Datos que se asoman en la vorágine de una apasionante promoción de ascenso. Históricos que lo son estando en activo. Aitor es un claro ejemplo, con sus 299 partidos disputados como blanquiazul, incluyendo los dos del doble derbi del playoff. O Carlos Ruiz, a un par de pasos de empatar con el décimo con más encuentros en el club.

Solo hay cinco jugadores que han disputado 300 o más partidos oficiales con el Tenerife. Este sábado, salvo sorpresa, la lista aumentará en un integrante; ni más ni menos que con Aitor Sanz, que terminó el doble derbi de la promoción de ascenso con un total de 299. El capitán está a un paso de ser tricentenario en la entidad blanquiazul.

A la temporada 21/22 le quedan solo dos encuentros, este sábado en Montilivi y el domingo posterior en el Heliodoro Rodríguez López, y el centrocampista madrileño tiene un puesto fijo en las alineaciones de Ramis, un lugar ganado a pulso a base de rendimiento y oficio, una mezcla indispensable para activar el motor de la sala de máquinas del equipo. Aitor jugó de principio a fin los dos duelos con la Unión Deportiva de la promoción. También llegaron al pleno de minutos Juan Soriano, Shaq Moore, José León y Mellot.

Seguramente, Sanz repetirá en el duelo de ida de la final y, salvo giro inesperado, en el de vuelta, de manera que va camino de completar su novena temporada en el Tenerife con 301 partidos, registro que solo superan Alberto Molina (413), Toño Hernández (385), Felipe Miñambres (357), Suso Santana (337) y Pepito Reyes (303).

Aitor, fichado en el verano de 2013 –con Quique Medina en el cargo de director deportivo–, ha desarrollado la mayor parte de su recorrido en el Tenerife en el ámbito de la Segunda División (280), pero también se vistió el uniforme blanquiazul en eliminatorias de la Copa del Rey (13) y en duelos de la fase de ascenso a Primera División. Y es que es uno de los pocos que quedan de la plantilla que alcanzó la final del playoff de 2017. Aitor fue titular en las dos eliminatorias, ante el Cádiz y el Getafe.

Independientemente del desenlace del enfrentamiento decisivo con el Girona, Sanz será uno de los cinco blanquiazules con 300 partidos o más en la historia de club. La posibilidad de que no detenga ahí su contador, ya no dependerá tanto de él, ya que su contrato se extinguirá este mes, a no ser que le ofrezcan una ampliación, algo que tiene sentido.

Unos puestos más abajo, no tantos, aparece otro integrante del actual plantel tinerfeño, Carlos Ruiz, que adelantó a Sergio Aragoneses y a Julio Llorente en el tramo final de la temporada, incluyendo el encuentro de ida del playoff con la Unión Deportiva –no tuvo minutos en el estadio Gran Canaria–. El central, con el mismo número de temporadas en el club que Aitor –el mediocentro estuvo sin jugar un año y medio por una lesión–, va por 270 encuentros y se ha situado a dos de un histórico que cierra el top ten, Álvaro Hernández. El granadino, cuyo vínculo laboral con el club también estará vigente hasta el 30 de junio, llega a tiempo de situarse entre los diez con más partidos. Tendría que actuar en Montilivi y en el Heliodoro en la final del playoff.