Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los colores de Nano Mesa

El delantero lagunero parte con opciones de ser convocado por Juan Ignacio Martínez y visitar por tercera vez el Heliodoro

Nano Mesa.

El delantero lagunero parte con opciones de ser convocado por Juan Ignacio Martínez y visitar mañana por tercera vez el Heliodoro, después de haberlo hecho siendo jugador del Sporting y del Cádiz. También ha sido rival con el Logroñés y el Zaragoza.

Alexander Mesa Travieso (La Laguna, 5/2/1995) vivirá este sábado su tercer regreso al Heliodoro siendo visitante. Volverá a casa, a no ser que se cruce en su camino alguno de lo contratiempos que, a modo de lesiones, han ido condicionando su temporada en el Zaragoza, al que llegó el pasado verano cedido por un Cádiz con el que tiene contrato hasta junio de 2024.

En principio, el delantero tinerfeño sí parte con opciones de entrar en la convocatoria de Juan Ignacio Martínez. Su última pausa obligada duró tres jornadas. Después de tener unos minutos en la victoria ante Las Palmas, el 19 de febrero, entró en la enfermería por una dolencia muscular que le impidió estar disponible en los tres encuentros siguientes. Finalmente, sí fue citado en las dos jornadas más recientes, una sin pasar del banquillo (Cartagena)y otra para tener una actuación testimonial (Amorebieta). En teoría, viajará a su Isla natal.

Ya lo hizo siendo jugador del Sporting y del Cádiz, en las temporadas 2017/2018 y 2019/2020. Con el equipo gijonés, al que se incorporó como refuerzo de invierno cedido por el Eibar, apena jugó lo últimos 12 minutos de un partido que terminó con triunfo local (1-0). Su papel con el Cádiz fue similar, aunque el resultado sí cambió (1-1).

En campo propio se enfrentó al Tenerife tres veces más. Primero lo hizo con el conjunto gaditano en esa misma temporada y después, siendo titular, con el Logroñés (2020/2021 y 1-0)y el Real Zaragoza (2021/22 y 0-2). En resumen, ha jugado contra su club de origen en cinco ocasiones; dos en el Rodríguez López y tres formando parte del equipo anfitrión. En ningún caso llegó a aportar goles.

En la 21/22 lleva dos tantos. Se estrenó el 31 de octubre en un 1-1 en La Romareda con el Mirandés y repitió dos jornadas más tarde, también en casa, en un triunfo frente al Sporting (2-0). Fue, sin duda, su mejor etapa en la escuadra aragonesa. Entre mediados de septiembre y comienzos de noviembre, concentró nueve de sus doce actuaciones como titular. Salvo una indisposición que le obligó a pedir el cambio en el descanso de un Zaragoza-Oviedo, con ingreso en un hospital incluido el 2 de octubre, no tuvo que ponerse en las manos de los médicos.

Pero la situación de Nano ha ido variando. Su papel dejó de ser protagonista, precisamente, a partir del partido de su último gol. Una sanción por acumulación de tarjetas amarillas, diversas lesiones musculares, el incremento de la competencia en su puesto por la llegada de Sabin Merino en la ventana de fichajes de enero... Ahora podría tener la oportunidad de reivindicarse en un escenario que le es muy familiar. En el Heliodoro debutó en el fútbol profesional. Lo hizo el 18 de enero de 2014 teniendo a Álvaro Cervera como entrenador. En ese estadio marcó siete de los catorce goles que le sirvieron para lanzar su carrera en la temporada 2015/2016. Una cifra que animó al Eibar, en ese entonces en Primera División, a pagarle al Tenerife 3,2 millones por su traspaso en el verano de 2016.

Desde entonces la ha costado encontrar su sitio, y también moverse en cifras anotadora tan altas. De hecho, en el citado ejercicio 2015/16 firmó el mismo número de goles (14) que en toda su trayectoria posterior, sumando todas las competiciones. Dos con el Eibar, el mismo registro con el Sporting, cuatro en su regreso al Tenerife, tres vistiendo el uniforme del Cádiz, uno con el Logroñés y los dos de la presente temporada. Solo se quedó a cero en su corta etapa en el Levante (2017/2018).

Compartir el artículo

stats