Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Aún quedan puntos y miro hacia arriba»

Ramis, muy feliz de la remontada blanquiazul, celebra que su equipo estuviera «acertado»

Ramis y Martí se saludan antes del partido. ÁNGEL GONZÁLEZ

Feliz y orgulloso. Así estaba ayer Luis Miguel Ramis tras la decimosexta victoria de la temporada. Un resultado que le permite soñar y seguir «mirando hacia arriba», verbalizó el técnico tarraconense en su alocución ante los medios de comunicación. Solo unos instantes después de vérsele eufórico en la celebración del triunfo, su discurso fue sereno y moderado en rueda de prensa. Eso sí, sin dejar de estilar ambición y satisfacción en cada una de sus respuestas.

Nada más comenzar, se le preguntó si había sido la de El Molinón la victoria más importante. «Estamos contentos, pero como cada vez que ganamos. Todas las semanas que llevo en Tenerife son felices porque veo trabajar al equipo y para un entrenador no hay nada mejor que ver de manera constante este comportamiento, muy asentado, con picos y valles, claro está. Pero obviamente estamos felices», indicó.

El jefe del banquillo insular destacó la fortaleza mental de los suyos después de dos reveses consecutivos (ante Mirandés y Real Valladolid). «Uno sale de dos derrotas haciendo bien las cosas y mostrando argumentos, como un nivel altísimo de activación y concentración», comentó. «El Sporting necesitaba salir de una situación incómoda y nosotros seguir adelante y peleando. Siempre trabajamos con la misma ilusión, y en esta ocasión la diferencia es que hemos estado acertados, reaccionando muy bien tras un error que nos podía haber pesado emocionalmente. En ese sentido, el equipo está fuerte», resaltó.

Ramis puso el acento en la importancia de los cambios, que resultaron eficientes y ejercieron como desatascadores de un partido que llegó igualado al intermedio. «Teníamos un plan para este partido. Elady tuvo un problema físico y mantuvimos lo previsto con la entrada de Enric Gallego. Los cambios tenían que derivar en lo que han derivado, y todos han aportado muchísimo», reseñó. «Muchas veces los cambios asientan lo que ya estás trabajando y otras veces complementan o reorientan el partido adonde quieres», explicitó, en su perfil más pedagógico.

El técnico se mostró especialmente feliz por Shaq Moore, que recuperaba la titularidad mucho tiempo después y ofreció mucha solvencia en su demarcación. «Ha estado estupendo, y no es que me sorprenda», declaró. «Me alegro mucho por Moore porque lo más normal es verlo competir así, entrena igual que como ha jugado», agregó. Eso sí, quiso remarcar que el nivel que venía dando Mellot también era «buenísimo», pero estaba «con cuatro tarjetas y el nivel de carga que llevaba es altísimo».

Por último, se refirió al doblete de Enric Gallego. «Cuando un delantero no está acertado o tiene situaciones de gol, quiere que llegue el siguiente partido para tenerlas. Hoy [por ayer] ha aprovechado las que ha tenido; y el beneficio es para él y para todos. Estamos satisfechos del rendimiento de todos los jugadores», completó.

Ramis verbalizó que, de momento, el sitio del Tenerife es la promoción y prácticamente han «consolidado» su presencia en ella. Ahora, quieren más. «Quedan 33 puntos y miramos hacia arriba ¿Dónde llegaremos? No lo sé, hay equipos con enormes recursos por delante, pero miramos arriba. Ahí, el que consiga tener cuatro o cinco buenos resultados, tendrá mucho ganado. Y nosotros queremos dar un pasito más».

Enric Gallego, «actitud y compromiso»

Dos valores destacó el héroe Enric en la victoria de los blanquiazules en El Molinón: «actitud y compromiso». Primero, para remontar un marcador adverso con el tanto de Djurdjevic (1-0); y segundo, para levantarse el representativo después de dos derrotas consecutivas. Gallego no quiso acaparar los elogios para sí y subrayó que el mérito fue brutal. «Claro que es importante ayudar al equipo con trabajo. Hoy [por ayer] he tenido la suerte de ver puerta, pero estoy feliz por los tres puntos, es lo más importante», respondió. Eso sí, admitió que «para cualquier jugador es importante marcar y a los delanteros se les valora por el gol». «Y marcar te refuerza; uno siempre quiere jugar y cuando empiezas en el banquillo no estás contento», admitió el artillero blanquiazul, que se sitúa como segundo máximo goleador del plantel con ocho dianas. Asimismo, quiso agradecer el papel esencial de Shaq Moore, que le brindó «un centro espectacular». Según dijo, es algo que habla mucho con los laterales. Para el que significó su tanto de cabeza, casi no tuvo «ni que saltar», bromeó.

Compartir el artículo

stats