Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Tenerife, juez y parte

El resultado del representativo en Eibar decidirá el ascenso directo y al mismo tiempo puede valer a los de Ramis para asegurar su cuarta plaza l El técnico tomará algunas decisiones con la vista puesta en el ‘playoff’

Carlos Pomares. | | CD TENERIFE

Partido grande. El Tenerife afronta su penúltimo envite liguero con la intención de ahuyentar las distracciones –con el playoff a la vuelta de la esquina– y el deseo de recuperar las buenas sensaciones después de su inesperado último varapalo. El tinerfeñismo viajó de la desazón por la fea derrota contra el Málaga a la ilusión y a la satisfacción del día siguiente, cuando un tropiezo del Real Oviedo les permitió amarrar definitivamente su pasaporte a la promoción.

Hoy, de algún modo ejerce el representativo de juez y parte. De su resultado depende que el Eibar pueda inclinar el ascenso directo de su lado; pero es que lo que ocurra en esa pugna a brazo partido con el Valladolid afecta directamente a los de Ramis, por cuanto quien se quede sin la segunda plaza irá a la promoción, donde los isleños ya tienen plaza fija. El partido no es trascendente para el Tenerife, ni mucho menos. Casi todas las combinaciones posibles en las dos jornadas finales le ubican cuarto, ya sin opciones de mejorar todavía más su privilegiada posición; y con la certidumbre de que aún tendrá la última jornada –ante el ya salvado Cartagena– para terminar de asegurar el factor campo en la primera eliminatoria.

Así que la intención de ganar al poderoso Eibar no tiene tanto que ver con la relevancia de los puntos; y sí con el afán de hallar buenas sensaciones y recuperar la dinámica ganadora en vísperas de los partidos más cruciales del último quinquenio para todos los estamentos del club.

El Tenerife, juez y parte Digital2

Las últimas manifestaciones de Ramis, antes de viajar, no clarifican si sus planes pasan por administrar descansos y hacer rotaciones desde la jornada de hoy. Parece probable la vuelta de Soriano bajo palos; y no sería descabellado que repartiese minutos a jugadores que los vienen reclamando desde hace tiempo, como Moore o Míchel, que ya los tuvieron en la segunda mitad contra el Málaga. La titularidad de alguno de los dos podría valer para dar resuello a Mellot y Aitor Sanz, respectivamente, aunque el galo probablemente buscará su quinta amarilla para llegar limpio a la promoción. Junto a Elady o Corredera, son de los elementos del plantel con mayor sobrecarga de partidos.

Duelo estelar de la jornada junto al decisivo Las Palmas-Oviedo, el de Ipurua es un choque donde todas las miradas estarán pendientes de la respuesta del Eibar, que depende de sí mismo para subir; y que afronta el choque más difícil de los dos que le quedan. Cuenta el cuadro vasco con todo un arsenal de artilleros (Stoichkov-Sol-Corpas-Llorente) pero en las últimas semanas le ha costado horrores sacar adelante sus partidos. Baste el ejemplo de Leganés, donde tiraron de pegada para desatascar los puntos en el marco de una temporada donde han ganado las dos veces que coincidieron con el Tenerife. La de hoy es la tercera y aún puede haber una cuarta, si ambos se vieran en la primera ronda o en la final de la promoción. Un escenario que obviamente desean más en el club del Heliodoro que en Ipurua, que hoy se convierte en cruce de sueños. Por la vía rápida o por la promoción, azulgranas y blanquiazules buscan subir. Tal vez ambos lo consigan.

Compartir el artículo

stats