Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD Tenerife

Incógnitas para el debut liguero del CD Tenerife

Dauda recibe un plan específico para adquirir el tono físico de sus compañeros y aún no ha jugado ningún amistoso | Ni Garcés ni Shashoua están todavía para 90 minutos

Mo Dauda, junto a uno de los banquillos del campo central de Pinatar Arena. ÁLEX HERRERA

Más allá del engañoso e intrascendente resultado del miércoles, el penúltimo ensayo estival de la pretemporada alimentó las dudas respecto al estado físico y disponibilidad de algunos elementos capitales del plantel blanquiazul para el estreno liguero contra el Eibar (Ipurua, sábado 13 a las 16:00 horas).

Las incógnitas tienen nombre propio: Mo Dauda, Rubén Garcés y Sam Shashoua. En el caso del primero, incluso parece peligrar su presencia sobre el verde en la jornada inaugural; respecto a los otros dos, es probable que lleguen a tiempo para alistarse en el once de Ramis, pero no está claro que sea para 90 minutos.

Dauda llegó al representativo fuera de forma. Tras unas largas y complejas negociaciones para su fichaje, finalmente éste se produjo y el ghanés pudo ser presentado oficialmente como quinto refuerzo del Tenerife. Pero los primeros entrenamientos descubrieron que estaba muy lejos del nivel físico de sus compañeros.

Formación inicial del Tenerife frente al Real Murcia. | | ÁLEX HERRERA

De acuerdo con el futbolista, el club ha proporcionado a Dauda un plan específico para ir incrementando progresivamente las cargas de trabajo. Así que no ha podido estar con el grupo todo lo que le habría gustado y, de hecho, el miércoles entrenó aparte -en un campo anexo de Pinatar Arena junto a Míchel Herrero- instantes antes de que el representativo jugase su amistoso frente al Murcia.

A día de hoy, ni tan siquiera está claro que el talentoso atacante africano pueda ser de la partida en un duelo que estaría cargado de morbo, el de mañana frente al Cartagena, su último club en España y con el que llegó a negociar su continuidad.

Las dudas con Garcés y Shashoua tienen que ver con el grado de protagonismo que podría darles Ramis en la primera jornada. Al melillense lo probará este sábado de unas molestias «peligrosas», como así las define el entrenador; y el británico ya exhibió chispa y destellos de su incuestionable calidad en la cita frente al Murcia. Está de vuelta, pero tal vez no para completar 90 minutos (en el amistoso jugó 45), así que la sensación que deja el actual estado del plantel es que urgen los refuerzos ofensivos. Cordero ya se encuentra manos a la obra. Busca varios fichajes y entre ellos, con total seguridad, un mediapunta y un extremo derecho.

Canteranos

De la llegada de los fichajes que faltan y de las necesidades del grupo dependerá también la cifra de canteranos que pasen el último corte y lleguen a la jornada del debut liguero contra el Eibar. A día de hoy, parece muy probable que al menos cinco futbolistas del B estarán en la convocatoria para Ipurua y alguno de ellos con opciones muy reales de ser relevante, al menos en los primeros partidos oficiales del nuevo curso.

Por méritos propios, el que más sobresale hasta la fecha es Alberto Martín, Teto, que ha dejado buenas impresiones en los dos amistosos disputados en Pinatar. A su favor pesa la ausencia de muchos más futbolistas de sus condiciones y demarcación. Algo semejante ocurre en la defensa por los costados, donde son Yeremy Socorro y David Rodríguez, respectivamente, los recambios naturales para los titularísimos Nacho Martínez y Mellot. Además, también Thierno Arévalo y Víctor Méndez, a quien se le negó la salida a la Península a una categoría inferior, podrían ser apuntados por el cuadro técnico en la primera convocatoria para una nueva liga. Que está a la vuelta de la esquina, a ocho días vista.

En cuanto al resto de canteranos, el gran premio ya era llegar hasta aquí. Lo más natural es que nombres como el de Matías o Ibra se vayan de vuelta al B, que ya está también de pretemporada.

Compartir el artículo

stats