Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Tenerife empieza con una derrota

El equipo blanquiazul se adelanta en Ipurua con un golazo de Mohammed Dauda, pero el Eibar remonta aprovechando el balón parado

Stoichkov y Mellot. LaLiga

El CDTenerife comenzó con una derrota la temporada 22/23. Perdió por 2-1 en Ipurua pese a adelantarse en en el resultado con un golazo del debutante Mo Dauda (50’). Poco después, el Eibar aprovechó una acción a balón parado, una falta lateral, para establecer la igualada por medio de Venancio (55’). El duelo se decantó para los locales por un penalti cometido por Sergio González, quien trató de despejar un centro con la cabeza, con la mala suerte de que la pelota también golpeó en su mano. La pena máxima fue convertida en gol por Stoichkov, engañando a Juan Soriano (84’).

Los blanquiazules estuvieron muy cerca de sumar. De hecho, celebraron un segundo tanto en el tiempo añadido, pero la acción fue anulada por un milimétrico fuera de juego de Enric Gallego, antes de que Elady Zorrilla batiera al guardameta Yoel (96’). Al Tenerife ya no le quedaron fuerzas para evitar la derrota en la primera jornada.

Luis Miguel Ramis se decantó por una alineación titular formada por Soriano, Mellot, Sergio González, José León, Nacho, Aitor Sanz, José Ángel Jurado, Alexandre Corredera –como interior derecho–, Mo Dauda, Samuel Shashoua y Enric Gallego. Debutaron tres de los cinco fichajes de este verano, Nacho, Jurado y Dauda. También se estrenó en Liga el canterano Teto, sustituyendo a Shashoua en la recta final del encuentro.

Con estos argumentos, el Tenerife mostró las mismas señas de identidad que le permitieron llegar a la final de la promoción de ascenso la campaña pasada. Fue sólido en defensa, durante casi todo el tiempo, y se estiró con ataques puntuales, hasta que puso de manifiesto su pegada con el golpeo de Dauda en el minuto 50. Pero también arrastró del curso pasado uno de sus pocos defectos, los problemas para contrarrestar las jugadas a balón parado de los oponentes. En este caso, Venancio se adelantó a Gallego y a Jurado para batir a Soriano por alto. Luego, el penalti estuvo condicionado por la mala suerte y no tanto por un desajuste defensivo.

A diferencia de lo que ocurrió en la temporada pasada, el Tenerife no supo puntuar teniendo el resultado a favor. La próxima oportunidad, el domingo que viene en el Heliodoro ante el Lugo.

Compartir el artículo

stats