Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Tenerife cae en El Plantío

Los blanquiazules pierden por 1-0 y encajan la cuarta derrota en las cinco últimas jornadas

Alexandre Corredera y Valcarce

El CD Tenerife perdió en su visita a El Plantío, en la trigésima tercera jornada de Segunda División. Con la derrota ante el Burgos por 1-0 (Rubio, 60’), el equipo de Luis Miguel Ramis confirma que está en su peor momento de la temporada, al menos en cuanto a números. En los cinco últimos encuentros, contando el de este domingo, solo sumó tres puntos, los logrados con el triunfo en El Molinón. Son 3 puntos de 15 posibles que alejan al representativo de su condición de aspirante al ascenso directo. Para la promoción sigue teniéndolo todo a su favor a falta de nueve fechas para el final.

Ramis salió con una alineación más o menos esperada. Por Aitor Sanz puso a Pablo Larrea. Luego, Pomares entró en su banda, la izquierda, y Elady acompañó en ataque a Enric Gallego, sustituyendo a Mario, que fue baja por el fallecimiento de su padre. En definitiva, no hubo ninguna sorpresa.

Con este punto de arranque, el partido pasó, en su primer tiempo, de un comienzo táctico, algo espeso y con poco fútbol, a un final más entretenido. El plan inicial de no correr riesgos propició que el balón entrar muy pocas veces en las áreas. El encuentro se desarrollaba de caja a caja, sin un dominador claro. No obstante, el Tenerife era el que se acercaba un poco más al gol, inicialmente con un centro-chut de Pomares desde la banda izquierda y luego con dos acciones a balón parado, una rematada de cabeza por Enric Gallego, a las manos de Caro, y otra finalizada también por alto por Carlos Ruiz, tras un saque de falta y uno de esquina, respectivamente.

El Burgos tardó mucho más en estirarse. No encontraba la manera de colarse por la sólida defensa blanquiazul. Pero cuando lo hizo, realmente estuvo a punto de marcar. Fue en un doble remate generado en un córner ante el que respondió Juan Soriano poniendo de manifiesto su agilidad. El sevillano sacó un disparo de Córdoba, dentro del área pequeña, cuando el balón había quedado suelto en un bosque de piernas, y despejó el posterior rebote en un acto reflejo. Sin hacer gran cosa, el Burgos había rozado el 1-0, pero se encontró con dos paradones de Soriano.

La segunda mitad siguió con la misma dinámica. Poco filo del Tenerife y acercamientos aislados de un Burgos que volvió a tener a Soriano como su principal obstáculo. Lo fue en el minuto 60 con otra notable intervención tras un remate de cabeza de Elgezabal.

Pero a la siguiente, el guardameta no pudo hacer más. Un saque de esquina de pizarra mal resuelto por el Burgos acabó con un centro raso al corazón del área pequeña, a cargo de Mumo, que despejó Soriano. El balón suelto lo cazó Rubio para anotar (1-0).

A continuación, Ramis metió en el campo a Shashoua y a Sergio, por Bermejo y Carlos Ruiz. El equipo tenía media hora por delante para, al menos, sumar un punto. Pero no llegó a generar ocasiones claras. Lo intentó más por acumulación que por ideas. Ni siquiera con Míchel, Mollejo y Nahuel en el campo fue capaz de superar a la ordenada defensa del Burgos, que pudo ampliar su renta, pero, de nuevo, Soriano apareció para evitar el gol. En este caso, saliendo ganador en un mano a mano con Valcarce (83’).

En definitiva, cuarta derrota del Tenerife en las cinco últimas jornadas. El próximo sábado, la oportunidad de cambiar esa tendencia con el Real Zaragoza visitando el Heliodoro Rodríguez López.

Compartir el artículo

stats