejanía del Tenerife respecto de otros clubes e instituciones; pero en todo caso se le transmitió calma el día que el portuense, en reunión con Garrido, Pozas y Guerrero, llegó a poner su cargo a disposición de la nueva administración. Además, se prevé incrementar el presupuesto para captación de talentos.