Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Tenerife ya es el equipo menos goleado

Juan Soriano se distancia como ‘Zamora’ de Segunda y acumula diez duelos con portería a cero

Soriano y Dani, los dos porteros profesionales del CD Tenerife. E. D.

El Tenerife, más rocoso que nunca. El equipo blanquiazul ya es el menos goleado de toda la competición después de que el Almería encajase dos dianas (0-2) el pasado lunes contra el Eibar y cediese su privilegiada posición al frente de la clasificación. Con Juan Soriano bajo palos, el representativo ha recibido tan solo 18 tantos, lo cual supone un envidiable promedio de apenas de 0,75 por encuentro. El andaluz es el único componente del plantel que ha disputado todos los minutos de todos los partidos y, en este momento, encabeza la clasificación del Trofeo Zamora al portero menos batido. Lo hace con mejores registros que Fernando (Almería), Andrés Fernández (Huesca) o Joan Femenías (Real Oviedo). Nadie cuestiona la valía de su fichaje, indudablemente uno de los que mejor rendimiento está ofreciendo desde el inicio liguero.

Luis Miguel Ramis ha hecho de la buena defensa casi una obsesión. Según ha explicado en numerosas oportunidades, los equipos ganadores en todos los países y competiciones son también aquellos que menos tantos encajan, de ahí que haya querido construir desde atrás su versión ganadora del Tenerife. Esta temporada, el cuadro chicharrero se ha convertido en una colección de porterías a cero. De momento van diez, cifra récord, la última el pasado viernes en la exhibición coral frente al Real Oviedo.

En 24 jornadas, el equipo ha logrado cerrar una decena de partidos sin encajar un solo tanto. Ocurrió ante Real Oviedo dos veces, Sporting de Gijón, Ponferradina, Valladolid, Burgos, Ibiza, Real Sociedad B y Real Zaragoza. Este logro tiene el mérito adicional de que algunos de los partidos que Soriano acabó con su portal virgen fueron en escenarios tan complicados como El Molinón, La Romareda o el José Zorrilla.

Mejor que nunca

El momento pletórico del cancerbero sevillano es una de las claves de la exitosa trayectoria del Tenerife. Su titularidad es indiscutible, hasta el punto de que el pasado viernes la mantuvo a pesar de que había entrenado tan solo un día con el equipo tras haber dejado atrás la covid unas horas antes. En un encuentro marcado por la apabullante superioridad insular contra el Real Oviedo, fueron las intervenciones providenciales de Soriano las que impidieron que los carbayones se metieran en el partido y se fueran del Heliodoro sin hacer un solo tanto.

Llama la atención otro dato demoledor. Tan solo una vez ha recibido el Tenerife más de dos goles en un mismo partido. Fue ante el ahora segundo clasificado, el Almería, y en un día tan aciago que le pitaron un penalti en contra y Sipcic se metió un tanto en su propio marco. Encajar poco ya fue una seña de identidad del proyecto del curso pasado, donde la mano de Ramis se hizo notar. Así, tras 24 jornadas de competición el equipo isleño había recibido entonces 23 goles, también con un promedio de menos de un tanto en contra por partido oficial.

La comparación sí resulta sonrojante para el Tenerife de hace dos campañas, que había recogido hasta 32 balones de sus propias redes a estas alturas del campeonato. Es su fiereza defensiva lo que hace al cuadro insular tan temible y respetado por sus contrincantes. Desde esta fortaleza se ha convertido en claro aspirante a jugar la promoción y también a las codiciadas plazas de ascenso directo, que ahora quedan a tan solo cuatro puntos tras el último tropiezo del Almería y el empate del Valladolid en Zaragoza.

Y para completar el optimista y muy halagüeño análisis, otro dato que confirma la altísima fiabilidad defensiva del Tenerife: en este tramo ya consumido del torneo se ha situado entre los equipos de Segunda a los que menos chutan a portería (276 tiros). En goles encajados, ya hay otros aspirantes al ascenso como el Cartagena que ya le duplican. Los blanquinegros han recibido 32, mientras Las Palmas ya va por 30.

José León y las claves del éxito


Está firmando un rendimiento inconmensurable desde el eje de la retaguardia y asegura que está encontrando «justo lo que buscaba» cuando se decantó por la propuesta del Tenerife: un rol protagonista en un contexto tan feliz. «Lo más sencillo y complicado en estos casos es saber qué camino elegir y seguirlo. En ese sentido, la plantilla lo ha tenido claro, perfectamente transmitido por el cuerpo técnico. Día a día, buscamos seguir por esa senda para sacar adelante el partido que viene», dijo ayer sobre el estilo elegido por Ramis hasta llevar al representativo a buen puerto. «Vamos sin ningún temor, convencidos de nuestras posibilidades. Si lo trabajamos al cien por ciento, va a ser difícil que nos puedan hacer daño o llevarse el partido», respondió a continuación al preguntársele por la Ponferradina. A su juicio, las claves del éxito colectivo son el compañerismo, la cohesión grupal y el sacrificio de unos por otros.

Compartir el artículo

stats