Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La primera crisis llega en marzo

El Tenerife no ha dejado su puerta a cero desde el mes pasado, suma más de 180 minutos sin marcar y tres puntos de 15 l> El Girona le adelanta por primera vez

La primera crisis llega en marzo

Crisis en cuatro actos. El Tenerife se desploma en el mes de marzo, el peor para los intereses blanquiazules desde que comenzó la competición; y necesita urgentemente una reacción que desinfle las dudas. El cuadro blanquiazul ha pasado de soñar con el ascenso directo hace apenas una semana –una opción muy real incluso en el transcurso del partido perdido con el Almería– a ceder la cuarta plaza, con lo que peligra incluso el factor cancha en la primera de las eliminatorias de la promoción. El representativo ha sumado solo tres puntos de los últimos 15, ha perdido la feliz costumbre de las puertas a cero (ninguna desde mediados de febrero) y no ha anotado ningún gol en los últimos 180 minutos. El último fue en la victoria ante el Sporting, la única para los de Ramis en su mes fatídico.

Derrota en Anduva

La feliz trayectoria del Tenerife empezó a torcerse el 26 de febrero, día que visitaba Anduva para reencontrarse con Joseba Etxeberria. En un partido donde fue superado en intensidad desde los compases iniciales, el equipo isleño hincó la rodilla por su muy floja primera mitad, en la que encajó dos goles en 34 minutos. El tanto de Elady en la prolongación le permitió soñar con el empate, pero éste nunca llegó. Fue una derrota con peaje, pues la expulsión de Aitor Sanz trajo consigo su sanción para la finalísima con el Valladolid.

La primera crisis llega en marzo

Un día gris

Nada salió bien en el primero de los dos partidos consecutivos ante un rival directo. Mientras iba creciendo la expectación y el papel se iba agotando en taquilla, los problemas se multiplicaban para Ramis. Hasta tres futbolistas se contagiaron de covid en los días previos a la final contra los pucelanos, que comparecían terceros y con tres puntos de renta respecto a los blanquiazules. Desde la acera blanquivioleta, Luis Pérez incluso se atrevió a hablar de ganar el average particular. Parecía una utopía, pero se lo levantaron al Tenerife, que encajó cuatro goles en uno de sus días más aciagos de la temporada.

Otra derrota en casa

El segundo tropiezo consecutivo en el Heliodoro (y quinto de la temporada) llegó ante otro candidato al ascenso directo y con ambiente de gala en los graderíos. Era lunes y habían pinchado algunos de los rivales directos en la puja por el ascenso. Llegaba el Almería -con Sadiq en sus filas- y el Tenerife volvía a encontrar en las bajas un enemigo adicional. A la ausencia de Álex Muñoz se sumó la de Pomares, con coronavirus, y Ramis tuvo que improvisar (uno de sus laterales derechos jugó por la izquierda). A la postre, el gran protagonista fue el árbitro: Óliver de la Fuente Ramos, que dejó sin señalar una falta previa al penalti que permitió ganar al Almería. El sueño de acabar en las dos primeras plazas se difuminaba entonces casi definitivamente.

La primera crisis llega en marzo

Estocada en Burgos

Posiblemente el partido que haya arrojado peores sensaciones haya sido el del domingo en El Plantío. Aunque no sirva de excusa, el cuadro blanquiazul se topó con bajas inesperadas: Mario González, por el fallecimiento de su padre; o Shaq Moore, convocado a última hora por su selección. El Tenerife no dio muestras de fiabilidad ni compitió por la victoria en ningún momento. Es más, tampoco fue capaz de reaccionar después de encajar el decisivo gol de Rubio en la segunda parte (62’) ni trajeron el efecto deseado los cambios del tramo final. «Nos faltó veneno, desborde, finalización», diagnosticó el técnico al acabar el partido.

El representativo no bajaba de la cuarta posición desde la duodécima jornada liguera. El triunfo del Girona en Almería permite a los rojiblancos igualar en puntuación y en el average general a los blanquiazules, a los que adelantan por haber anotado más goles en el total. Ambos se verán pronto las caras en Montilivi para dilucidar quién queda por encima. La cita será el 8 de mayo.

Mollejo: «Bien hecho, Will Smith»

La anécdota en el viaje de vuelta del Tenerife a casa fue el gesto del blanquiazul Víctor Mollejo a favor del tortazo del actor Will Smith al humorista que hizo un comentario jocoso respecto a la alopecia que sufre su mujer en el marco de la ceremonia de entrega de los Oscar. «Bien hecho, Will Smith», fue el mensaje de Mollejo, que tuvo especial repercusión por tratarse de un personaje público que ha pasado por idéntica situación a la de Jada Pinkett. Según revelaba recientemente el jugador en una conversación con Óscar Dertycia, su madre y su hermana sufren la misma situación.

Compartir el artículo

stats