Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Víctor Añino, ‘Vitolo’ Futbolista del CD Tenerife (2001/05 y 2014/18)

«Getafe fue desgarrador, como si te clavasen un puñal»

"Pienso honestamente que nos faltó creérnoslo un poco más en el partido de ida", explica el exfutbolista del CD Tenerife

‘Vitolo’, durante el Tenerife-Getafe de ida en la promoción de 2017. R. de la Rocha

Uno de los baluartes del Tenerife del último ‘playoff’ era Vitolo, ahora retirado del fútbol profesional e incluso de la vida pública. Recuerda Getafe con precisión milimétrica. Y confía en que la historia gire esta vez del lado blanquiazul. Confianza y fe.

¿Faltó un ascenso a Primera para que su carrera con el CD Tenerife fuese perfecta?

Sí, me faltó el ascenso y estuvimos a nada de conseguirlo. Pero me fui orgulloso del que ha sido el club de mi vida y de mis amores. Cuando volví, el Tenerife luchaba por no descender y cuando me fui, lo hice con la satisfacción de que ya ese año estuviésemos en la pomada, a un gol de traspasar la línea que separa la Segunda de la Primera División. Trabajamos y entre todos hicimos del Tenerife un equipo ganador.

¿Es la experiencia de Getafe la más dura de su vida deportiva?

Sí, sin duda. Y mira que perdí un Mundial sub-20, y he estado en plazas importantes donde he sufrido derrotas duras. Pero aquello fue desgarrador, muy doloroso.

¿Qué recuerda de aquel partido en el Coliseum?

Recuerdo la última jugada de Amath, que la tuvimos para marcar y subir. Estando en el campo, yo veía que la pelota iba para dentro. Y que no entrase fue un dolor tremendo, como si te clavasen un puñal. También recuerdo que entró Jouini y tuvo también una pelota para darle de cara y hacer gol en el último suspiro. Pero intentó una media chilena que aún no me explico. Mira que le dimos vueltas a aquella jugada al volver a casa. Fue un querer y no poder. Una lástima.

De aquel año se recordará para siempre lo que luego se bautizó como el espíritu de Los Rodeos.

Sí, la gente se portó de forma sensacional. La verdadera afición es esa: cero reproches, un mensaje de unidad, un intentar levantarnos entre todos. Fue un recibimiento muy reconfortante, aunque obviamente con el dolor inmenso de no haber subido y haberte quedado a las puertas de la gloria. Haber llegado con el Tenerife a Primera División habría sido lo máximo para muchos de nosotros.

¿Qué le faltó al Tenerife? ¿Es cierto que llegaron muy justos de fuerzas?

No, lo que faltaron fueron simplemente milímetros, que entrara alguna de aquellas tantas pelotas que tuvimos para el gol. Pienso honestamente que nos faltó creérnoslo un poco más en el partido de ida. Podíamos habernos ido del Heliodoro con mucho más que un 1-0. Me quedo con la impresión de que pudimos machacar ante nuestra afición, con el estadio lleno, y no lo hicimos. Toda persona que quiera verlo, que repase el partido, que ahí estuvo la clave de no subir.

Compartir el artículo

stats