Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Yeremy Socorro, ahora o nunca

Por edad, es el único canterano abocado a una cesión si no se queda en el primer equipo | Los demás sí podrían volver al B

Yeremy Socorro, durante la concentración en Pinatar Arena.

Los jerarcas deportivos del Tenerife contemplan muy seriamente la opción de que alguno de los canteranos que ya han comenzado la pretemporada a las órdenes de Luis Miguel Ramis se queden toda la temporada con el primer equipo blanquiazul. La del representativo será una plantilla más corta que en cursos pretéritos, muy condicionada por el estrecho margen salarial con el que cuenta la institución insular, y con total seguridad habrá margen para alguna promesa venida del filial.

Entre estos futbolistas de la factoría de Geneto hay un caso muy particular. Yeremy Socorro Pulido (Las Palmas de Gran Canaria, 1 de septiembre de 1999) espera noticias con mayor inquietud que ningún otro. En su caso, por edad se encuentra ante una disyuntiva crucial: oportunidad con el Tenerife o salida a préstamo. En su caso, no hay más alternativas. A tres semanas de cumplir 23, el lateral está ante un momento sin vuelta atrás, donde se enfrenta a una situación decisiva, sin dobleces.

De momento, la ausencia de más fichajes para el lateral deja abierto un resquicio para que pueda quedarse definitivamente y cumplir así el sueño de cualquier canterano. Ahora bien, es normal que pueda sentir desasosiego ante los cantos de sirena que se multiplican: informaciones periodísticas que revelan consultas por otros defensas zurdos, mensajes como el emitido ayer por el presidente o declaraciones como las de Ramis, que el pasado sábado verbalizó en EL DÍA que sí buscan fichajes para su costado.

Socorro ha ido quemando todas las etapas que jalonan la trayectoria de un canterano ejemplar. Entró con ficha para el Tenerife C pero enseguida se ganó un sitio en el primer filial; por galones y veteranía se quedó con la capitanía y llegó a brillar en partidos decisivos y hasta playoff. Si el curso previo con el B llega a arribar a la anhelada cuarta categoría del fútbol nacional (Segunda RFEF), su situación ahora sería otra. Pero sabe que está ante un cara o cruz; y que su destino no depende tanto de su rendimiento, que también, sino sobre todo del grado de confianza que depositen en él Cordero y Ramis.

Su recorrido

Socorro firmó la primera parte de su trayectoria futbolística en los filiales de la UD Las Palmas, donde fue subiendo escalones desde que empezó en benjamines hasta que arribó a la División de Honor. Con los grancanarios ejerció de capitán en todas las categorías. Es en el momento de ir a dar el salto al C cuando los responsables de la casa amarilla optan por una renovación del proyecto y le dejan libre, oportunidad que aprovecha el Tenerife para reclutarlo.

Y aunque llegó con ficha C, el defensor isleño se hizo indiscutible para Mazinho. No solo como futbolista, sino muy pronto también como jefe del vestuario. Cuentan sus compañeros que ha sido la prolongación del entrenador en la caseta. Aunque haya jugado la mayoría de veces como lateral, puede cumplir también como extremo; y cuenta con la ventaja de haberse estrenado ya en competición profesional. Ocurrió en la última jornada de la liga regular del pasado curso, cuando Ramis abogó por dar descanso a la mayoría de titulares.

Se da la circunstancia de que, una vez anunciada la renovación y continuidad de Cordero en la dirección deportiva, la primera renovación que comunicó el Tenerife fue la suya. Indicio de confianza o casualidad del destino, aquello pudo ser el preludio de que venga esta semana. Si va convocado con los mayores a Ipurua, automáticamente habrían de darle de alta en LaLiga, como así estipula su contrato. Y aunque ello no evitaría que más adelante fuese cedido, para Socorro ya sería un alegrón mayúsculo verse con dorsal profesional en un partido de Segunda.

Sueña el de Las Palmas con seguir los pasos de Toño o Pablo Sicilia, icónicos jugadores nacidos en Gran Canaria pero triunfadores como profesionales en la isla vecina. En San Pedro del Pinatar no dejó de dar pasos adelante, aunó varias comparecencias como titular y sembró motivos para la esperanza. Ahora ya la decisión no es suya. «Por posición o rendimiento, alguno de los canteranos se quedará», sugiere Ramis. Y Yeremy cuenta con ser de los elegidos. Por edad, es su momento. Días claves para él.

Jorge desestima una oferta sueca

La agencia de representación de Jorge Padilla, descartado para el Tenerife para su proyecto deportivo, le planteó ayer la opción de irse cedido a Suecia (siempre y cuando la operación obtuviera luz verde por parte del representativo). Pero las condiciones no sedujeron al majorero, por cuanto el calendario de los campeonatos nórdicos es distinto al español y su propósito es seguir creciendo en el fútbol nacional. La intención del club es que su situación se resuelva en los próximos dos o tres días. Por lo pronto, ayer se produjo una novedad en su situación, por cuanto dejó de entrenar con el filial -como había ocurrido durante la concentración de los mayores en Pinatar Arena- y volvió a reintegrarse en la disciplina del primer equipo. Lo más probable es su salida a préstamo al Real Valladolid, para jugar en el conjunto de Segunda RFEF de los blanquivioletas. Sería un préstamo similar al que suscribió con el Levante UD.

Compartir el artículo

stats