Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuando la Real B era el Sanse

En tres de las cinco coincidencias con el filial de la Real Sociedad, el Tenerife acabó la temporada logrando el ascenso de categoría

Página de la previa, en Jornada Deportiva, del primer Sanse-Tenerife. | | E.D.

El CD Tenerife visita hoy por sexta vez al filial de la Real Sociedad, un equipo que comenzó llamándose San Sebastián (Sanse), después de que ascendiera a Tercera en 1957, y que ya cumple 30 años con su actual nombre, el de su club con la ‘B’ añadida.

Si bien nunca se enfrentó a domicilio a la Real Sociedad B, con esa denominación, el Tenerife sí viajó varias veces a la capital guipuzcoana para medirse con el Sanse. La primera tuvo lugar en la jornada inaugural de temporada 70/71, la última del representativo en la antigua Tercera División.

Los locales vencieron en el viejo estadio de la Real Sociedad, Atotxa –derruido en 1993–, el 6 septiembre de 1970 por 1-0. García Verdugo, entrenador del Tenerife, alineó a Domingo, Juan Miguel, Molina, Lesmes, Esteban, Mauro, Torres, Jorge, Soto, Cabrera y Morales. Por la parte txuri-urdin, participaron jugadores como Urruticoechea, Olaizola, Eliseo Murillo, Cortabarría, Larrañaga... Muchos de ellos, campeones de Liga con la Real a comienzos de la década de los 80. También fue titular Oyarzal, autor del único gol, cuando quedaban dos minutos para el final de un encuentro con un resultado «justo», tal como reconoció García Verdugo, aunque el empate «tampoco hubiese sido un regalo de la fortuna», añadió el técnico. A pesar de este mal inicio, el Tenerife consiguió el ascenso a Segunda División al final de esa temporada.

Las cuatro coincidencias posteriores entre estos dos equipos se concentraron en la década de los 80, siempre en la desaparecida Segunda División B. El 12 de abril de 1981, y de nuevo en Atotxa, se repitió el resultado del primer precedente. Luis María Iraola rompió (20’) el 0-0 ante un rival que, dirigido por José Ramón Lamelo, jugó con Álvaro, Diego, Manolo, Lolo, Juan Miguel, Lolín, Chalo, Alberto, Roberto, Salvador y Toni Ayala. David Amaral y Quico de Diego actuaron como suplentes ese día.

En cuanto al filial, tres de sus titulares, Juan Ignacio Azkargorta, José Ramón Eizmendi y José Manuel Lacalle, acabaron en el club tinerfeño unos años más tarde.

Los de Lamelo soñaron con el ascenso durante buena parte del curso 80/81, pero finalmente quedaron quintos. Las plazas deseadas fueron para Celta y Deportivo.

Por tanto, en el ejercicio posterior, los blanquiazules volvieron a viajar a San Sebastián. Lo hicieron el 27 de septiembre de 1981 y tampoco pudieron sumar. Esa vez, la derrota fue más amplia, por 3-1. Joseíto lo intentó con Álvaro, Diego, Marín, Manolo, Juan Miguel, Paco, Chalo, Alberto , Mini, David y Lolín –también tuvo minutos Madero–, pero su equipo se vio superado por un Sanse en el que José Ignacio Satrústegui firmó un doblete y Francisco Javier Eizmendi amplió la cuenta. El tanto de Alberto fue insuficiente para un Tenerife que se había presentado en Atotxa como líder del Grupo I de Segunda B tras golear en la primera jornada al Lleida (4-0).

Joseíto, crítico en Donostia con el árbitro –«los dos primeros goles fueron ilegales», afirmó–, no llegó a completar esa temporada. Después de 32 partidos y con la amenaza del descenso cada vez más cercana, fue sustituido por José María Ramos, que supo asegurar la permanencia en la categoría, lo mismo que el filial de la Real, de manera que en la 82/83 se produjo otro enfrentamiento liguero.

Al fin, en esa campaña, el Tenerife pudo vencer en Atotxa. Lo hizo el 27 de marzo de 1983 gracias a los goles de Rubén Cano y Masqué (0-2). Fueron dos puntos que afianzaron a los insulares en el segundo puesto, por detrás del Bilbao Athletic, los dos conjuntos que lograron festejar el ascenso.

Aguirreoa, Marín, Manolo, Mini, Castro, Noly, Lasaosa, Alberto, Rubén Cano, David y Paco formaron el once que opuso ese día José Ramón Fuertes al Sanse. Masqué y Lolín también pisaron el césped.

Hasta el ejercicio 86/87 no volvieron a verse las caras. Otra vez en Segunda B y con final feliz para los tinerfeños, que, con Martín Marrero al frente, sumaron un punto en San Sebastián con Aguirrerroa, Toño, Quique, Campello, Pedro Martín, Bernal (Isidro), Víctor, Tata, Julio, David y Chalo (Salvador). Martín Beguiristain hizo el 1-0 y Chalo empató (1-1). Ese Tenerife ascendió como campeón.

Compartir el artículo

stats