Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El déficit está en el Heliodoro

De los ocho primeros, el Tenerife es el que presenta peor tarjeta de resultados como local l Busca quebrar la historia: nunca subió los años que perdió cinco veces en casa

Un cabizbajo Carlos Ruiz, tras la última derrota en casa ante el Almería. | | MARÍA PISACA

Derrotas que aún escuecen: Eibar, Almería, Valladolid, Mirandés y Las Palmas. Al Tenerife se le han resistido los tres primeros clasificados a su paso por el Rodríguez López, así como el conjunto rojillo -que también le ganó en Anduva- y el acérrimo rival. Puntos que el equipo ahora echa en falta para poder opositar a cotas mayores.

Transcurridas 32 de las 42 jornadas de competición, no es difícil detectar que el talón de Aquiles del representativo respecto al resto de candidatos al ascenso está en sus números como local. Mientras a domicilio se ha producido una extraordinaria mejoría en relación a cursos pretéritos, el Tenerife se ha dejado en el Heliodoro varios puntos que ahora le habrían valido para tutear a Almería o Eibar en la puja por las dos primeras posiciones.

En las semanas que quedan hasta que acabe esta campaña, el Tenerife buscará desafiar a su propia historia: nunca, en sus casi 100 años de existencia, logró un salto de categoría con cinco derrotas en el Heliodoro. Se da la circunstancia de que tres de sus tropiezos en casa se han producido ante los tres primeros clasificados: Eibar (0-1), Real Valladolid (1-4) Almería (0-1); y que a ellos habría que sumar uno acaecido fuera del torneo liguero, también frente al cuadro armero (1-2), en este caso en la Copa del Rey.

Los otros dos pinchazos son posiblemente los que más duelen: el primero, porque fue en condiciones absolutamente evitables y ante un rival de la zona baja (Mirandés, 1-2) en la sexta jornada; y el primero del año, porque se registró en el partido más esperado del año y ante el rival más acérrimo (Las Palmas, 0-1) en la fecha para la que estaba previsto el pistoletazo de salida al Centenario.

Entre derrotas y empates, el cuadro de Luis Miguel Ramis se ha dejado 21 puntos a domicilio. De los ocho primeros de la clasificación, es el peor como local, superados sus dígitos (ocho victorias y un total de 27 puntos) incluso por Oviedo, Cartagena o Ponferradina. La diferencia es abismal con el Eibar, que ya contabiliza 39 puntos en Ipurua.

Lo que más llama la atención en un club tradicionalmente errático en sus salidas, es que el Tenerife de este curso sume incluso más como visitante que como local. Es su solvencia fuera del Rodríguez López el mejor argumento para haber instalado al representativo en zona de privilegio y hacerlo claro candidato a jugar la promoción. En su condición de forastero sí, el Tenerife supera a casi todos sus rivales directos. Y la pregunta es, ¿por qué? «Estamos en mejorarlo», respondía hace solo unos días un analítico Larrea, quien cree que «en el Heliodoro los adversarios obligan al equipo a proponer más». Sea como fuere, y llegados a las nueve jornadas finales, está claro dónde está el déficit: en casa.

Compartir el artículo

stats