Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tenerife y Las Palmas rivalizan por Carlos Vicente

El talentoso jugador venezolano del Santa Úrsula suscita el interés de ambos clubes l> Se reunió con Sesé hace dos semanas

Carlos Vicente, con los colores del CD Santa Úrsula. | | E.D.

De un tiempo a esta parte, se ha hecho costumbre que emigren entre islas algunos futbolistas de cantera que se forjan en Tenerife y luego triunfan en Gran Canaria; o viceversa. Cierto es que los casos que han tenido más resonancia han sido los primeros, especialmente el de Pedri, así que se han estrechado las vigilancias para evitar nuevas fugas de talentos.

El último jugador por el que rivalizan los dos representativos canarios es nacido en Venezuela y responde al nombre de Carlos Vicente Rodríguez Brunicardi (20/11/2002) y en poco tiempo ya se ha hecho un hueco en el grupo canario de Tercera RFEF. Según ha podido confirmar EL DÍA, en las últimas semanas ya ha mantenido reuniones con altos cargos de la UD Las Palmas y del CD Tenerife, por este orden.

«Se reunió primero con la Unión Deportiva porque ellos fueron los primeros que llamaron; y hace dos semanas se produjo el contacto con el Tenerife», revela una fuente de su entorno. La comunicación con el club blanquiazul fue con Sesé Rivero, responsable de su cantera de filiales, y la decisión definitiva sobre el futuro del futbolista –de demarcación favorita, extremo o mediapunta– se producirá en muy poco tiempo.

Su trayectoria

Carlos Vicente nació en Venezuela pero se vino a Canarias por la situación en aquel país y porque su padre encontró trabajo en Tenerife. Sus primeros años de formación fueron bajo disciplina del Arenas, si bien el club que probablemente más le haya marcado es el CD Santa Úrsula, donde ha permanecido cinco temporadas consecutivas.

Quienes mejor le conocen esbozan que su fulgurante progresión está marcada por su descollante talento. En su actual club firmó dos años en cadetes y tres de juveniles, el último de ellos ya con protagonismo en Tercera División. «Jugué en esta categoría más de lo que esperaba», relata el jugador, que ya se ha convertido en un fijo para su entrenador con el primer equipo. Así lo atestiguan sus guarismos de esta temporada, donde firma mayoría absoluta de titularidades, apenas tres suplencias y cuatro goles, alguno de ellos de muy bella factura.

Aunque el jugador se maneja con absoluta discreción sobre su futuro y no suelta prenda acerca de sus intenciones, la realidad es que el marcaje de Tenerife y Las Palmas es férreo respecto a su progresión y proyección. Los amarillos ya han querido incorporarle en ventanas anteriores, pero por cuestiones relacionadas con sus estudios, Vicente decidió esperar. Ahora, desde su propio club rojo dan por hecha su salida.

En cuanto al Tenerife, le ha ofertado formar parte de su cadena de filiales, sin aclararle en la reunión con Sesé si le harían hueco en el B y si tendría posibilidades de debutar en Segunda RFEF en caso de ascenso al cuarto escalafón del fútbol nacional.

Su entorno da por hecha su salida del Santa Úrsula en cuanto acabe la temporada, mientras el jugador se limita a manifestar que se encuentra «valorando todas las opciones» que tiene sobre la mesa. «Estoy esperando a que acabe la liga porque ahora mismo estamos centrados en los partidos que nos quedan, que todavía puede pasar de todo», explicaba antes de la jornada de este fin de semana.

Aún es una incógnita si el Tenerife B, que entrena Mazinho, podrá subir de categoría y jugar el año venidero en Segunda RFEF, lo cual condiciona mucho a Sesé en la reconfiguración del proyecto, un maridaje de futbolistas con muchos años de rodaje en las categorías inferiores blanquiazules y otros traídos de la Península, como el reciente caso de Selma. En el club saben que tienen un muy buen filial. Y quieren reforzarlo.

Compartir el artículo

stats