Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rivero ya se ve presidente

Su plazo para responder a la oferta de los accionistas del CD Tenerife expira en pocos días l Se pondría al frente de un consejo de seis miembros, propone reformar la cantera y mantendrá a Cordero y Ramis

Paulino Rivero, entre Amid Achi y Juan Carlos Cordero en la tradicional visita del equipo a Candelaria. | | CD TENERIFE

Paulino Rivero y los accionistas mayoritarios en el CD Tenerife ya modelan un nuevo proyecto para el conjunto blanquiazul. La intención de todos ellos es huir del presidencialismo que ha caracterizado al representativo durante los últimos tres lustros; y acercarse más a un modelo de gestión moderno, funcional y de responsabilidades compartidas.

Ante la oferta que le han presentado para convertirse en el vigesimotercer presidente de la historia de la institución, Rivero no ha pedido tiempo y ha puesto una serie de condiciones, todas ellas «razonables y que serán aceptadas» por parte de los accionistas de referencia, confirmaron ayer a EL DÍA fuentes de la negociación. Fue Amid Achi, presidente del Grupo Número 1, quien propuso al resto de socios el nombre del expresidente del Gobierno de Canarias y el que personalmente se ocupa de pilotar el proceso.

De los primeros encuentros con Rivero ya han trascendido algunas conclusiones. Una de ellas es la salida del gerente, Juan Amador, porque un perfil como el suyo ya no tendría cabida en el proyecto futuro del Tenerife. Tras una larga vinculación al club, su adiós será efectivo el día después de la junta de accionistas de diciembre. En este sentido, el propio profesional blanquiazul –con cargo en el club desde tiempos de Javier Pérez– sería partidario de su propia salida.

Más cantera

Una de las voluntades manifestadas por Paulino Rivero en las conversaciones con el núcleo duro de accionistas mayoritarios es una reforma integral del área de cantera, donde el club no está dando los resultados esperados y ha quedado en mal lugar por la creciente proliferación de talentos –algunos de ellos tinerfeños– que triunfan a lo grande en la isla vecina. En esta dirección, Rivero propone explorar otros proyectos (como los de Villarreal o Atlético) e importar fórmulas que funcionan en otras latitudes para conseguir que el representativo sea un escenario fértil para los jóvenes valores.

Concepción y Rivero, antes de la Gala del domingo. | | CDT

No solo Rivero, sino también otros accionistas mayoritarios del Tenerife contemplan con creciente preocupación que muchos jugadores en edad de formación prefieran irse a Las Palmas o a clubes peninsulares; en lugar de apostar por el Tenerife, donde ven que el margen de oportunidades se estrecha cada temporada más.

Si finalmente acepta, el nuevo presidente del club será el encargado de las relaciones con las instituciones, dará un impulso al área social y mantendrá encuentros con las peñas y los colectivos de animación. Además, programará una larga serie de reuniones con importantes actores de la vida deportiva y política para presentarse e iniciar una nueva senda a partir de la venidera Junta General de Accionistas.

En el club preocupa la fuga de talentos con rumbo a Las Palmas o a destinos peninsulares

decoration

El cargo de Rivero sería remunerado y la transición, tranquila. La principal preocupación de los accionistas de referencia es que la afectación sea nula en el área deportiva de la institución. Ahí se confía plenamente en Juan Carlos Cordero (renovado hasta 2025 con el visto bueno de todos los grandes accionistas) y que hasta la fecha ha ejercido como director de fútbol profesional, sin que apenas haya habido interferencias suyas en el área de cantera, que comanda el ahora cuestionado Sesé Rivero. En el cartagenero, la confianza es plena; en el portuense, no tanto.

El pacto para conformar un nuevo Tenerife se fraguó en el hotel NH Collection Roma Centro a mediados de agosto con motivo de la visita de los jerarcas blanquiazules al Papa Francisco, enmarcada en los actos de celebración del Centenario blanquiazul. En el acuerdo a cuatro –con las firmas de Conrado González, Miguel Concepción, José Miguel Garrido y Amid Achi– se contempla mantener el actual número de miembros del consejo de administración. Saldrán Francisco Mares y Juan Manuel Quintero, que eran hombres del actual mandatario; y se incorporarán otros.

En cuanto a la incorporación de Paulino Rivero, inicialmente se exploró la opción de que entre «por cooptación» al consejo de administración –así lo permite la Ley del Capital, que regula las sociedades anónimas deportivas– pero el propio dirigente prefiere que sea a través de la presentación de una plancha en la junta de diciembre. Así, el cambio será higiénico y tendrá legitimidad plena para iniciar su gobierno.

La agenda de Miguel Concepción

Mientras Paulino Rivero avanza en la construcción del futuro proyecto, el equipo de Miguel Concepción ya perfila la hoja de ruta para su despedida. El jerarca palmero prevé tres grandes actos públicos para su último trimestre en el cargo: la reinauguración de la Ciudad Deportiva Javier Pérez, que finalmente se retrasa a mediados de noviembre; el partido del Centenario, contra un rival de Primera División y que tendrá lugar en el Heliodoro aprovechando el parón por el Mundial; y por supuesto la Junta General de Accionistas, en la que dará un paso al costado y hará balance de su largo mandato, de casi 17 años.Para tal asamblea se prevé que Paulino Rivero presente su plancha para su posterior incorporación a la presidencia. Con el apoyo asegurado de casi todos los accionistas de referencia, una de las incógnitas pasa por el sentido del voto de Juan Pelayo, a quien han dejado fuera del acuerdo. En todo caso, si Rivero concurriese a tal proceso es segura su elección. Además, con un altísimo porcentaje de votos a favor.

Compartir el artículo

stats