Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En busca del gran lleno

El elevado ritmo en la venta de entradas podría aproximar al Heliodoro a su mejor entrada de este curso | El Tenerife-Valladolid, única vez con más de 18.000 asistentes

El Heliodoro Rodríguez López luciendo su nueva iluminación. CD TENERIFE

La temporada del representativo está siendo excelente, pero falta culminarla con un gran lleno en el Heliodoro que, de momento, aún se resiste. La vez que más cerca estuvo el Tenerife de colgar el cartel de «No hay billetes» fue ante el Real Valladolid. Difícil que el registro se supere este domingo, pero el buen ambiente está asegurado.

El Heliodoro Rodríguez López, en busca de su mejor entrada. El recinto capitalino se prepara para lucir galas de Primera con motivo de un partido trascendental para certificar matemáticamente la presencia en la promoción y, de paso, seguir soñando con cotas mayores. El ritmo de venta de las localidades para el Tenerife-Málaga avanza a un ritmo muy elevado y se ha agilizado desde la victoria conseguida el pasado lunes contra el Girona. Tanto es así que ya han volado los billetes en Popular Baja (tradicionalmente la primera de las gradas en agotar papel) y se prevé que lo propio ocurra en otros sectores del estadio.

Hasta la fecha, el mejor registro de esta campaña es el que se dio en el duelo contra el Real Valladolid, rival directo por el ascenso, cuando 18.538 almas se dieron cita para animar al representativo. Tampoco fue malo el dato de la siguiente jornada en casa -también contra un aspirante al cambio de categoría- aunque se vio condicionado por que el choque frente al Almería fuese en lunes. En total, 15.007 asistentes soñaron con una victoria que tampoco llegó ese día. Los dígitos de este curso no son comparables con los de ninguna otra temporada anterior. Sobre todo por un motivo, las restricciones de aforo (por la pandemia) con las que comenzaron el Tenerife y el resto de clubes de Segunda; y las medidas adicionales que adoptó el Gobierno de Canarias en vísperas del derbi, que se jugó con un tijeretazo del 50%, y que además se mantuvo para el Tenerife-Oviedo. Fue llamativo que en esa jornada, con el cuadro de Ramis en los puestos cabeceros, se diese el segundo registro más pobre (7.296). Otro condicionante que ha perjudicado la taquilla es que numerosos partidos en casa se han jugado en viernes o lunes, días pocos propicios para el lleno. Tampoco ha habido promociones, pues el club ha preferido que fuese la reluciente trayectoria del equipo el mejor reclamo posible para poblar el graderío.

Compartir el artículo

stats